12 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Política con pimienta

16 de febrero de 2014
16 de febrero de 2014

pacho santos

Luego, al estilo Mockus, dijo que había llegado para apoyar a sus amigos  (José Obdulio entre otros) en su aspiración congresional y que veía en el horizonte uribista a Martha Lucía Ramírez, candidata del conservatismo, como el reemplazo de Oscar Iván Zuluaga.  Lo tildaron de indisciplinado y disidente. Luego apareció en una fotografía con la camiseta de Zuluaga en la mano, quien lo había reconvenido por sus declaraciones iniciales. Y ahora a Pachito lo van a dejar solo en su campaña para atajar la revocatoria de Petro en las urnas. Los uribistas lo han dejado colgado de la brocha.

Pachito de pataleta en pataleta

Les contamos. Pachito salió en punta y organizó a las volandas una campaña publicitaria por el SI para revocar la alcaldía de Petro en Bogotá. Y lo bajaron del bus. Le dijeron que como era que no había consultado con la jerarquía uribista. (Léase Alvaro Uribe y Fernando Londoño ). Que como iba  a distraer al electorado de la mira que se han puesto como es la de obtener más de treinta senadores en las elecciones del nueve de marzo. Que adelantara la campaña pero sin comprometer al partido de Uribe. Y como que hubo encontrón fuerte entre Londoño Hoyos y Santos Calderón. Se hablaron durito y Londoño se salió de la ropa. Para rematar a Pachito sus jefes produjeron un corto comunicado en  el que anotan que  la revocatoria  del mandato del Alcalde de Bogotá debe asumirse con actitud cívica y no política.  Otra desautorización y otra encerrona para Pachito. ¿Y otra pataleta?

Uribe, declamador

Imaginativo el Doctor Alvaro Uribe Vélez. A millón de pesos por cabeza les cobró a unos doscientos de sus seguidores la mano de poemas que les declamó en una tertulia que hizo en Bogotá para recoger fondos para su campaña. Esos mismos poemas eran los que Uribe decía en las fondas camineras cuando tomaba aguardiente  y era más camorrero que ahora. Quienes estuvieron nos contaron que nunca lo habían visto tan relajado, de tan buen genio. Y que hasta Oscar Iván Zuluaga estaba sonreído. Ni Bertha Singerman, ni Víctor Mallarino, ni  Manuel Benítez Carrasco, ni Gustavo Castaño Abad, ganaron tanta plata recitando. Entonó desde «El seminarista de los ojos negros «, (para las lindas presentadoras de CM&, de los ojos verdes) hasta la carta romántica que le escribió Bolívar, en sus delirios finales, a su prima Fanny du Villars . La presentación del declamador estuvo a cargo de David Zuluaga, hijo mayor del candidato caldense a la presidencia, quien resultó con grandes cualidades como imitador. Fueron muy aplaudidas sus caricaturas del presidente Uribe y del ex ministro Fernando Londoño Hoyos.

La vena artística en las campañas

El recital nos hizo recordar que con guitarra bajo el brazo se ganó la Alcaldía de Manizales el médico homeópata Jorge Enrique Rojas. Y que Omar Yepes Alzate, cantando boleros, conquistó numerosos electores. Santofimio Botero, rasgaba el tiple en sus concentraciones políticas. Jaime Pava Navarro, ya fallecido, ex presidente del Congreso y dueño de la cadena radial Súper, cantaba rancheras en sus giras proselitistas. Augusto León Restrepo, ex candidato perdedor a la Gobernación de Caldas, esperó el final de su campaña y regaló a sus inmediatos colaboradores y amigos como Adriana Franco, Arturo y Jorge Hernán Yepes, Amparo Sánchez, Agustín Moreno, Julio Aldana,  Jorge Hernán Aguirre y Juan Martín Hoyos, entre otros, una grabación de sus poemas  en su propia voz, que había recogido hace algunos años el profesor, periodista y amigo de Restrepo, Mario Moreno Parra. Al preguntársele que por que no los había repartido antes y a sus posibles electores contestó que si lo hubiera hecho no hubiera obtenido ni siquiera la mitad de los votos porque la poesía no sirve si no para enamorar o para entristecerse.

El dinero en las campañas políticas

Las campañas políticas mueven sumas multimillonarias. Resulta plata para las vallas, las cuñas radiales, la compra de jefes políticos, las relaciones públicas y, naturalmente, las giras que salen a veces tan costosas. Por ejemplo, este fin de semana el equipo de trabajo del presidente de la cámara de representantes, Hernán Penagos, se movilizó en helicóptero por el oriente de Caldas. ¿De dónde sale tanto dinero?

Vientos de discordia

En los últimos días se ha visto sin su compañero de fórmula en sus desplazamientos al congresista Hernán Penagos. No falta la gente maliciosa que se pregunta la razón de esta separación cuando siempre andan juntos los aspirantes a senado y cámara de los distintos sectores políticos. Por ejemplo, Luis Emilio siempre anda acompañado de Mónica Giraldo o Carlos Uriel Naranjo, Adriana Franco de José Fernando Mancera, Amparo Sánchez de Arturo Yepes y pare de contar. ¿Soplarán vientos de discordia por el lado del Partido de la U?