11 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

“Pereira le está dando la espalda al problema que viven los habitantes de Combia”: Marta Elena Bedoya

27 de febrero de 2014
27 de febrero de 2014

Desde hace varios años, esta comunidad pereirana ha venido llamando la atención sobre los grandes impactos ambientales que genera el relleno sanitario de La Glorita y en los últimos meses, sobre el deterioro de la calidad de vida que supondría la ubicación en ese sector, de la cárcel regional.  Combia es uno de los corregimientos de Pereira incluidos en la declaratoria de Paisaje Cultural Cafetero.

“Con decisiones inmediatistas, sin atender a los estudios de cargas y beneficios, se ha terminado por perjudicar una comunidad entera, a la que no le quedará otra salida que abandonar sus propiedades.  El relleno sanitario no ha traído consigo las inversiones necesarias para mitigar su impacto.  Y una cárcel no es precisamente la mejor idea de un proyecto de integración regional, generador de competitividad.  Sin olvidar que por allí pasa el río Otún, llevando la totalidad de las aguas residuales de Dosquebradas, y el 30% de las de Pereira, con lo cual se anula la posibilidad de pensar en corredores turísticos que involucren sus orillas.  Yo invito a todos los sectores del gobierno, tanto local como nacional, así como a las autoridades y al sector privado, que se involucren y escuchen la problemática de los habitantes de Combia”, expresó la candidata.

De acuerdo con estudios realizados, Combia es un suelo productivo clasificado como clase agrológica Tipo IV, es decir como uno de los más productivos del municipio, y por tanto debería destinarse a la producción agrícola, ganadera y forestal.  Sin embargo, diariamente, por las carreteras de este corregimiento, circulan vehículos pesados, provenientes de 22 municipios, que llegan a arrojar sus desechos en el relleno de La Glorita.  La intersección entre las vías La Romelia-El Pollo y Pereira-Combia no ha sido pavimentada. Y la pavimentación a La Honda, pagada por valorización, no ha sido terminada. Las plantas de tratamiento de Acuacombia son insuficientes. Las cinco quebradas que abastecen el acueducto no tienen la protección necesaria. Los racionamientos son frecuentes y muchas familias recurren a pozos y nacimientos. No hay alcantarillado. El servicio de energía se suspende con frecuencia.

“Este es un problema de ciudad, no solamente de los habitantes de Combia.  No es posible pensar en inversiones fruto de la declaratoria de Paisaje Cultural Cafetero sin infraestructura y con proyectos de impacto negativo como el relleno sanitario y la cárcel regional.  Eso es darle una patada a los sueños de esas personas, porque esa situación no traerá sino pobreza.  Hay posibilidades de recursos en relación con el Paisaje Cultural Cafetero, se han anunciado cuantiosas inversiones en infraestructura en la ciudad.  Deberíamos distribuir equitativamente esas inversiones y priorizar a Combia.  En el Plan de Ordenamiento Territorial, que se presentará en julio al Concejo, se podrían tomar decisiones que marquen para siempre, positiva o negativamente, a esta comunidad”, agregó Bedoya Rendón.