11 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Avanza plan de acompañamiento a familias indígenas retornadas al Eje Cafetero

23 de julio de 2014
23 de julio de 2014

 

La Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas desde la dirección territorial en el Eje Cafetero, avanza con resultados en la articulación del trabajo de la Mesa de Acompañamiento Integral a las Comunidades Étnicas en el Eje Cafetero, que ha liderado 6 retornos efectivos desde 2012 hasta la fecha, de 228 familias Emberas retornadas al departamento de Risaralda.

El primer retorno se realizó en diciembre de 2012 con 105 familias que regresaron a los resguardos indígenas en el municipio de Pueblo Rico y 24 a Mistrató, retornando un total de 550 personas.

“Las familias que retornan estaban en condiciones de vulnerabilidad y ejerciendo la mendicidad principalmente en Bogotá, cuando regresaron fueron albergadas por sus propias familias en el territorio, atendidas y orientadas por varias instituciones coordinadas por nosotros” indicó Omar Alonso Toro Sánchez, director territorial para el Eje Cafetero de la Unidad para las Víctimas.

El post retorno o fase de estabilización, ha implicado la articulación de esfuerzos para el cumplimiento de los 14 mínimos vitales conforme al artículo 74 del Decreto 4800. 

En tal sentido, se han entregado 260 ayudas humanitarias alimentarias mensuales durante 13 meses equivalente a 30 toneladas por entrega. Desde diciembre de 2012 hasta julio de 2014m se han entregado 7.800 ayudas.

Seguridad alimentaria

Dentro de la estrategia de seguridad alimentaria están en desarrollo dos proyectos: uno pecuario, porcícola y avícola con la Alcaldía de Bogotá por 550 millones de pesos y otro para la generación de ingresos con el ICBF por 50 millones en Mistrató. También se encuentra en curso con el DPS el proyecto de huertas caseras para 600 familias indígenas en Pueblo Rico y Mistrató.

Adicionalmente, la Unidad para las Víctimas entregó 444 kits de herramientas (palines, machetes, azadones), 352 en Pueblo Rico y 52 Mistrató, para tareas de labranza en las parcelas indígenas.

Infraestructura

La Unidad para las Víctimas también inició el convenio para la construcción de la primera fase del proyecto de 95 viviendas nuevas para las familias retornadas con participación del Banco Agrario y el operador CORVIDES. El diseño de vivienda aprobado sobre 36 metros cuadrados fue ampliado a 42 metros cuadrados, con valor unitario por vivienda de $21.132.000.  Y para las familias receptoras se entregaron 200 kits de mejoramientos, 167 en Pueblo Rico y 33 en Mistrató.

Esta entidad también otorgó los recursos económicos para la construcción en 2013 de 14 aulas escolares nuevas en 8 veredas de los resguardos de Pueblo Rico: Santa Rita 2, Santa Teresa 2, La Loma 2, Alto Humacas 2, Diamante 1, Sinaí 1, Kundumí 2 y Alto Barakirura 1. Además de asignar el presupuesto para la edificación de la Casa de Paso en San Antonio del Chami en el municipio de Mistrató, y la remodelación y dotación del Internado en este mismo corregimiento.

Educación

Funcionarios de la Unidad para las Víctimas realizaron verificación permanente en el territorio de la presencia de niños en edad escolar en las aulas educativas, la concreción de la media académica para la unidad escolar de Kundumi La Pradera en el municipio de Pueblo Rico.

“Nosotros en coordinación interinstitucional presentamos a los gobiernos mayores y menores, y a las comunidades indígenas en territorio, la oferta educativa de alfabetización, secundaria, universitaria, de créditos con el ICETEX y los servicios del SENA” afirmó Toro Sánchez.

Articulación institucional en territorio

La Unidad para las Víctimas logró la articulación institucional con el DPS para la realización de jornadas de inscripción en el programa Más familias en Acción, la presentación e inscripción en Familias en su Tierra, la socialización y acuerdo de seguridad alimentaria del proyecto TZIKINAAJ, y el desarrollo del proyecto Pueblos Indígenas Cordón Ambiental por 2.000 millones de pesos.

Con el ICBF se consiguió llevar a cabo las jornadas de atención a la primera infancia y madres lactantes en territorio, el desarrollo de proyectos de seguridad alimentaria y generación de ingresos con artesanías en Mistrató. Además del programa Generaciones Étnicas con Bienestar, en desarrollo con el operador Mundos Hermanos.

Por su parte, Omar Alonso Toro Sánchez, aseguró que con el SENA se gestionó la socialización, inscripción e inicio de cursos en Sistemas, Autoconstrucción y Artesanías en el territorio indígena. Y con la Procuraduría, la socialización de la Ley 1448, las rutas de reparación individual y colectiva, además de jornadas de identificación y registro  de víctimas en territorio.

“En estos meses desde que inicio el primer retorno, hemos logrado una significativa articulación de las entidades del Sistema Nacional de Atención y Reparación Integral a las Víctimas en el territorio” afirmó Toro Sánchez.

Quien destacó que otro proyecto de gran relevancia se desarrollará en alianza con Artesanías de Colombia donde se involucran a 6.000 Emberas en Mistrató y Pueblo Rico para la comercialización artesanal de chaquiras, otorgando instrucción e insumos para tejer, generación de red de mercado y fortalecimiento de la cadena productiva artesanal.

Otros retornos

A través de las autoridades indígenas, territoriales e institucionales, fueron identificadas otras familias Embera en diferentes partes del país con disposición al retorno voluntario a su territorio ancestral, de los cuales han retornado:

•      Enero  2013: 1 Familia a Pueblo Rico (6 personas).

•      Noviembre 2013: 14 familias a Pueblo Rico (77 personas).

•      Diciembre 2013: 7 familias a Pueblo Rico (32 personas).

•      Diciembre  2013: 58 familias al Chocó (350 personas).

•      Julio 2014: 19 Familias a Pueblo Rico.

Actualmente se encuentran en preparación nuevos retornos de familias Embera Chamí y Embera Katío procedentes de Quimbaya, Cali y Puerto Boyacá.

 

Mostrando AULAS EDUCATIVAS PUEBLO RICO.JPG