15 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Contraloría venía investigando contratos del Ejército por $76.000 millones

19 de febrero de 2014
19 de febrero de 2014

“En nuestra perspectiva no estaban los contratos que denunció la revista Semana”, indicó la funcionaria, quien agregó: “Nos sorprendió enormemente”.

“Nunca se ha ejercido el control bajo esa perspectiva, pues siempre se ha vigilado que no haya sobrecostos y que se justifique el gasto, pero nuestra perspectiva es distinta a lo que hemos leído sobre las denuncias”, declaró Morelli de RCN radio.

Subrayó que las Fuerzas Militares, que tienen un tamaño importante y manejan una cantidad grande de recursos, de más de 28 BILLONES de pesos, “es sujeto de control permanente”, pero reconoció que la Contraloría no tenía dentro de la selección o el muestreo que se hace los contratos denunciados.

Morelli estableció que en efecto, desde hace 3 años se han venido revisando “pequeños contratos”, ejecutados directamente por los batallones del Ejército, que tienen que ver con suministros y adquisiciones, los cuales suman alrededor de 76 mil millones de pesos.

Agregó que se trata de irregularidades que se han detectado por la flexibilidad que tiene la ejecución de los recursos que en muchos casos son para atender raciones alimentarias o compra de material para la operación diaria de las tropas.

La contralora sostuvo que si bien se entiende que se deben facilitar las condiciones para la operación, no se puede dejar de manera libre la ejecución de esos dinero así sean cuantías menores en millones de pesos.

Sandra Morelli descartó la apertura de juicio fiscal por las llamadas “chuzadas” en la casa Andrómeda, fachada de un centro de inteligencia militar en Bogotá, pero confirmó el inició de investigaciones sobre el uso de los gastos reservados, con motivo del escándalo en contratos del Ejército Nacional.

La Contralora advirtió que no es fácil ejercer un control sobre las Fuerzas Militares, porque manejan un volumen muy grande de recursos (28 billones de pesos al año) y cuenta con 200 ordenadores del gasto.

“Tener un número tan nutrido de ordenadores del gasto, tiene un gran riesgo para ellos mismos”, dijo en referencia a la complejidad para vigilar el manejo del presupuesto y de las compras al interior de las Fuerzas Militares.

Admitió que los llamados gastos reservados hacen más complejo y puso como ejemplo algunas tareas de inteligencia como el pago de informantes.