12 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Cafeteros ejecutan proyecto líder en conservación de biodiversidad

11 de marzo de 2014
11 de marzo de 2014

 

El proyecto, que se ejecuta desde 2010 en microcuencas ubicadas en zonas cafeteras de los departamentos de Antioquia, Caldas, Cauca, Huila, Risaralda, Santander y Tolima, tiene por objetivo la construcción de corredores de conservación a la par de la transformación de los sistemas productivos –mediante la adopción de buenas prácticas agrícolas– para volverlos sostenibles.

Las microcuencas seleccionadas albergan un total de 951 fincas, donde habitan unas 2.690 personas.

“Es un proyecto único en su tipo. Sin duda marca la pauta para llevarlo a otras zonas cafeteras y otros sistemas agrícolas”, reconoce Carlos Armando Uribe, Gerente Técnico de la FNC.

Por un lado, la construcción de corredores mediante la siembra de especies nativas contribuye a recuperar y conservar la biodiversidad de una determinada zona de intervención, mientras que la transformación de los sistemas productivos implica acciones como beneficio ecológico de café y un mejor uso de los recursos naturales, en especial el suelo y el agua, para volverlos ambientalmente sostenibles.

“Hacemos ver a los caficultores, que pueden seguir siendo productivos y además contribuir enormemente a la conservación del medio ambiente y de la biodiversidad. Mejoramos su relación con el entorno”, agrega Uribe.

En 2013 se produjeron 280.000 plántulas de más de 100 diferentes especies nativas y en ese mismo año se logró establecer las primeras 917 hectáreas para conectar áreas boscosas, lo que incluye la conservación de bosques naturales  y la construcción de minicorredores en pastizales, plantaciones forestales con especies nativas, cercas vivas (linderos con árboles o arbustos), sistemas agroforestales (sombrío biodiverso) y plantaciones de guadua.

La construcción de los corredores de conservación en las zonas cafeteras se lleva a cabo en torno a zonas de importancia biológica, como algunos Parques Nacionales Naturales (PNN), lo que además permite transformar la caficultura y convertirla en una zona de amortiguación de los mismos. El proyecto ha convocado a diversas instituciones del orden nacional (MADR, PNN, SENA), regional (CAR, universidades) y local (alcaldías, escuelas, ONG).

Al restablecer la capa forestal con la construcción de corredores, el proyecto ayuda además a evitar deslizamientos y a recuperar fuentes hídricas.

Con una inversión de 5,4 millones de euros

La elaboración de mapas de uso del suelo, muestras de calidad de agua y la caracterización, mediante muestreos, de la biodiversidad (aves, plantas e invertebrados acuáticos) en las siete microcuencas seleccionadas (La Arboleda, Ciudad Bolívar, Antioquia; El Congal, Pensilvania, Caldas; La Lajita, Timbío, Cauca; El Burro, El Pital, Huila; La Esmeralda, Santuario, Risaralda; El Ramo, Betulia-Zapatoca, Santander; Campeón, Fresno, Tolima) fueron parte de la definición de la línea base (punto de partida) del proyecto.

De hecho, durante la caracterización biológica se descubrió una nueva especie de árbol Rubiacea descrita para la ciencia, fueron identificadas tres especies de libélulas (dos de ellas que se redescubren después de casi un siglo y una tercera que se reporta por primera vez para el país) y más de cinco especies de aves endémicas para Colombia y de hábitat muy restringidos.

El Centro Nacional de Investigaciones de Café (Cenicafé) de la Federación, , ha jugado un papel clave en este proyecto, tanto en la selección de las microcuencas como en la definición de la línea base –entre otras actividades–, como parte del diseño del componente de biodiversidad en la caficultura.

El involucramiento y la sensibilización de las comunidades en el proyecto se han traducido en la creación de 25 comités comunitarios temáticos en seis de las microcuencas.
El proyecto cuenta con una inversión de 5,4 millones de euros, de los cuales 3,5 millones son aportados por el banco alemán gubernamental de desarrollo KfW, y el resto por el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural (MADR), la FNC y las comunidades beneficiadas.

El actual proyecto parte de las lecciones aprendidas en un proyecto previo de incorporación de biodiversidad en zona cafetera, ejecutado por la FNC desde 2010 de la mano del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y socios regionales de los departamentos de Valle del Cauca, Quindío y Nariño.

Ese proyecto previo, que en 2013 impactó 16 municipios cafeteros de los tres departamentos, contó con financiamiento del Fondo Mundial para el Medio Ambiente (GEF).