12 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

A Santos le tocó dormir en la suite Álvaro Uribe

7 de octubre de 2013
7 de octubre de 2013

Lo más curioso y anecdótico ocurrió en Manizales en la visita reciente del presidente Juan Manuel Santos quien por asuntos de seguridad fue trasladarlo al Hotel Termales El Otoño, ubicado fuera de la ciudad, centro campestre, de un bello paisaje, a 18 kilómetros de la capital de Caldas.

Según sus asesores lejos de la urbe de Manizales era más fácil la reunión, con todos los sectores, no generaba traumatismos en la movilidad de la ciudad, y en especial para pernoctar o amanecer en el sitio, dada la complejidad para el traslado del mandatario.

Esa no era el problema, la molestia de Santos se dio cuando se enteró que debía quedarse en una suite presidencial que lleva el nombre de Álvaro Uribe Vélez, quien es asiduo visitantes del hotel, amigo personal del propietario Carlos Arturo Gallego, y hay quienes dicen con algunas pequeñas acciones en el centro turístico de aguas termales, de cabañas y con caballerizas. Los dueños reconocidos uribistas de la región.

Testigos de la discusión indicaron que fue tal el enojo del primer mandatario que se negaba a quedarse en el sitio para amanecer, y regresar al día siguiente a Bogotá, que insistió en ser trasladado a otro sitio, lo que era además imposible por esquemas de seguridad y que implicaba de trasladarlo de manera rápida a otra zona.

Gloria, uno de las señoras del aseo, dijo que el Presidente de la República visiblemente contrariado, insistía en no quedarse ,lo que debió acatar dada la lluvia y el clima que impedía movilizarlo, además porque una suite con esas condiciones no había en otro hotel de Manizales es decir; una suite presidencia.

Por lo tanto al presidente Santos no le quedó más que quedarse durmiendo en la cama preferida del exmandatario, y en la suite Álvaro Uribe Vélez, que lleva el nombre de su mayor opositor político, de la que salió a primera hora del viernes anterior con molestia y visiblemente contrariado.