12 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Persisten las protestas de tenderos por prohibición a la venta de licores

7 de agosto de 2013
7 de agosto de 2013

 

La movilización que cumple su segundo día de protestas se da a pesar de que el Secretario de Gobierno Distrital, Guillermo Alfonso Jaramillo indicara que la Administración está presta a atender las inquietudes que ha presentado el sector del comercio de alcohol, con el fin de llegar a acuerdos que permitan mejorar la seguridad de Bogotá.

El Distrito se comprometió a trabajar en conjunto con Fenalco con el fin de buscar soluciones a las distintas solicitudes que tienen los integrantes de este sector.

“Hemos llegado a un acuerdo y es que se van a hacer mesas de trabajo, con el fin de iniciar procesos de acuerdo para ver cómo se puede mejorar también la seguridad de la ciudad”, afirmó Jaramillo.

El funcionario indicó que la idea es que tanto grandes industriales de las bebidas alcohólicas como lo son por ejemplo Bavaria, hasta llegar a los tenderos, que son personas que están logrando su sustento de esta actividad, estén de acuerdo con las medidas que se toman en favor de la ciudadanía.

“Vamos a reunirnos con los alcaldes de estas localidades y con la Policía para mirar las solicitudes hechas por los comerciantes, con el fin de analizar con pactos de convivencia que nos permita trabajar en conjunto por el respeto de la vida y por la seguridad de los bogotanos”, afirmó el Secretario.

Jaramillo afirmó, que el decreto 330, salvaguarda la vida de los bogotanos, sin embargo se pueden afectar los bolsillos de las personas que viven de esta actividad y por ello se crean estas mesas de trabajo.

“Si la medida no sirve no tenemos problema en levantarla de forma inmediata. El que no venda o distribuya licor, no tenemos problema en darle permiso para que opere 24 horas”, puntualizó Jaramillo.

Finalmente el funcionario dijo que este tipo de restricciones que implementa el Distrito, buscan evitar situaciones que pongan en peligro la vida de los ciudadanos, y que inciten a cometer delitos como conducir bajo los efectos de alcohol, ya que el consumo de alcohol hace parte de un problema de salud pública.