14 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Lo que cambia para Uribe como senador

21 de julio de 2014
21 de julio de 2014

 

La duda surgió hace unos meses debido al crecimiento de un rumor sobre la posibilidad que Uribe perdiera el fuero presidencial. Sin embargo especialistas aclararon el tema basándose en las normas constitucionales que regulan tal aspecto.

Según el exalcalde de Bogotá y analista, Jaime Castro, “no cambia la situación jurídica del expresidente Álvaro Uribe por el hecho que se posesione como senador. Por sus actos u omisiones cuando ejerció la Presidencia sigue conservando ese fuero, pero por sus responsabilidades como ciudadano particular después que salió de la Presidencia o antes de ser Presidente no tiene ese fuero, pues es un colombiano más”.

Castro explica que luego de posesionado Uribe, si llega a ser acusado por un hecho u omisión en su desempeño como congresista tiene el fuero de cualquier parlamentario, por lo tanto ni por ese nuevo cargo ni por su condición de expresidente tiene privilegios de carácter judicial ante los organismos de investigación y control.

El artículo 199 de la Constitución Política de Colombia establece que solo el Congreso puede juzgar al presidente de la República, durante el periodo para el que fue elegido, pero a su vez el artículo 174 señala que la Comisión de Acusaciones seguirá investigando al presidente aunque hubiere cesado en el ejercicio de su cargo.

Las actuaciones de Álvaro Uribe como presidente entre del 7 de agosto del 2002 y la misma fecha de 2010, continuarán bajo competencia de la Comisión de Acusaciones de la Cámara de Representantes.
La revista Semana publica que el exmagistrado de la Corte Constitucional José Gregorio Hernández recuerda el caso de Carlos Gaviria, quien luego de desempeñarse en esa corporación fue elegido senador, y mantuvo su fuero especial como exmagistrado.

Lo que cambia para Uribe

Ahora el expresidente y senador será sujeto de responsabilidad ante varias entidades. La Comisión de Acusación e Investigación de la Cámara, continuará siendo la encargada de dar trámite a procesos por sus actuaciones como presidente, como sucede actualmente con las investigaciones por las ‘chuzadas’ y la ‘yidispolítica’, y ha recibido 27 denuncias por presuntos vínculos con paramilitares.

Como congresista, Uribe podrá ser investigado por la Corte Suprema investiga, pues ésta acusa y juzga a los congresistas por causas cometidas durante el ejercicio de sus funciones, fuero que es considerado como inferior a la del resto de ciudadanos, debido a que no tiene derecho a doble instancia, pues una apelación debe ser resuelta por el mismo tribunal que tomó la decisión.

Respecto de las investigaciones disciplinarias, la Procuraduría General de la Nación será la entidad encargada de iniciar y fallar los procesos en esa materia al ahora senador Álvaro Uribe Vélez, que pueden terminar con suspensiones y hasta la inhabilidad para ejercer cargos públicos.

Ante el Consejo de Estado se tramitan los procesos de pérdida de investidura, procesos que se pueden iniciar por denuncias anónimas, y que por su defensa un abogado puede cobrar  hasta 300 millones de pesos.

Senador pero también con garantías de expresidente

Si bien Uribe respecto de sus responsabilidades será un senador más, sería el único congresista que tendrá edecán de las Fuerzas Militares o de la Policía Nacional, así como también será escoltado por dos policías, adicionales a su esquema de seguridad tradicional.

Uribe además tendrá pasaporte diplomático, lo que le posibilita recibir trato de representante del Estado colombiano, tener visas permanentes, realizar trámites más fáciles en los aeropuertos y hasta exención de impuestos.

Como expresidente Uribe percibe una pensión superior a 25 millones de pesos. Por su cargo de senador tendrá a un salario básico de 5’816.124 pesos, gastos de representación por 10’339.780 pesos, una prima especial de servicios de 7’898.445 pesos, para un total de 24’054.349 pesos.