12 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

En Colombia no hay libertad de prensa: William Restrepo

28 de septiembre de 2013
28 de septiembre de 2013

william restrepo

Por Edgard Hozzman  
Londonderry New Hampshire  IX-29-013

Redactor, reportero, presentador, director y editor, con un amplio récord de logros en su actividad periodística, reportero del Canal 34 de Los Ángeles, director y presentador del canal 48 Houston, presentador y director del canal 41 New York, director y presentador del Noticiero Nacional de la Cadena SIN (Spanish International Network) hoy Univisión. Su voz y forma de presentar las noticias le dieron personalidad e identidad a SIN, en su proyección dentro de la comunidad latina de La Unión Americana, lo que redundó en sintonía para esta cadena televisiva.

En Colombia es recordado como un original periodista, que inició su ascendente carrera profesional en una emisora de provincia, «La Voz del Pueblo»  de Pereira. Después de haber conquistado el sueño americano, regresó a Colombia para hacer realidad su gran ilusión: ser el héroe de su historia en su patria. Dirigió y presentó los noticieros, Noticiero Nacional, 24 Horas ,TV Hoy.   Noticiero del medio día.

William asevera: «Lo más importante como reportero para mí fue el testimonio de, niños, ancianos, hombres y mujeres del común en los cinco continentes, escucharles sus frustraciones, angustias, rechazo a las injusticias y su incapacidad para impedirla». Como  periodista, tuvo acceso a los protagonistas que definieron el destino del mundo en los últimos tres decenios del siglo XX: Robert y Ted Kennedy, Martin Luther King, Richard Nixon, Salvador Allende, Jimmy Carter, Omar Torrijos, El Rey Juan Carlos, Gerard Ford, Lyndon B. Johnson, Ronald Reagan, Francois Mitterrand,  Bill Clinton, Valery Giscard Destain, George Bush, Ernesto «Che» Guevara, además entrevistó a grandes científicos, escritores y artistas: Camilo José Cela, Christian Barnard, José Saramago, Carlos Fuentes, Mario Moreno «Cantinflas», Mercedes Sosa, Elvis Presley, Frank Sinatra, Mick Jager, Tito Rodriguez , Celia Cruz, Ed Sullivan; el animador más exitoso de la televisión de Los E.E.U.U. cuyo show, catapultó a la fama a, Elvis, Sinatra, Los Beatles, entre muchos más.  

¿A quién escucha para informarse?

Escucho Caracol para informarme. Y a RCN para la información local. Leo en la mañana el New York Times y The Herald de Miami. Otras fuentes son en televisión CNN en inglés y en la tarde en español. El País de Madrid. Revistas repartidas durante la semana Time, Semana. Dos revistas científicas y todos los protocolos de psicología que tienen que ver con el comportamiento en América Latina. Los Medical Reviews sobre trabajos de investigación. Es decir, tengo suficientes fuentes de información en todos los niveles. Los diarios locales los veo también en la mañana.

¿Cómo llego a Los EE. UU. En qué año?

Llegué a los Estados Unidos, New York, en Enero de 1963 en un vuelo de un día del “Supercostellation” de Avianca.

¿Hoy se hace un periodismo ético?

Los medios de comunicación han crecido demasiado, y los monopolios económicos son los dueños. Los deberes de informar e instruir son cada vez más propensos a la deformación. Para poder hacer un periodismo ético que obedezca a la verdad, que es la esencia del periodista, tenemos que considerar que cada vez la información es más escasa, y las noticias son más. En la noticia solo hay un peligro que afectaría la ética que es la equivocación. Como la información no existe, entonces es difícil concretar una medición ética de lo entregado al público. En el ámbito de la ética diría más bién que corresponde a los géneros de opinión como el editorial, la columna, el artículo de fondo, el ensayo donde su campo de función es el de las ideas a partir de acontecimientos en la realidad más inmediata. Entonces, hoy la ética es para la información, pero no es aplicable a las noticias, donde el poder económico categoriza en tiempo y extensión, lo que la audiencia debe saber.

¿Por qué regresó a Colombia?

Mi regreso a Colombia después de 44 años viviendo en el  exterior tuvo dos razones poderosas. Una el pasar junto a mis padres sus últimos años, y tratar de compartir conocimientos, experiencia y vitalidad, los tres grandes elementos que uno al llegar a esta edad necesita para poder sobrevivir. Mis padres ya murieron desgraciadamente. Y compartir ha sido casi imposible.

