16 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Cabecilla de la banda de “los tierreros” se declaró inocente, pero fue enviado a La Modelo

6 de marzo de 2014
6 de marzo de 2014

 

La jueza segunda penal municipal de Bogotá, con función de control de garantías, le dictó medida de aseguramiento a Espitia Espitia por considerarlo “un peligro para la comunidad” y porque, por su falta de arraigo, era probable que evadiera la acción de la justicia.

El delincuente, sin embargo, no aceptó los cargos imputados por la fiscalía por los delitos de concierto para delinquir agravado, falsedad en documento privado, fraude procesal, invasión de tierras y urbanización ilegal.

Según la juez, el sujeto se aprovechó de la necesidad de vivienda de los víctimas y les vendió terrenos que no eran de su propiedad, tal como quedó registrado en documentos falsos que hizo firmar por entidades públicas.

El fiscal del caso indicó que Joaquín Espitia Espitia, aprovechando la situación de necesidad y de desplazamiento de algunas de las víctimas, falsificó firmas y papeles del verdadero dueño, quien hizo la denuncia una vez notó que en su terreno se estaban realizando construcciones de vivienda por cuenta de varias familias que se habían asentado en predios de la ladrillera Molinos del Sur.

Además señaló que el imputado se encargaba de observar terrenos y luego, mediante la utilización de maquinaria, los descapotaba y se encargaba de parcelar y lotear terrenos ajenos.

Así, 358 personas resultaron víctimas con falsos contratos y preacuerdos fraudulentos, aseguró el fiscal. La acción ilícita se cometía en las localidades de Rafael Uribe Uribe, Bosa y otras del sur de la capital del país.

Aseguro el fiscal que Espitia Espitia nombraba testigos falsos para que estos constataran que sí era el dueño de los predios que negociaba.

Las víctimas de la banda de “los tierreros” fueron desplazados por la violencia, madres cabeza de familia o discapacitados.