22 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Espaldarazo

2 de mayo de 2014

 

El ex alcalde de Bogotá que llegó a tener un pié en la Casa de Nariño en el 2010, no vacila ahora en recomendar, no abierta pero sí de manera implícita, votar por el presidente Santos que va en busca de la reelección.

“Por el lado de Santos hay un cálculo frío y racional de que el fin de la paz es, de lejos, más importante que su reelección. Si el logra ese fin a través de su designación, habrá logrado sus sueños y los de muchos. Es casi imposible imaginarlo gobernando por gobernar, ganando por ganar, y no lo afirmo por lo que él dice sino que mas bien lo deduzco de los hechos. Posiblemente Santos sea el mejor formado de una generación de líderes en Colombia. Diez o veinte años más de guerra no es deseable desde ningún punto de vista. Todos ganamos si se firma la paz”.

Todo esto lo dijo Mokus en una entrevista publicada ayer por El espectador, en la cual señaló que de no estar de por medio la guerra, su voto sería por Enrique Peñalosa.

“Si no fuera por la capacidad de Santos de hacer la paz, mi criterio me llevaría a respaldar a Peñalosa”, dijo el ex alcalde, y remató: “Lo más cómodo es no hacer la paz”.

No falta sino que alguien descalifique lo dicho, atribuyéndolo a un “caballito discapacitado”.

HABLANDO DE CABALLITOS

A todo galope se vino la periodista Marta Elvira Soto con su libro “Los caballos de la cocaína”, valerosa publicación muy bien documentada que refleja el grado de corrupción y crimen que llegó a imperar en Colombia al amparo de una actividad que antes del auge del narcotráfico, era consideraba noble y bella: La crianza y desarrollo de la raza caballar colombiana.

Este volumen, además de su aporte a la memoria histórica que debe existir sobre la nefasta época vivida por el país, figuradamente le otorga montura a sus montadores y dueños, conocidos desde 1987 como “Los jinetes de la cocaína”, otra magistral publicación del periodista, Fabio Castillo, que tanta roncha levantó en su momento.

El libro de Marta Elvira describe una era tenebrosa en la que cualquier zarrapastroso venido a más, se convertía en dueño absoluto de hombres y haciendas y tenía un comportamiento brutal, más propio de uno cualquiera de los seres irracionales considerados como la joya de su falsa corona.

Ah… una aclaración a Marta Elvira: El caballo ciclán que identifica como Judas IV, era en realidad Sucesor, y su propietario fue Jorge González, a quien describe como un vulgar sicario de Pablo Escobar.

Ciclán se denomina al caballo que tiene un solo testículo. La pregunta es, como dice Yamid, cual es la denominación  para el ejemplar que en lugar de uno tiene tres: ¿ Será acaso “triciclán” o “tricicleto” ?

SILLA VACÍA

Así estuvo la asignada al presidente Juan Manuel Santos durante el debate promovido por Teleantioquia con los candidatos presidenciales, realizado en la noche del miércoles en el teatro “Pablo Tobón Uribe” de Medellín.

La novedad fue la presencia por primera vez en esta clase de “linchamientos”, perdón, de debates, de Enrique Peñalosa, quien al igual que Santos no habían querido participado en ninguno de ellos.

Silla vacía igual a la que le dejó Tiro Fijo a Pastrana en el Caguán, y que se mantendrá así por el resto de la campaña porque no habrá “Presidente a la plancha” para el gusto y regusto de sus contrincantes.

PALO GRANDE

Como un palo suele calificarse el triunfo de algo o alguien que se impone de manear sorpresiva y contra todos los pronósticos en cualquier actividad, desde la deportiva hasta la política.

Fue lo que ocurrió esta semana con los triunfos del Real Madrid y el Atlético Madrid en condición de visitantes, frente al Bayer Munich, el primero y contra el Chelsea, el segundo, consagrándose ambos como los finalistas de la copa de campeones que se definirá en Lisboa el 25 de mayo.

El Prode, en Argentina; la Quinela, en España y tiempo atrás el Totogol, en Colombia, eran o son juegos que requerían el acierto de seis, siete u ocho partidos para que el apostador se hiciera acreedor a algún premio importante, o de lo contrario este quedaba acumulado.

Pues bien, los dos partidos de esta semana por la liga de campeones, el 4-0 del Real al Bayer y el 3-1 del Atlético al Chelsea, habrían bastado ellos solitos, para dejar acumulada cualquier apuesta.

Ni el más furibundo seguidor de los cuadros españoles tenía entre sus pronósticos tales marcadores, aunque sí albergara el íntimo deseo de un triunfo o un empate que los clasificaran a la final, pero jamás con esas goleadas de por medio.

Eso sí, que los seguidores del Itagüí y del Once Caldas no se hagan ilusiones, porque en las llaves respectivas  estas quedaron sepultadas hace rato.