19 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Alerta de fraude electoral

14 de febrero de 2014
14 de febrero de 2014

 

Aseguró el miembro de Centro Democrático, que “Alguien que sabe mucho”, le dijo: “A ustedes les van a robar 500.000 votos y si se descuidan les doblan eso. Hoy desafortunadamente el sistema electoral es un fracaso, el Consejo Nacional Electoral, es una entidad de bolsillo y el que escruta es el que elige. No nos digamos más mentiras, si nosotros no hacemos una reforma electoral de fondo, esto no va cambiar”.

A estas denuncias se suman voces en el departamento de Antioquia, como la del  concejal en ejercicio del municipio de Itagüí, Adolfo Betancur Castaño, a quien le llama poderosamente la atención junto con otros corporados del municipio, el manto de duda que se tiende con respecto al día de las elecciones, “porque de un momento a otro y de manera intempestiva, a muchos ciudadanos se les cambia el lugar de votación, la mesa, y hasta el municipio. Gente que votaba en Itaguí apareció votando en Bello o Medellín sin que medie la voluntad del sufragante.

El concejal manifiesta que esta práctica no es nueva “pues en jornadas de elección popular de cuerpos colegiados en pasados comicios, le ocurrió a muchos aspirantes cuyos electores aparecieron con cambios de última hora que les impidieron votar en su municipio y por ende por el candidato de su preferencia”.

Otro caso particular que genera extrañeza y suspicacia, es el cambio de los registradores pocos días antes de que se celebre la jornada electoral. “Cambian los registradores que no se conocen mucho y los traen para que realicen los escrutinios”. Explicó Betancur. Esto es algo que todos saben y nadie sostiene, “hay que tener en cuenta que las alcaldías tienen candidatos propios para ocupar escaños al Senado y Cámara, esto influye mucho en los registradores nuevos, adicional, también es muy factible que los comités electorales de cada municipio estén conformados en su mayoría por personas de la misma administración, que como dije anteriormente, tienen poderosos vínculos con algunos candidatos para ayudarlos a salir elegidos”. Igual caso ocurre con las personerías y contralorías, muchos de quienes allí trabajan son vinculados a través de la administración municipal y/o tienen compromisos con algún partido. Advirtió igualmente que existen fallas en la forma de elegir y de funcionar los organismos de control. “Actualmente en Colombia no hay control político autónomo e imparcial”.

Estas inquietudes se suman a diversas voces en el país político que se sienten preocupados por el alto costo que se evidencia en las campañas al Congreso. ¿Cuál es el origen de esos recursos? El nivel de riesgo de estas elecciones no tiene precedentes. Existe un gran flujo de dinero en las aspiraciones de senadores y representantes a la Cámara en 2014, y es muy difícil competir con campañas al Senado que cuestan más que las presidenciales.

Como aseguró la MOE en su más reciente informe, “En Colombia bajó la amenaza armada de las elecciones, pero aumentó notablemente el riesgo de fraude, riesgo que se traduce en compra de votos y financiación ilegal de las campañas a través de la «mermelada», la contratación o la privatización de entidades del Estado”.