15 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Serrana

28 de septiembre de 2013

El Presidente debe llevar a los noticieros de tv para que el Ortega  nicaragüense vea que él no se tomó los 74 mil kilómetros de  aguas que lo circundan  –adjudicados sentencia de la Corte de La Haya– sino que se limitó a poner el  trapo de los  colores patrios en el islote que tiene unos 600 metros de longitud por unos 400 de anchura.

Serrana es un sitio lindo que ha vivido casi ignorado por todos los gobiernos colombianos, empezando por el que sin sacar mucho pecho envió barcos a reactivar la soberanía en 1972 cuando Estados Unidos dijo que Colombia  podría tener jurisdicción sobre los cayos  –Serrana, Roncador y Quitasueño–,  pero que se reservaba en ese entonces el derecho a explotar económicamente todo el entorno.

Esa vez, en octubre de 1972, el encargado  de hacerlo no pudo izar la bandera porque iba borracho en uno de los dos barcos, y desde esa fecha Colombia ha ignorado el cayo, menos cuando se le ha acercado un poco para hablar, por  necesidades politiqueras,  de que allí ejerce la soberanía.

La foto que ilustra el escrito fue tomada en colores por quien  firma  el escrito y publicada en blanco y negro por la revista Time el 13 de noviembre de 1972

Todo eso  lo supo la Corte de la Haya y por tal razón fue laxa en la adjudicación de las extensiones de mar a Nicaragua, a sabiendas de la palabrería colombiana  o para burlarse de Santos que aspiraba a una decisión dizque salomónica.

 

serrana

Ahora, los colombianos no podrán creer  en la tal soberanía  sobre  San  Andrés sino después de que vean a Santos, en los mismos noticieros que le son afectos, izando la bandera en La Loma de la Isla, una media hora antes de que  sean testigos  televidentes de que el mandatario ha cortado la cinta correspondiente y echado la primera palada de tierra para que se emprenda la construcción del acueducto y alcantarillado, la obra más importante para que  el pequeño territorio, de tan solo 26 kilómetros cuadrados, pueda urbanizarse y atraer inversionistas y turistas nacionales y extranjeros.

Las obras debe hacerlas el gobierno central porque si se limita hacer giros, estos llegan pero a los bolsillos de unos raizales.

Blog..elkinenpantalla.