17 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Carlos Uriel Naranjo un AS de Caldas en la gestión pública

8 de marzo de 2014
8 de marzo de 2014

Recuérdese que, como ponente del proyecto de presupuesto para la vigencia fiscal del 2014, logró que el presupuesto para el sector agropecuario se incrementara en un 52% pasando de 2.7 a 5.2 billones de pesos, recursos que provendrán del impuesto del 4×1000.

De su padre, Jesús Antonio Naranjo, que tenía una finca en la vereda El Tablazo, aprendió que el trabajo dignifica al hombre y, además, le proporciona herramientas parta enfrentarse a la vida. También que la palabra vale. Cuando en las mañanas, allá en la finca, le ayudaba a recolectar café, recibía siempre lecciones para ser alguien en la vida. “Hijo, debes estudiar si quieres progresar”, le repetía cuando por las tardes, al regresar de la escuela José Celestino Mutis, donde cursó la primaria, dejaba los cuadernos sobre la cama para salir a jugar con los amigos. “Mi padre me inculcó el amor al trabajo”, dice con orgullo cuando recuerda esas tardes en que, con un pequeño canasto amarrado a la cintura, se dedicaba a coger los granos rojos.
naranjo
Carlos Uriel Naranjo, que llegó a la Cámara de Representantes en la legislatura que está por terminar porque Jorge Hernán Meza Botero se vio obligado a renunciar a su curul, nació el 16 de junio de 1968. Es el sexto de ocho hermanos en un matrimonio donde todas las noches el papá encoraba el rosario antes de acostarse. “Los principios católicos nos fueron inculcados por unos padres que siempre tuvieron a Dios como el centro de sus vidas”, dice convencido de que esas enseñanzas lo formaron como hombre con principios. “No podíamos irnos a la cama si no habíamos rezado”, recalca. Entonces recuerda que su mamá, Ana Judith Vélez, los vestía todos los domingos con las mejores ropas para llevarlos a misa.

Este hombre que aspira a regresar a la Cámara de Representantes para seguir trabajando por el mejoramiento de la calidad de vida de los caldenses siente que tiene un compromiso con el departamento. Por esta razón, durante la campaña política que termina mañana ha recorrido pueblos y veredas para exponer a los ciudadanos sus ideas para construir una nueva Colombia. Carlos Uriel Naranjo es un convencido de que desde el Congreso de la República puede trabajar para solucionar los problemas de la agricultura. Tanto, que fue ponente del proyecto de presupuesto para la vigencia fiscal del 2014, donde logró que se incrementaran en un 52% los recursos para la  agricultura, al pasar 2.7 a 5.2 billones de pesos.

Tiene experiencia administrativa. Su primer cargo público, que lo obtuvo una vez terminó su carrera de derecho en la Universidad de Caldas, fue como Inspector de Policía en la misma vereda donde vino al mundo: El Tablazo. Los habitantes de este sector rural de Manizales no se sorprendieron cuando lo vieron sentado en un escritorio, manejando asuntos de la comunidad. Sabían que tenía vocación de servicio.  Algo que demostró desde sus tiempos de estudiante en la escuela de la vereda. Sobre todo porque le gustaba participar en actividades cívicas donde se recogían recursos para obras que la comunidad requería.

Carlos Uriel Naranjo es un hombre de hogar. Los compromisos profesionales no le roban el tiempo que debe dedicar a su familia.  Casado con la abogada Luz María Ocampo, tiene dos hijas, Paula y Erika, que son el centro de sus preocupaciones. Con esas tres mujeres de su vida comparte los mejores momentos. El diálogo en el hogar es una actividad que practica cuando no está de gira política o atendiendo negocios profesionales. “La familia es el centro de mis preocupaciones”, advierte cuando se le pregunta cómo es su relación con las hijas. Entonces dice que no sacrifica la felicidad de compartir con sus seres queridos en las fechas especiales. Los cumpleaños son sagrados para Carlos Uriel Naranjo.

Este profesional del derecho que busca nuevamente el voto de los caldenses para regresar a la Cámara de Representantes tiene una hoja de vida admirable. Ha sido inspector de carreteras, Secretario de Gobierno de Manizales, Procurador Judicial ante el Tribunal Contencioso Administrativo del departamento de Risaralda, coordinador de la Contraloría General de la República y Asesor Jurídico del Fondo Nacional de Caminos Vecinales. Estos cargos le han permitido conocer la realidad de las comunidades vulnerables. Por esta razón, cree que desde el Congreso de la República puede continuar trabajando para llevar desarrollo a los pueblos de Caldas.  

Participó como ponente en el proyecto de modificación del porcentaje de los recursos de la estampilla pro adulto mayor, asignando una partida a través de Bienestar Familiar para las organizaciones dedicadas a su cuidado; también impulsé la ampliación del tope de la estampilla pro Universidades de Caldas, Nacional sede Manizales y Tecnológica de Pereira hasta 300 mil millones de pesos y la modificación de su distribución, con el objetivo de lograr que las instituciones de educación superior cuenten con recursos suficientes para estar a la vanguardia en los procesos investigativos, así como en una infraestructura adecuada.. Con la aprobación del proyecto de ley impulsé el reconocimiento de los profesionales en Desarrollo Familiar como apoyo en los grupos interdisciplinarios de las Comisarias de Familia y de Bienestar Familiar. Lideré ante el Gobierno Nacional la asignación de 300 mil millones con destino a la construcción del aeropuerto del café.

Sus raíces campesinas lo han convertido en un defensor del sector agrario y ha logrado imprimir un sello de pertenencia dentro de su labor; sus tiempos libres los dedica a montar a caballo, leer y a conocer más sobre las obras de arte que son su pasión.

La gente que lo conoce lo describe como una persona noble, sincera, tranquila quien ha servido a los Caldenses con amor, profesionalismo y transparencia principios que como él dice no son negociables.