22 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Iglesia rechazó la medida que avala la ligadura de trompas para niñas con problemas mentales

13 de marzo de 2014
13 de marzo de 2014

 

“El problema no está en que los niños, niñas o jóvenes con problemas agudos de situación mental sean padres o madres después de un acceso carnal y puedan quedar embarazadas. El problema es que hay que cuidarlos muy bien para evitar que abusen de ellos”, afirmó monseñor Juan Vicente Córdoba, exsecretario de la Conferencia Episcopal, quien afirmó que “las mutilaciones no están aceptadas en la Iglesia para aceptar otros problemas” y destacó que toda persona tiene derecho a su integridad física, psicológica y emocional.

“La Corte Constitucional, en lugar de decir que los mutilen, que les hagan vasectomía o ligadura de trompas, debería más bien emitir un fallo, presentamos o exhortamos a las autoridades competentes a disponer y tener toda una normatividad para el cuidado especial de estos niños”, expresó Córdoba, actual arzobispo de la diócesis de Fontibón, en Bogotá. «El fin no justifica los medios».

Monseñor Córdoba admitió que la intención de esta medida, que busca evitar embarazos en esta población, es “buena”. Y aclaró que no es criterio de la Iglesia aceptar o promover este tipo de embarazos. Pero fue enfático al asegurar que la problemática no se puede solucionar con decisiones que van en contra de la integridad humana.

“Esto no es solo de religión, es de la dignidad de una niña y un niño. No tenemos por qué, sin que ellos puedan decidir, irlos mutilando o esterilizarlos como si ellos no tuvieran los mismos derechos de los demás seres humanos”, puntualizó.