¿Cómo recuerda sus años en Washington?

En Washington pasamos varios años. Fue allí donde iniciamos el noticiero de S.I.N lo que hoy es Univisión. En un sótano, y subiendo la señal desde la Universidad de Washington. Fui corresponsal en la Casa Blanca. Hicimos historia en el cubrimiento de un avión de Eastern Airlines que cayó sobre el llamado puente de la 14. Cubrimos por primera vez en el país unas elecciones presidenciales. Importante para mí porque fui el primer anchor y director de noticias de S.I.N( hoy Univisión) y porque abrimos un camino para los periodistas de América Latina.

¿Dónde adquirió el dejo de su voz, es original o copiado?

El dejo de mi voz es original. Es parte del manejo de la tonalidad y la interpretación de textos. Fue producto de un proceso del manejo integral de la expresión verbal.

¿Cuál fue su modelo periodístico?

En esos tiempos no había escuelas de periodismo. Solo existían las de las grandes universidades en Estados Unidos. Cuando comencé a estudiar periodismo en UCLA ya tenía un pre-modelo establecido, caracterizado por el uso del lenguaje, siempre pienso que uno debe “hablar como piensa, y escribir como habla” es decir, en forma natural, de tú a tú. Los periodistas no somos artistas, y los que siempre hemos sido reporteros, jamás vamos a aprender a creernos superiores a los demás, por eso mi lenguaje ha sido, y será, natural, lo más correcto posible, pero el que me entiendan, porque ese es el  elemento fundamental en la cimentación de la credibilidad que es a  su vez es la esencia del periodismo.

¿Qué le falta al proceso de paz, para llegar a feliz término?

Para poder llegar  a un acuerdo se necesitan dos partes. En este momento solo hay una la del gobierno. Los otros no están realmente en un proceso de paz, sino en la búsqueda de más tiempo para reorganizarse. Las FARC no han cambiado sus intenciones de tomarse el poder. Tampoco han pensado en pedir perdón, y reponer a las víctimas. Nos hemos acostumbrado a la guerra y no sabemos como será la paz. Además, nuestra sociedad tiene otro problema más: la corrupción que es el narcotráfico de los 80, pero en el 2013. No veo la paz muy cerca, se volvió un paradigma,  que está sepultando los valores, y cambiando el rumbo de un pueblo que lo tiene todo.

¿Eran más objetivos los noticieros de television de su época?

La objetividad es subjetiva. No podrá haber objetividad cuando los noticieros pertenecen a políticos. O a grupos económicos. Hay cosas que no se pueden decir, hay otras que solo se dicen cuando lo permitan, y otras que generarían una catástrofe si se dicen. Y las demás no las sabemos decir.

¿Cuál fue la mejor entrevista que usted hizo, por que?

Fueron muchas las entrevistas que hice en mi carrera. Unas más dramáticas que otras. Unas más tristes que otras. Unas más riesgosas que otras. Y todas dejaron huellas en mi vida. Las de la guerra, Bosnia Herzegobina un escenario histórico donde cuando llega el momento, los padres desconocen a sus hijos, los hijos a sus padres, y la vida vale poco. La miseria en lágrimas, el dolor en acciones violentas. El rencor expresado con palabras. La alegria de otros en rostros que triunfan. Y la desesperanza de quienes son derrotados. Siempre me impresionaron las respuestas y espontaneidad de la gente común y corriente de la calle. Con ellos en varios continentes hablé muchísimo, esas entrevistas me impresionaron más que otras. Hubo entrevistas sin palabras. Otras donde el periodista lloró igual que el entrevistado. Me conmovieron las palabras de los niños y su forma de ver el mundo.

¿Qué le hace falta a la radio noticiosa de hoy?

A la radio noticiosa de hoy le falta más información. Mejores intérpretes. Mejores reporteros. Más dirección. La radio en poder de extranjeros, y de un grupo económico, se ocupan más de las finanzas que de los contenidos. Y algo que ya no existe; pasión. Los reporteros de radio ya no vibran con la noticia, y se olvidaron de la información. Todos quieren ser artistas. Y son pocos los que escriben bien.

