13 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

«Me dijeron que era un favor que le debía hacer al presidente Uribe»: Yidis Medina

7 de agosto de 2013
7 de agosto de 2013

 

«Me persuadieron, casi me obligaron, me decían que era un favor que le debía hacer al presidente. Yo ya lo acepte, y lo pagué. ¿Pero entonces qué, el cohecho lo hice yo sola?». Con estas declaraciones la excongresista Yidis Medina ratificó que recibió dádivas a cambio de votar favorablemente la reelección del expresidente Álvaro Uribe. Medina –libre desde hace una semana después de que el Tribunal de Bucaramanga anulara la sentencia que se le había impuesto a 32 años de prisión por su supuesta participación en un secuestro– fue condenada en 2008 por haber recibido estas prebendas y ahora es testigo dentro del proceso que se le lleva a tres importantes exfuncionarios del gobierno Uribe por su supuesta participación en estos hechos: los exministros Diego Palacio y Sabas Pretelt de la Vega y el exsecretario general de la Presidencia, Alberto Velásquez.

Fue precisamente durante la audiencia de juicio contra estos exfuncionarios, celebrada ayer, que Medina hizo estos señalamientos. Dijo que los exfuncionarios le ofrecieron «lo que quisiera en Barrancabermeja» para que cambiara su voto. «Me lo dice el presidente de la República (en referencia a Álvaro Uribe). Telefónicamente usted (en referencia a Diego Palacio) me dijo que había que hacer patria sacando adelante ese proyecto. Me dijo que me iba a colaborar porque tenía instrucciones del presidente para colaborarme con puestos en Barrancabermeja. El secretario general, en ese momento, el doctor (Alberto) Velásquez también tenía conocimiento de eso (…) Estaban diciendo que tenían perdida la reelección y que tenían que hacer lo que fuera (…) Me dijeron que después de que votáramos debíamos mantener todo esto en absoluto silencio», indicó la excongresista ante los magistrados de la Corte Suprema.

Medina se despachó contra el gobierno Uribe con una frase lapidaria: «Todo me lo enseñaron en la Casa de Nariño. La verdad es que yo no sabía de esas cosas. Yo vine aprender la corrupción fue con el Gobierno del expresidente Álvaro Uribe Vélez». Medina aseveró que, ya cometido el delito, empezó a sentir que su vida corría peligro y fue por ello que confesó ante la Corte Suprema de Justicia lo ocurrido. Su delación le generó una condena a 47 meses de prisión en 2008 y, según ella, amenazas contra su vida y una campaña de desprestigio. La exrepresentante a la Cámara agregó que un colega suyo Iván Mateus Díaz –también condenado por el así llamado escándalo de la yidispolítica– le dijo que corría mucho riesgo al decir la verdad.

«Me dijo: ‘Yidis la pueden matar, hacer parecer como un accidente y muerta se quedó. Es un Gobierno peligroso». La excongresista señaló, además, que «en mayo de 2004 inició una campaña de desprestigio en mi contra. Aparecían anuncios que decían. ‘Yidis paramilitar’, ‘Yidis guerrillera’,’Yidis secuestradora’. Fui víctima de una serie de ataques, e incluso el entonces ministro Palacio me denunció».

En la otra orilla se encuentran los tres exfuncionarios del gobierno Uribe investigados por estos hechos. En recientes declaraciones a la Corte Suprema de Justicia, el exministro Sabas Pretelt de la Vega indicó que «no le ofrecí nada a Yidis, ella ya lo dijo, sus amigos lo dijeron. Lo dijo el mismo Teodolindo Avendaño (en referencia al excongresista también condenado por este escándalo). Ella cambio su voto pero no por las presiones ejercidas por el Gobierno. Ella dijo claramente ese día que iba a votar a favor, que ella creía que era necesario para el país».

El exfuncionario cuestionó, además, las declaraciones que ha dado Yidis Medina. Al respecto aseguró que Medina «cambió los sitios, primero dijo que había sido (Alberto) Velásquez, después que el presidente, después que otra gente (…) No hubo ningún ofrecimiento de nada, aquí se han presentado versiones medio lunáticas, yo nunca he hablado de Yidis». Por su parte, el exministro Palacio expresó que «existen pruebas que demuestran todo lo contrario a las versiones entregadas por Yidis Medina» y señaló que las acusaciones en su contra hay un «enorme contenido político».

Al respecto, el exsecretario general de Presidencia, Alberto Velásquez, se refirió a Medina como de «un comportamiento bastante fuerte y siempre quería algo a cambio. Yo no le di nada, se molestó tremendamente conmigo. Entonces yo pienso que por esas razones cambió sus acusaciones y las dirigió hacia mí». El proceso contra estos tres alfiles del uribismo –tres de los exfuncionarios del gobierno Uribe de más alto rango en líos con la justicia– continúa. El expediente avanza pese a que se ha visto afectado por varias nulidades y enredos judiciales.

La Corte Suprema sigue desenredando los cabos de uno de los escándalos políticos más sonados de los últimos años y por el que han sido condenados los congresistas que recibieron prebendas pero no los funcionarios que, al parecer, se las dieron. Un curioso caso de cohecho, por ahora, con condenados de un solo lado.