19 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El gurú del sensacionalismo

22 de febrero de 2014
22 de febrero de 2014

nestor espinosa

Dirigió la revista Vea durante más de 16 años. En esas páginas las crónicas judiciales, los reportajes a personajes de la farándula criolla, el horóscopo y los consejos sexuales atrajeron a miles de seguidores. Cada martes, los lectores esperaban con ansiedad los titulares. Por aquella época dos periodistas, José Fernández Gómez, español, y Néstor Espinosa, colombiano, fueron los artífices de lo que se pudo denominar una revolución en el periodismo sensacionalista colombiano. El primero de ellos falleció a finales del 2013 en Washington, y el segundo sigue ejerciendo su estilo en Nueva York, a donde llegó hace un cuarto de siglo.

Entre los dos hicieron del periodismo judicial una pasión y con el paso del tiempo, convirtieron la página de las modelos en una sesión de “strip tease”, cada vez le iban quitando más ropa a las invitadas.

–¿De dónde nació esa vocación por el periodismo judicial?

–Al periodismo como vocación, desde siempre, lo descubrí alguna vez que traté de explicarme por qué, un día antes de cumplir 7 años de edad, estuve frente a la casa donde dieron de baja al legendario bandido Hugo Barragán; con 15, donde cayó otro famoso, Efraín González, en el barrio San José de Bogotá; o con 23, en el accidente de un avión de Aerocóndor en el cerro El Cable contiguo al famoso Monserrate. Este mismo año me inicié como profesional tras haber comprobado que un gen instalado en mi médula me negaba la oportunidad de ser pintor o escultor, que era mi auténtica pasión.

–¿Quiénes fueron sus discípulos?

–Nunca se termina de aprender, o sea, aprendí de todos y quizá le enseñé a los que quisieron… Hay muchos nombres ilustres, pero mejor no mencionarlos porque no me lo creerían.

–¿Cómo recuerda a José Fernández Gómez?

–Un huracán, incansable, creador de estilos donde quiera que estuvo, gran amigo y con escorpiones en el bolsillo.

–¿Fue usted el promotor del periodismo sensacionalista?

–El sensacionalismo, según la academia de la lengua es la tendencia a producir sensación, emoción o impresión, con las noticias. Un buen periodista debe tener esa virtud y, modestia aparte, creo que la tuve y la tengo.

–¿Cuántos años al frente de la revista VEA?

–Comencé en 1973 hasta 1987, y unos 7 años como su Director.

–¿Cuál era el encanto del periodismo de Henry Holguín?

–Sabía contar con simpleza y magia todo lo que se movía delante de él. Impresionante.

–¿Periodistas de esos se ven todavía?

–No creo, tenían que haber nacido en una imprenta como él.

–¿En cuanto a usted cuál fue su crónica inolvidable?

–Por resultados, la historia seriada del milagroso médico venezolano José Gregorio Hernández. Y por impacto noticioso, la fundación de «Villa Chiva» durante la toma de la Embajada Dominicana en Bogotá, a finales de febrero de 1980. La casualidad nos dio una mano porque esa tarde el «Chiquito» Franco se iba de correría por los Llanos Orientales y debía llevar carpa por dificultades de alojamiento. Cuando se supo lo de la acción guerrillera del M-19, le dije que se quedara y para no perder detalle de la acción le insinué armar la carpa frente a la sede diplomática. Después hicieron lo mismo medios nacionales e internacionales. La cobertura fue exitosa.

–¿El «Chiquito» Guillermo Franco fue alumno suyo?

–El «Chiquito» fue de los grandes en la crónica judicial. Creo que es de los casos que un jefe aprende de su subordinado. Prefiero llamarlo Maestro a él.

–¿Cómo se informa de lo que acontece en Colombia?

Ahora con ayuda de la Internet, es fácil. Además estoy suscrito a varias agencias que me envían sus informes, como la suya, Edgar, una de las mejores hoy por hoy.

–¿En Colombia hoy se hace un buen periodismo?

–Por lo menos el de crónica, que a mi me gusta, muy poco, pero mantenemos un nivel destacado en el área.

–¿Fue alguna vez amenazado?

–Teníamos una clientela muy especial: ladrones, guerrilleros, traficantes, timadores, sicarios, esmeralderos, brujos, prostitutas… Y dejarlos contentos en las informaciones era complicado. De vez en cuando se incomodaban… El día que me cansé de eso viajé a los Estados Unidos.

–¿Los monopolios acabaron con la libertad de expresión en Colombia?

–Sin duda, es parte del problema no sólo en Colombia sino en Latinoamérica, donde es prohibido tocar a los que pautan.

–¿Cuál fue su modelo periodístico?

