19 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Reclutamiento forzado afecta a 18 mil niños

18 de febrero de 2014
18 de febrero de 2014

 

Según el estudio, el 24 por ciento de los niños y niñas atendidos por reclutamiento forzado dice haber llegado a las filas de los grupos ilegales cuando tenían entre 3 y 12 años. El 76 por ciento señala que su ingreso fue entre los 13 y 18 años, registrando el índice más elevado a los 15 años.

“Esta práctica, violatoria de los derechos humanos, se perpetra en al menos 122 municipios del país. Los departamentos de Guaviare y Meta son los más afectados por este flagelo, añade.

“Los niños y las niñas son reclutados a una edad cada vez más temprana. El 69 por ciento de los reclutados son menores de 15 años. Mientras que hace tan solo cuatro años el promedio se situaba en 12.9 años, hoy los niños y niñas son reclutados en promedio a los 12.1 años de edad. Se reclutan niños y niñas desde los ocho años y la mayoría son varones (57 por ciento), pero el reclutamiento de niñas (43 por ciento) crece rápidamente cuando es comparado con mediciones anteriores”, revela el estudio de Springer.

En los últimos 14 años, el Instituto de Bienestar Familiar ha logrado desvincular de la guerra a más de 5 mil menores. Sin embargo, el riesgo de reclutamiento forzado está latente en departamentos como el Cauca, Chocó, Antioquia, Arauca, Meta y otras regiones.

La ONU en Colombia ha advertido que “la población civil se ha visto arrastrada durante décadas por una guerra civil entre las fuerzas estatales, los grupos paramilitares y sus sucesores, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejército de Liberación Nacional (ELN)”.

“Durante el conflicto, niños y niñas han sido víctimas de reclutamiento forzado, violación y otros actos graves de violencia sexual, asesinato y mutilación, y han sido seriamente afectados por ataques contra escuelas y denegación de acceso a la asistencia humanitaria”, dice un informe del organismo internacional sobre los niños en el conflicto.

Según el informe, “los niños indígenas son 674 veces más vulnerables al reclutamiento que el resto de niños colombianos, pues se asientan habitualmente en zonas rurales y remotas donde operan los grupos armados ilegales y además son los que mejor resisten las condiciones y los que menos desertan y abandonan las filas”.

Además, la Corte Constitucional en su Auto 251 de 2008 estimó que “el 50 por ciento de la población desplazada no alcanza la mayoría de edad; diversos estudios y organizaciones sociales han denunciado la utilización de la violencia sexual cómo arma de guerra; sin contar las vulneraciones que no se denuncian por miedo, vergüenza y otras causas”.