14 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Extraditan a EEUU a taxistas que asesinaron al agente de la DEA Terry Watson

2 de julio de 2014
2 de julio de 2014

 

La entrega de los 7 colombianos a las autoridades estadounidenses se produjo en cumplimiento de las resoluciones que emitió el gobierno nacional concediendo la extradición de los implicados en el homicidio del agente Watson.

“Entregamos a autoridades estadounidenses a los 7 responsables del homicidio del agente de la DEA, James Terry Watson”, escribió poco después el general Rodolfo Palomino, director de la Policía Nacional colombiana.

El presidente Juan Manuel Santos firmó el pasado 26 de junio –exactamente un año después del crimen –la extradición de los siete taxistas, tras ser avalada por la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia.

Los extraditados son: Edwin Gerardo Figueroa Sepúlveda, alias ‘Garcho’, de 38 años; Ómar Fabián Valdés Gualtero, de 27; Édgar Javier Bello Murillo, alias ‘Payaso’, de 26; Héctor Leonardo López, de 23; Julio Estiven Gracía Ramírez, de 30; y Andrés Álvaro Oviedo García, de 21.

El agente de la DEA fue víctima del “paseo millonario”, el 20 de junio del año pasado.

Luego de reunirse en un bar del Parque de la 93, en el norte de Bogotá, con varios amigos para observar un partido de baloncesto por televisión, salió y abordó un taxi, que estaba preparado para el atraco.

Al oponer resistencia, alias ‘Garcho’ le asestó varios golpes al agente de la DEA para reducir su resistencia, mientras que alias ‘Payaso’ lo apuñaló.

Watson gravemente herido logró zafarse de los criminales y huyó, pero pocos metros adelante cayó muerto.
Los extraditados deberán enfrentar cargos por asesinato en segundo grado, secuestro y conspiración para secuestrar ante la Corte Este de Virginia, Estados Unidos.

La Corte Suprema de Justicia de Colombia dio su visto bueno a la extradición de los implicados en el crimen argumentando que aunque este se cometió en territorio colombiano, Watson tenía la condición no de miembro de la DEA exactamente, sino de agente diplomático, porque cumplía funciones de enlace diplomático.

Los magistrados indicaron que “por tratarse de un atentado contra una persona internacionalmente protegida, el delito debe considerarse cometido no solamente en el lugar donde se desarrollaron materialmente los hechos, sino también en el territorio de los Estados Unidos”.

Además la Corte establecio que, si bien los implicados no conocían que se trataba de un agente de la DEA y el crimen no tuvo que ver con sus funciones, la muerte de Watson, quien estaba asignado a Cartagena desde el 2010, puso en riesgo la continuidad del programa de colaboración entre los dos países.