¿Cómo llego a la radio y la television?

En la radio comencé cuando estaba en quinto de bachillerato. Desde las 5 AM hasta las 8 Am. Volvía a las 12 a leer un noticiero, y regresaba a las 5PM hasta las 9PM en la Voz del Pueblo en ese entonces de Todelar. En televisión comencé en KMEX Canal 34 de Los Angeles, como redactor, y a la semana estaba presentando el noticiero estelar de la planta.

¿Se acabaron los locutores lectores de noticias?

Creo que los locutores de noticias se acabaron porque no hay voces con personalidad. Con credibilidad, que infundan respeto. Los locutores de ahora se lanzan a leer material sin saberlo. Sin tener idea de qué están leyendo, por lo tanto el delivery es demasiado pobre. Colombia tuvo las mejores voces de noticias de todo el continente. Hoy ya no están, y nadie los reemplazó.

¿En Colombia hay libertad de prensa?

Yo creo que la libertad de prensa en Colombia se ha vuelto una bandera para demostrar que se pueden decir cosas. Pero nada más. No hay libertad de prensa. Hay periodistas que ya tienen precio. Y hay gobernantes como la gobernadora del Quindío que prohíbe a los periodistas que trabajan en su gobierno, entrevistar a la alcaldesa de Armenia, y el que le entreviste pierde el puesto. No puede haber libertad de prensa donde hay periodistas que trabajan con escolta. No existe la libertad de prensa en un país donde en provincia amenazan, y matan periodistas con mucha frecuencia. No hay libertad de prensa en un país centralista, donde la provincia es como si fuera otra nación. Y no puede haber libertad de prensa donde los grupos económicos patrocinan el ejercicio del periodismo a su conveniencia y acaban con los que no necesitan. No hay libetrad de prensa en Colombia.

¿Qué noticia lo entristeció hasta las lagrimas?

Un hombre comiendo pasto en la guerra de Bosnia que me dio una entrevista sin palabras, solo con los ojos, y la boca llena de su comida del día. El ataque a las torres gemelas. Armero y Omaira. La miseria de los bordes poblados de Pereira y las entrevistas con los niños. Todas me arrancaron lágrimas.

¿Yamid o Julio Sanchez?

Los dos Yamid y su alumno Julio Sánchez Cristo. Tuve la suerte de trabajar con ambos. Y los admiro a los dos.

¿Cuál fue su formula femenina leyendo noticias?

La mejor pareja en un set de noticias fue Judith Sarmiento, como ella, aún hoy no ha nacido una mejor. Profesional, seria, responsable, es la anchor de mayor credibilidad y recordación en Colombia y una excelente persona, porque hay que recordar que “para  ser buen periodista hay que ser primero buena persona”.

¿Fue un error dejar la television y radio de los EE.UU.?

Yo creo que nunca he dejado la radio y televisión latina de Estados Unidos, he crecido en ellas, y sigo aportando lo que debo aportar al pasar de los años. Aprendí y sigo agredecido de cuanto recibí.

¿Los directivos de la radio y television han sido desgradecidos con usted?

Los directivos de la radio y televisión han cambiado. A mi no me deben nada. Todos aportamos el máximo, abrimos caminos. Ensayamos sistemas con lo que teníamos. Empezamos usando film de cine de 16 mm, pasamos por el video en blanco y negro, por los cassettes grandes de tres cuartos, hasta que llegamos a la era digital. Me pagaron muy bien. Nos ganamos todos los premios desde emmys hasta el Peabody, fuimos los primeros. Años después vino el medio latino Geraldo Rivera y ganó el mismo premio, desde entonces ningún otro hispano lo ha hecho. No me deben nada.

¿Por qué tiene fama de prepotente y soberbio?

Prepotente y soberbio, tal vez es cierto. Todo pasó tan rápido. Fueron 20 años de crecimiento veloz. Abríamos estaciones de televisión en todo el país. Vino Naciones Unidas, Casa Blanca. La Universidad, las conferencias. Todo muy rápido. Era y sigo siendo muy serio en el set. Pero sé lo que digo porque hablo de lo que puedo hablar. Si pude haberlo sido. Dios me dio la oportunidad de que cuando estaba en la calle, sin nada que comer y cuando estaba en la cima con todo a mi disposición, no me diera cuenta, por eso mi vida hoy es más tranquila. Pero si pude haber sido prepotente y soberbio, era un muchacho…que se quería comer el mundo y se lo estaban poniendo a disposición, y aún hoy no se porqué.

