14 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Pachito Santos es un chiste

6 de agosto de 2013

Pero ahora, resulta que Pachito no desampara ni de noche ni de día al doctor Uribe. Tanto, que se está convenciendo que ganará la consulta con una abrumadora mayoría, porque, todo hay que decirlo, está convencido que es una especie de iluminado que va a salvar al país de la catástrofe en virtud del mal gobierno de su primo. Y una vez ganada la consulta, considera que llegar a la presidencia es cuestión de tiempo, porque para algo ha servido su maestro Uribe: considerar que él y todos los que se mueven a su alrededor constituyen una especie de escuadrón para rescatar al país de su crisis.

Pero la vida es una paradoja, y en ella se incluyen los narcisos intelectuales o los que posan de tales, como el doctor José Obtuso (perdón, José Obdulio) Gaviria. Porque no de otra manera se puede explicar que durante toda la administración del doctor Uribe, Pachito Santos hizo una que otra declaración que de inmediato era rectificada por el presidente, ya porque era imprudente, no era del caso o simplemente era ingenua. Y para ello basta con los remedos que hacen de Pachito en el programa La Luciérnaga, en donde tienen bien claro, que tal como dice su primo el presidente, es “un chiste”.

Hacer una consulta popular para elegir el candidato del Centro Democrático, se nos antoja, constituye una verdadera trampa en la medida que los enemigos del doctor Uribe entren a votar por el doctor Pachito Santos como candidato, pero que a la postre, en el momento de definir el voto para presidente, simplemente voten por otro candidato. Como quien dice, como para quedar colgado de la brocha.

Como va la cosa política hasta el momento, todo indica que el presidente Santos, así no haya salido bien librado en las últimas encuestas, será reelegido, podríamos decir, sin equivocarnos, por “sustracción de materia”.  Porque otro asunto fuera que un candidato como Vargas Lleras, que es bien conocido en el país, que tiene un proyecto político bien claro en materias económica y social, decidiera lanzarse como candidato y de alguna manera podría tener algún chance, teniendo en cuenta sus últimas ejecutorias que tuvieron un sabor de campaña electoral. Pero es bien claro que Vargas Lleras está reservado para un relevo de Juan Manuel Santos, una vez que termine su segundo período.

El vicepresidente Angelino y otros personajes que suenan como precandidatos, no tienen la fuerza electoral requerida, no tienen claridad en sus propuestas, no son conocidos por la opinión pública o no tienen el suficiente respaldo económico como para pensar que puedan llegar a la presidencia. O, simplemente digamos que, como Pachito Santos son un “chiste” y podríamos añadir, que de los malos.