–El legendario periodista chileno Jenaro Medina, primer director de VEA en Colombia. En su país lo llamaban el Rey de la Circulación. Se gastaba todo el dinero en buena vida, y en periódicos y revistas de todo el mundo. Siempre escuchaba informativos noticiosos radiales desde varios lugares del mundo. Lo suyo por la noticia más que pasión, era locura.

–¿Cómo percibe a Colombia a la distancia?

–Sigue siendo el maravilloso país que siempre fue, pero que se niega a trabajar en lo que lo convertiría en potencia, el desarrollo social.

–¿Por qué se radicó en Los EE.UU?

–Quise buscar el sueño pero mi problema de insomnio continúa.

–¿Yamid es periodista o relacionista?

–Genios como él son todo.

–¿Cómo fue la llegada de Juan Gossain a Cromos?

–Lo recuerdo llegando a Cromos porque el director de entonces Jose Pardo Llada necesitaba un buen cronista, y le trajeron al mejor.

–¿Recuerda el elenco de periodistas de Cromos y Vea de su época?

–Fueron tantos y tan buenos, conformaron diferentes épocas.  Mencionemos a Juan Gossaín, Henry Holguín, Margot Ricci, Juan Carlos Gallardo, Carlos Castillo Monterrosa, Vicente Stamato, Ignacio Ramírez, Augusto Calderón, Gustavo Castro Caycedo, Fabio Roca, Daniel Winograd, Margarita Vidal, Elvira Mendoza, José Fernández Gómez, Ligia Riveros, Roberto Pombo, Margarita Suárez, Francisco Pardo, Jairo Gómez, Guillermo Franco, Hernando Sánchez, Hernando Castillo, Hermógenes Nagles, Heriberto Fiorillo, Germán Manga, René Pérez, Antonio Morales, Germán Gélvez, Gustavo Veloza, Oscar Molano… Hay más, pero mi memoria es ya muy frágil. Eran lo mejor de lo mejor.

–¿Los colombianos tendremos paz?

–El día que se trabaje en el aspecto social nos iremos acercando.

–¿Cuál fue la noticia más trágica que usted cubrió?

–Indudablemente la de Omaira, la niña que murió en Armero tras la erupción del Nevado del Ruiz en 1985.

–¿El personaje más perverso que entrevistó?

–Pedro Alonso López, el Monstruo de los Andes, confesó el asesinato de por lo menos 300 adolescentes, aunque las autoridades creen que es una cifra corta. Con eso queda dicho todo.

–¿Cómo llegaron las niñas ligeras de ropa a VEA?

–José Fernández Gómez tenía la teoría que si la chica era atractiva y atraía las miradas, la gente leería los otros títulos. En VEA fue como la protagonista de una buena función de «strip tease», a medida que fue pasando el tiempo se fue quitando más y más y más y más….

–¿Recuerda la crónica de la muerte de Sergio Seche, el pirata discográfico?

–Claro, perfectamente, su habilidad pudo haber  consistido en descubrir una falla en la ley colombiana de derechos de autor. Mi conclusión de lo sucedido fue que los distintos sellos se unieron para buscarle la solución al problema… Pero al final, «muerto el perro se acabó la rabia».

–¿Cuál es su banda sonora, cinco temas que le marcaron su existencia?

1) El Cantor de Fonseca (Los Hermanos López)

2) Azucena (Noel Petro)

3) El Limonero (Tijuana Brass)

4) Yellow  Submarine (The Beatles)

5) Alicia Adorada (Alejo Durán)

Combinación extraña, pero así es.

–¿Cree en brujos?

No, pero que los hay los hay… y todos millonarios.

–¿Quien lo censuró y por qué?

Fui persona no grata muchos años para doña Tera Pizarro de Angulo, la dueña del Reinado de Cartagena. Nuestros informes le gustaban a todos, menos a ella.

–¿Los medios si le dicen la verdad a Colombia o le ocultan su realidad?

Uno llega hasta donde se lo permite la fuente. En Colombia siempre se ha hecho y se hará un excelente periodismo. Pero hay ciertos factores que pueden causar el silencio… una Ingram por ejemplo.

–¿Tiene pesadillas aún por lo de Pozzetto?

–Lo único que sé es que yo debí haber estado allí y no Jairo Gómez, acompañando a la vendedora de publicidad Diana Cuevas, quienes fueron masacrados junto a otros 27 clientes de ese restaurante italiano. Un partido de fútbol que se jugaba esa noche, me salvó. Una tragedia que no puede olvidarse.

–¿Vio la película sobre Campo Elías Delgado, su autor?

–Las he visto todas, y he leído los libros sobre el caso. Ninguno me ha gustado.

–¿Ha visto la nueva revista VEA?

–Un formato diferente y una temática única. Es muy buena, ojalá sigan teniendo éxito.

–¿Se acabó el periodismo judicial en Colombia?

–Los estilos cambian, pero no puede acabarse un tema que recupera el dinero que otros gastan, política y sociales, por ejemplo.

[email protected] [email protected]