20 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Un mosco en la leche

14 de septiembre de 2013

Lo que sigue se refiere al histórico fallo del Tribunal Superior de Medellín que sacó de los beneficios de Justicia y Paz a los “niños” del bloque Cacique Nutibara.

Resulta que en el numeral 9 de la sentencia se ordena… “Expedir copias… con destino a la Investigación que la Fiscalía le adelanta a Luis Pérez Gutiérrez (exalcalde de Medellín), por concierto con bandas o grupos armados en las elecciones 2007 y 2011”.

Un comunicado

Según un comunicado del Centro de Pensamiento Urbano, esa tal investigación, que en la sentencia del magistrado se dice que… “la Fiscalía adelanta…”, precluyó el 30 de octubre del 2012, es decir, hace casi un año.

Puede que en este país, como dice el tango, “cualquiera es un señor, cualquiera es un ladrón… Precisamente, por esa circunstancia, resulta causa de descuido imperdonable que un alto tribunal, garante finalmente de toda “verdad sabida y buena fe guardada”, no haya tomado nota de la respectiva decisión judicial, dejando incorrectamente sub júdice al exalcalde en ese caso específico.

La preclusión

Toda la rama judicial sabe, es su praxis desde el notificador hasta el juez, que cuando se decreta la preclusión de un caso, esa decisión tiene como efecto cesar la persecución penal contra el imputado respecto de los hechos objeto de investigación, con efectos de cosa juzgada.

En gracia de discusión, hasta vaya y venga que entre las partes en disputa se jueguen sucio; pero que una vez esclarecido los hechos se propicie en algún estrado judicial, por acción u omisión la perpetuación del infundio, no habla bien de la administración de justicia, el primer bien público que garantiza la convivencia pacífica y la real y verdadera seguridad democrática.

TOLON TILIN

Fin de folio: ¿Qué tal esa?… Desde el corazón mismo de la justicia, dando pábulo a esa sentencia que inmortalizo Voltaire: “Calumniad, calumniad, que de la calumnia algo queda”.

El chance en Sucre

(Por Alejandro Mieles)

El Chance.-

«Queremos trabajar, tenemos hambre», clamaron unas cuatro mil familias vendedoras de Chance en Sincelejo;

Así  respondieron  estas trabajadoras  frente a la decisión  oficial de  prohibir la venta del de Juego de Azares Chance  mientras  la empresa Aposucre  no cumpla los requisitos de  contratación.

Mientras esto sucede en  Sincelejo, la Comisión segunda de la Cámara de Representantes adelantó un debate sobre  las inconsistencias  de adjudicación  de licitación de este juego de azar,  por gestión del congresista del Polo, Iván Cepeda, quien dijo que  «este es  un problema de seguridad  nacional, el cual amerita una reunión del Consejo de Seguridad, con la presencia del presidente Juan Manuel Santos»;

Advirtió Cepeda que el mal ejemplo de Sucre  no debe extenderse a las demás regiones;

Por otra parte, Aposucre  debe a la salud  un poco más de 40 mil millones de pesos por este concepto. Asimismo, según la Contraloría, el departamento de Sucre dejó de recibir  más de 300 millones de pesos por culpa de una pésima contratación que debe ser materia de investigación.

Daniel Ortega y su sed de agua en el caribe

(Por Helena Manrique Romero)

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, y su sed de mar caribe como sea, para construir un canal interoceánico con el dinero y tecnología de la China, despertó la solidaridad de los presidentes de Panamá, Ricardo Martinelli y Laura Chinchilla de Costa Rica con Colombia, a quienes Ortega también quiere dominar en su delirio expansionista. Por fin, el expresidente Álvaro Uribe le dio una, a su pupilo y enemigo el presidente Juan Manuel Santos. El por qué: la responsabilidad política de su gobierno por 8 años, donde nadie movió un dedo y desestimó lo que ahora lloran como perdedores, en un litigio de 11 años. La Corte Internacional de Justicia de La Haya, falló a favor de Nicaragua en noviembre 2012, otorgándole 75.000 kilómetros cuadrados de mar, es decir que es inapelable. Santos, insiste en que es inaplicable, es lo mismo que el desacato, término que se cuida de no utilizar. Los raizales del archipiélago de San Andrés son las únicas víctimas, están iracundos con el gobierno central, mientras que los dirigentes se rasgan las vestiduras con discursos trasnochados. Ahora todos cacarean, como el expresidente Andrés Pastrana quien declaró ‘La guerra’ a la canciller María Ángela Holguín, minimizando su labor. Todos son culpables, porque en su momento no actuaron con carácter. ¿Dónde está la responsabilidad del ex canciller Julio Londoño Paredes?