19 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Por encima de todo

13 de mayo de 2014
13 de mayo de 2014

Uribe agregó en su temeraria denuncia que ese dinero provenía del supuesto pago de doce millones de dólares que cuatro narcotraficantes le habrían hecho a Rendón, por su  mediación ante el presidente Santos para una eventual entrega, propuesta que o prosperó.

El  escándalo desatado por semejante acusación resultó a la postre ser una lagaña de mico ante la magnitud e importancia de una visita de tipo electoral que el ahora senador Uribe tenía a cualquier pueblo del Valle del Cauca.

Hasta ahora se tenía entendido que un llamado de la Fiscalía era algo serio, de obligatorio cumplimiento para cualquier ciudadano. Lo que se desconocía es que algunos le hacen a esa dependencia su propia agenda y deciden cuándo y cómo rendir las declaraciones que se les exigen.

SE ESPERABA

La reacción de algunos en la campaña del CD contra la Fiscalia y su titular, Eduardo Montealegre, era algo esperado dentro de la estrategia que se adelanta en esta sucia campaña electoral.

Ya el inefable Pachito Santos, el mismo que acusó a Oscar Iván Zuluaga de haberlo derrotado en la convención uribista mediante un fraude, pese a lo cual ahora es su candidato, arremetió contra Montealegre con todo, como suele hacerlo siempre en caliente.

Pachito y Ernesto Macías, otro de los dirigentes del CD, calificaron al Fiscal como de “bolsillo” y lo señalaron de esta contra la campaña de Zuluaga, todo porque el funcionario cumple con su  deber, al pedir que se amplíe una denuncia, gravísima si se tiene el cuenta quien la hizo y contra quien.

Los del CD pretenden que también Montealegre, para que no sea de “bolsillo” y merezca su aprobación, actúe de acuerdo con sus intereses y pase de agache ante la serie de rumores e insidias que se lanzan a diario sin ningún fundamento ni prueba.

VAYA NORTE

Conocidos por su propia boca algunos detalles, resulta injusto atacar a la senadora electa María Fernanda Cabal por la forma como actuó y reaccionó ante la desaparición de Gabriel García Márquez, quien en compañía de “don Sata” debe estar feliz esperándola a ella y a Fidel para armar una buena y caliente tertulia en el averno.

No hay que caerle con todo a esta lumbrera del CD por lo que hizo, después de confesar en un amplio reportaje que le publicó ayer El Espectador, que su “norte” es Fernando Londoño Hoyos, uno de los más recalcitrantes exponentes de la ultra derecha colombiana.

De acuerdo con la Cabal, Londoño es su norte y “una persona a la que le tengo total confianza”. ¿Tanta, doctora Cabal, que se asesoraría del ex ministro y ahora periodista para el manejo de algunas de sus acciones ?  El Campanario no cree que esa confianza llegue a tanto. Remember Invercolsa.

SIN EL PAN…

… y sin la torta. Así quedaron los aficionados de Bogotá ante el fracaso de sus dos equipos, Millonarios y Santa Fe que hasta el domingo a las cinco de la tarde tenían todo a su favor para convertirse, al menos uno de ellos, en finalista del torneo colombiano.

La escuadra azul era favorita para alzarse con la victoria ante Junior dada su condición de local y los resultados que en tal condición venía alcanzado en las últimas semanas. Y a losalbirrojos, con la ventaja en el bolsillo, les bastaba un punto ante Nacional para estar en la final.

A la postre ni lo uno ni lo otro, y la afición bogotana se quedará un semestre más sin la posibilidad de que uno de sus tradicionales equipos sume otra estrella a su escudo.

EL TODO VALE

Desde hace mucho tiempo en Colombia el “todo vale”, es el mecanismo utilitarista que se aplica en la mayoría de actividades, sean estas públicas o privadas, pues en ambos segmentos cuenta con reconocidos y expertos practicantes.

No importa a que, quien o quienes haya que atropellar u ofender: La consigna es vencer a como de lugar, sin importar los costos personales o políticos; lo que interesa es el rendimiento, así este se consiga violentando todas las barreras de la ética y la decencia.

El último y más significativo caso en este campo es el de la firma constructora Lérida CDO de Medellín, varios de cuyos edificios, hoy evacuados, fueron levantados sin tener en cuenta elementales normas tendientes a garantizar la estabilidad de las construcciones y la vida de sus ocupantes. Se pensó más en la rentabilidad por la rebaja de costos.

Hoy la Fiscalía imputará cargos a los responsables del desafuero.