22 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Dos extorsiones debe pagar el común de los colombianos

10 de septiembre de 2013

elkinLos bancos debieran pagarlo, si es que en verdad lo recaudado  estará destinado a inversiones sociales, porque ellos  no  solo son los  primeros aprovechadores de todos los ahorros nacionales sino que serían los sobresalientes  beneficiarios de una fecunda producción cuando llegue la paz, cuando se pueda trabajar mejor el campo si es que brotan industriales inteligentes en lo agroindustrial. Habría más chequeras, más peticiones de servicios, aunque no sean buenos, bajo la protección de las sucias jugadas de quien sabe disfrazarse bien: el U-liberalismo en el poder.

Si, un impuesto –el cuatro por mil—que debieran pagar los bancos, los más raros  en el continente, por  servicios por los cuales cobran altas sumas de dinero, como las malditas chequeras, consiguiendo simultáneamente, aunque sea a medias,  tapar la tramposa jugada de ser tolerados por los gobiernos Ne-U-Liberales  que  se nutren de sus   desvergonzadas e inmensas utilidades, siendo los bancos mas deficientes en Suramérica, mas malos, mas malos que  los brasileños, mas malos que los chilenos,  mas malos que los peruanos, que los ecuatorianos. Y como para cerrar con broche de oro, como   cincuenta  años más atrás de  los panameños.

Un impuesto bastante parecido al de la gasolina que tenemos que pagar al precio –uno de los altos en el mundo–  que le provoque al gobierno U-Liberal de turno. Otra  oficial extorsión.”O me pagas lo que me dé la gana, o no puedes mover tu carro”.  

El U-Liberalismo en el poder debe pensar en el futuro, que tal como lo muestran los campesinos no será el de un pueblo que siga resignado. Las redes sociales mueven mucho a la gente, mucho más, en la medida en que la libertad de información en Colombia nunca pueda  ir más allá  de donde lo toleran los dueños de los medios que igualmente  en síntesis no pasan de ser los dueños de unas empresas generalmente  mediocres que  se contentan con mantener llenas las cajas fuertes, sin pensar en que algún día  lograrían, si se esforzaran,   ser respetadas por la creatividad e innovación en el mundo libre.

He ahí dos extorsiones que miles  de votos  le quitarán a la pretensión que tiene una persona de buenas maneras que gagueando casi tiernamente  tratará de convencer al electorado de que lo re elija en la presidencia.

Los tales impuestos los deben asumir  los ricos, los bancos, los ecopetroles, los que tienen como hacerlo, algunos de los cuales se han hecho adjudicar terrenos habilidosamente presentados como baldíos, o los mismos que a través de testaferros se han apoderado de organizaciones financieras presentadas falsamente como quebradas o mal administradas.

No existe razón alguna para pensar en que el común de las gentes debe financiar operaciones que garantizan la continuidad de lo que el Ne- U- Liberalismo ha consagrado como un Estado Criminal que no solo los beneficia a unos pocos sino a los soportes de estos incrustados en las cortes  o en el ejercicio de una justicia que en realidad es una cadena de actos de putería.