16 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

¿De qué se están muriendo los colombianos?

6 de mayo de 2014
6 de mayo de 2014

 

En el marco del Foro “Innovación, Salud y Sostenibilidad en los próximos 60 años”, realizado por el Instituto Científico de Pfizer Colombia, con motivo de la celebración de su sexagésimo aniversario, se presentó el estudio La salud en Colombia 1953-2013, realizado por Diego Rosselli, Nick Tarazona y Alberto Aroca, del Departamento de Epidemiología Clínica y Bioestadística de la Facultad de Medicina de la Pontificia Universidad Javeriana.

El estudio contrasta los crecientes problemas de sostenibilidad del sistema, frente a la paradoja que representa lograr vivir más años versus el inevitable aumento de diagnóstico de enfermedades crónicas, y los costos que éstas acarrean. El estudio demostró que durante los últimos años la esperanza de vida aumentó un 42%, así como la prevalencia de enfermedades crónicas.

Las principales enfermedades crónicas no trasmisibles son el cáncer, la diabetes mellitus, el infarto y la enfermedad renal.

Durante los últimos 42 años las muertes en Colombia asociadas al cáncer han aumentado cerca de un 17%, con más casos registrados en el estómago, la tráquea, bronquios y pulmón, y próstata.

Por su parte, la diabetes mellitus ha tomado proporciones epidémicas en el mundo entero, se calcula que para el año 2010 el 6,4% de la población adulta mundial tendría diabetes, cifra que se estima aumente al 7,7% para el 2030.

La enfermedad cardiovascular es la principal causa de muertes en Colombia desde principios de este milenio. Las defunciones asociadas a enfermedades isquémicas del corazón, han pasado de 52 muertes por cada 100.000 habitantes en 1998 a 64 para el 2010.

La enfermedad renal ocupa cada vez un papel más significativo dentro de las enfermedades crónicas. Según el Estudio Global de Carga de la Enfermedad, en 1990 la enfermedad renal crónica se encontraba en el puesto 27 de la lista de causas de muerte a nivel mundial; para el 2010 ascendió al puesto 18, siendo causal de 16,3 muertes por cada 100.000 habitantes.

diagnostico de enfermedades