18 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Liderazgo del león

12 de marzo de 2014
12 de marzo de 2014

catellanos jorge Similar expresión se emplea en el libro del Apocalipsis para designar a Jesús: «Y uno de los ancianos me dijo: no llores, he aquí que el León de la tribu de Judá ha vencido para abrir el libro y romper los siete sellos».

Popularmente conocido como  el Rey de la Selva, protagonista de cuentos y películas, el León pertenece al gran grupo de los mamíferos carnívoros.  Es predador por naturaleza. Este mamífero se caracteriza en los machos por su gran melena que los hace muy particulares, y por ser animales de gran tamaño, ya que un león macho puede llegar a pesar aproximadamente hasta 300 kilogramos, siendo de esta manera el félido vivo más grande después de su pariente el Tigre. Tiene extremidades muy pesadas y un dato curioso es que al tener mandíbulas grandes y también fuertes puede matar a presas de cualquier tamaño, ya que además, sus colmillos pueden medir hasta 9 centímetros. ¡Que cuchillos!..

Los machos desarrollan melena, la cual varía según el tamaño y la coloración, teniendo esto que ver con las condiciones genéticas de cada ejemplar y su nivel de testosterona, que es más clara cuando el animal es más joven y oscurece a medida que el león va envejeciendo; por otra parte, la coloración del pelaje del cuerpo entero, puede variar desde un beige hasta una marrón, cobre – rojizo. Curiosamente siempre la parte inferior del animal es de color más clara, y la parte de la punta de la cola es de color negro.

En algunos ejemplares, sobre todo en las leonas, que se distinguen por no desarrollar melena, se puede llegar a ver una especie de dibujo en la zona del vientre y las patas, esto tiene que ver con que al nacer, las crías, tienen este dibujo, pero poco a poco, se va perdiendo, conservándose en animales jóvenes y algunas hembras.

En esta especie el dismorfismo sexual (es decir la diferencia morfológica entre los dos géneros: macho, hembra) es evidente, no así en otras especies, ya que en ésta, el macho, tiene una melena que la hembra no posee. Esto, curiosamente tiene que ver con el rol de cazadora que tiene la misma, ya que si tuviera melena cazar sus presas sería más exigente.
De otro lado, además el peso y tamaño difieren de género a género, ya que de largo, el macho puede llegar a medir hasta dos metros y medio aproximadamente, y  pesar hasta 300 kilogramos, aunque existen registros de machos de mayor peso. Las hembras, por su parte, solo llegan a medir de largo, como máximo 1.75 metros. En cuanto a la altura de estos animales también encontramos diferencias, ya que por lo general, los machos siempre son unos 25 centímetros más altos que las leonas.

Se describe la fortaleza y espíritu de este animal fabulosamente en el proverbio: “El león, fuerte entre todos los animales, Que no vuelve atrás por nada”, a lo cual añaden las sagradas escrituras que “Como rugido de cachorro de león es la ira del rey, Y su favor como el rocío sobre la hierba. Ciertamente, su rugido es poderoso y llama la atención de todos sus mayores, de su vecindario y estremece a muchos en el área circunvecina.

Son animales enteramente carnívoros, porque basan su dieta en carne, y en especial de animales grandes de hasta 550 kilogramos.

TRABAJO EN EQUIPO.

Para organizar la caza suelen hacerlo en grupo, y la hembra por ejemplo, que solo alcanza una velocidad de unos 95 kilómetros por hora, debe estar cerca de la presa antes de lanzarse a ella para atraparla. Por lo general, se acercan hasta unos treinta metros y trabajan junto con otras leonas, así es que atacan a la presa más débil que muere ya sea por asfixia o por estrangulación. Sin embargo, algunas, las más jóvenes, pequeñas y débiles pueden morir solamente con una patada dada por la leona.

Se alimentan de búfalos, ciervos, jabalíes, impalas, cebras, gacelas. El hecho de atacar en grupo les permite poder cazar presas muy grandes, aunque siempre mantienen su instinto de conservación, por lo tanto no cazan animales como jirafas, ya que podrían herirse en la lucha.

Raras veces cazan hipopótamos o elefantes, si lo hacen es porque escogen ejemplares o muy jóvenes, o ya longevos. Los machos no participan generalmente en la caza, excepto cuando son presas muy grandes, pero la regla es que las leonas en grupo se organizan solas para la caza, lo que además de asegurar el éxito de la misma, constituye una defensa contra la hiena que es su principal enemiga. Por su parte las crías, participan en la caza recién a los dos años de edad.

Estos animales suelen vivir en zonas boscosas, y con muchos arbustos, aunque también en sabanas y espacios herbazales.

Generalmente se les aprecia en las zonas de Asia, África, India y el oriente. Pero lamentablemente se encuentra en grave peligro de extinción.
La reproducción se produce por fecundación interna, y puede darse en cualquier época el año, ya que no es necesaria ninguna en particular.

El pene del macho, al igual que en otras especies, tiene una suerte de espinas en la punta que al salir y entrar de la vagina de la hembra, la raspa produciendo la ovulación.

La gestación dura aproximadamente unos 110 días, luego del cual pueden ser dadas a luz entre una y cuatro crías aproximadamente (esto se produce en zonas aisladas de la manada, en madrigueras, juncales, y preferentemente zonas de matorrales).

La madre permanece en dicho lugar con sus crías hasta que estas tienen unas seis a ocho semanas de vida, aunque puede suceder que introduzcan a sus crías antes a las manadas.

APOYO COLECTIVO PARA LA SUPERVIVENCIA.

Un dato curioso es que las leonas de un mismo grupo por lo general, sincronizan sus ciclos reproductivos para dar a luz en los mismos días, de modo tal que las crías maman de diferentes hembras, esto además sirve a fines de defensa y protección ya que le da mas posibilidades a las crías pequeñas de sobrevivir, cuestión que por sí sola no es nada fácil, ya que sus principales riesgos son: morirse de hambre, o ser presa de sus principales enemigos, a saber, chacales, águilas, hienas, búfalos y serpientes, que sin duda sienten el olor a crías recién nacidas.
Un dato por demás curioso, es que dado que las hembras no vuelven a ser receptivas hasta que sus crías crecen o mueren, es que los leones machos, muchas veces los matan, para lograr copular nuevamente. Todos estos factores hacen que el 80 por ciento de los cachorros, no sobreviva.

Es por todo esto, sumado al menor tamaño que tiene la hembra para defender a sus crías de un macho, que cuanto más hembras tengan crías al mismo tiempo pueden agruparse para defender a todos los cachorros juntos. Los machos logran la madurez a los tres años y ya empiezan a envejecer a partir de los diez años.

El líder de la selva, es proactivo, tiene determinación férrea, trabaja colectivamente para alcanzar sus metas, nunca vuelve atrás por nada, prosigue siempre en la búsqueda de su objetivo,  en fin… posee las necesarias características de un líder preparado para sobrevivir en esta globalización del tercer milenio.

[email protected]