¿Lo han censurado?

Censura… dos veces trataron en New York y en Miami, pero no tuvieron éxito. Cuando uno dice la verdad, lo callan, pero no lo censuran.

¿Como recuerda la  Univision en qué usted trabajó?

El comienzo de univisión fue ajustado a la época. Ëramos muy pocos. Teníamos a un verdadero visionario, René Anselmo, y un magnate, Emilio Azcárraga, que le creyó y entre los dos, montaron a SIN, la que llamaron después Univisión. No tenía figuras, ni artistas. Todos hacíamos de todo. En armonía solo crecíamos, y todos estabamos llenos de pasión por el trabajo, por crear, por hacerlo distinto, pero bien y natural. Así  era nuestra Univisión que levantó casi piedra por piedra con don Emilio Nicolas de San Antonio, Texas. Nosotros ni sabíamos cuánto ganábamos, solo trabajamos. Recuerdo esos años con mucho orgullo al ver hoy lo que construimos unos pocos para beneficio hoy de muchos.

¿A quién le falto entrevistar?

Quisiera entrevistar a Napoleón, a Cristo, George  Washington, a Lincoln. Los esclavos. Me faltan Kant y Yung y Freud y Bolivar. Quisiera saber qué pensarían ellos de lo que hemos hecho con su legado.

¿Le gustan las imitaciones que de usted hace Guillermo Diaz o le parencen irreverentes?

La primera imitación que me hicieron fue la de Jaime Garzón (Q.E.P.D)que la llevó a la televisión. Después Guillermo Diaz la continuó hasta el día de hoy. Y una que hicieron con los reencauchados. No me molesta, al contrario me siento honrado que unos profesionales como ellos me imiten en la voz y ademanes.

¿Fue un error el haber suspendido las licencias de locución?

Lo de las licencias de locutor, sí, fue un error haberlas suspendido. Cuando yo saqué la mia había que presentar unos exámenes de cultura general complicados. Por eso los de mi generación podíamos hablar por radio, porque había respeto por la audiencia y cultura. Y esto no existe hoy porque cualquiera toma un micrófono y dice cualquier cantidad de cosas.

¿Una anécdota en su paso por la television latina de Los EE.UU?

Son muchas las anécdotas….pero una de ellas fue muy emocionante. Secuestran un avión en Texas y lo traen a Los Angeles un lunes, cuando no hay noticias realmente. Llegamos nosotros del canal 34 y yo le dije a los del FBI que sabía quién era el secuestrador y que era el único que podía impedir que se llevaran ese avión a Cuba. Era la época de los secuestros de aviones que terminaban en Cuba. Le preguntaron al secuestrador  si me conocía y dijo que no. Yo insistí, que tampoco les íba a dar el nombre para proteger al individuo. Finalmente le preguntaron si quería que subiera al avión, y el hombre dijo que si. Sin camisa, y sin pantalones, con las manos arriba, subí al avión Era lunes, no había noticias, así que esta se volvió la noticia del año. Dentro del avión le pedí al secuestrador que me dejara entrar al camarógrafo que se trajo una microonda portátil y la cámara, y desde el avión el secuestrador dió un discurso contra los  Estados Unidos, que todo el mundo oyó. Finalmente el individuo decide entregarse. A él le dieron 20 años y a mi me dieron varios premios. Después yo hice un comité para pagarle un abogado, pero de nada sirvió porque lo condenaron, entonces nos encargamos de sostener a su esposa y tres hijos, por varios meses, y conseguir ayuda del estado.

¿Todo tiempo pasado fue mejor?

Todo tiempo pasado siempre es mejor, porque fuimos protagonistas. Ahora llenos de experiencia, conocimientos y vitalidad, queremos es compartir, y no nos dejan. Sufro las mismas frustraciones del pasado, y es como si nada hubiera ocurrido en 50 años, solo que ahora estamos más comunicados, y ya contamos todo lo que nos pasa en una red de datos, y hablamos con todos a pesar de no conocerlos. Nos hemos acercado más al mundo, pero nos hemos alejado más del seno de nuestra familia.

william restrepo