21 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Enviaron a la cárcel a implicados en venta de armas a ‘Urabeños’

6 de marzo de 2014
6 de marzo de 2014

El coronel Robinson González Del Río, principal acusado del caso, deberá permanecer en la cárcel La Picota en Bogotá, donde también enfrenta dos acusaciones por falsos positivos y favorecimiento a terceros en contratos de las Fuerzas Militares.

Los militares activos Juan Pablo Laguna Medina, Gerardo Márquez Guerrero, Carlos Fernando Borda Garzón y Alexánder Sánchez Puerta fueron enviados a una guarnición militar en Bogotá, mientras que los uniformados retirados Víctor Hugo Vélez Granada, José Silva Rincón y William Gil Monsalve y los civiles Néstor Wilson, Henry Trujillo y Rodolfo Rodríguez deberán permanecer en una cárcel que dispondrá el Inpec.

Luego de dos días de audiencia en las que la Fiscalía reveló grabaciones de audios que relacionan al coronel González Del Río con los demás acusados en la venta ilegal de armas que pertenecían a batallones del país, la defensa intentó, infructuosamente, detener la orden de medida de aseguramiento.

Sin embargo, el juez explicó que dada la gravedad de las denuncias y teniendo en cuenta los antecedentes de algunos de los implicados, no podía otorgarles beneficios extramurales durante la etapa del proceso.

El coronel González permaneció fuertemente escoltado por miembros del Inpec y luego de audiencia fue enviado de vuelta a Bogotá.

Fueron cerca de doce horas, divididas en dos días, las que tomó la Fiscalía para exponer sus argumentos en la acusación que inició en contra de los doce capturados.

La fiscal del caso presentó algunas grabaciones en las que da cuenta la forma cómo fueron transportadas algunas armas desde las guarniciones militares hasta regiones como Urabá y Medellín, donde serían comercializadas supuestamente con integrantes de los ‘Urabeños’.

Una de las interceptaciones telefónicas da cuenta de una conversación entre dos hombres, uno de los cuales sería el coronel Robinson González Del Río quien se identificó como ‘don Mario’ y su interlocutor sería el sargento Carlos Borda Garzón, ‘Juan Valdés’, encargado de la armería en una guarnición militar.

En el diálogo ‘don Mario’ reclama a ‘Juan Valdés’ por «el atraso en la remesa que va dirigida a la gente Medellín».

Y asegura ‘don Mario’ que por ese atraso habría perdido 20 millones de pesos, ante lo cual su interlocutor le pide disculpas pero que no puede hacer más por los controles internos.

Según la Fiscalía, este diálogo entre el coronel González y el sargento Borda se refiere a un envío de armas que debía salir de una guarnición militar con destino a un grupo criminal en la capital antioqueña.
En esa misma conversación ‘don Mario’ le comenta a ‘Juan Valdés’ que tiene una caleta con 100 fusiles en Montería, y que por eso debe acelerar la entrega.