18 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

“Los grandes ganadores serán los futbolistas y los clubes”, MinTrabajo

6 de agosto de 2013
6 de agosto de 2013

 

Los pronunciamientos los hizo Pardo en una columna de opinión que escribió para el Diario Marca y en la que admitió que la iniciativa seguramente tiene enemigos, por lo que llamó a todos los que quieren que prospere, buscar el mayor de los consensos para avanzar en un texto en el que el jugador se proteja, los menores no sean explotados y los clubes se fortalezcan.

El siguiente es el texto de la columna de opinión que escribió el Ministro Rafael Pardo para el Diario Marca:

Por la protección del futbolista

Por Rafael Pardo*

El proyecto de ley para regular las relaciones laborales con los futbolistas profesionales busca ante todo proteger a los jugadores, que en Colombia carecen de un régimen especial que establezca reglas del juego claras, defina condiciones y procedimientos al momento de establecer un vínculo con sus empresas, en este caso los clubes de futbol.

Cierto es que como a todo trabajador colombiano al jugador profesional de fútbol lo protege el Código Sustantivo del Trabajo, pero dadas las características especiales de esta actividad se generan vacíos en la normatividad que facilitan la existencia de formas precarias y no formales de contratarlo, tratarlo y remunerarlo. Y se encuentra entonces que a veces no hay contratos a término fijo, o que no se tienen en cuenta las normas del Código del Menor al momento de vincular a menores de 18 años, tampoco hay claridad en las obligaciones de las partes, ni en temas como la jornada laboral, cesión temporal o traspaso definitivo del futbolista, ni sobre las  indemnizaciones a pagar en caso de terminación anticipada de los contratos con o sin justa causa tanto de una como de la otra parte.

Después de escuchar a los representantes de los jugadores y exjugadores, a la Federación Colombiana de Fútbol, a los clubes a través de la Dimayor, en un proceso en el que además revisamos la legislación de países como Brasil, Argentina, España, Chile y Perú, entre otros, y en el que contamos con la asesoría de expertos de la FIFA, nace la propuesta que revelamos esta semana y concluye una primera fase de construcción sobre la cual estamos invitando a todos a concertar para contar, en lo posible, con el mayor de los consensos al momento de presentar la iniciativa al Congreso de la República.

En 20 artículos resumimos la propuesta que incluye la obligatoriedad de contrato a término fijo, sin período de prueba,  entre el jugador y el club; documento que debe ser por escrito, con copia para los intervinientes y las partes interesadas,  y en el que se deben precisar detalles como lugar de celebración, objeto, salario y conceptos que lo integran, forma de pago, así como las retribuciones que no constituyen salario, el monto de una retribución mínima para el futbolista en caso de cesión temporal o traspaso definitivo y el valor de la indemnización adicional a la legal en caso de terminación sin justa causa.

Entre otros aspectos se establece que dichos contratos tendrán una vigencia mínima de una temporada o campeonato y máxima de cinco años prorrogables; sólo podrá haber contratos con menores de edad  después de 15 años cumplidos, a través de su representante legal y  con previo permiso del Ministerio del Trabajo.

Están también a consideración en el Proyecto de Ley Laboral del Fútbol propuestas como las de que el jugador pueda terminar unilateralmente el  contrato cuando el equipo no paga cumplidamente sus salarios y prestaciones sociales, la exclusión de concentraciones y desplazamientos de la jornada laboral y la plena garantía de la libertad de trabajo y la estabilidad contractual.

En términos prácticos: Si dos clubes pactan una cesión temporal o definitiva,  deben contar con la voluntad del futbolista y pagarle una suma no menor del doce por ciento de lo que acuerden. Si un jugador decide dejar su club para contratar con otro, pagara al club una indemnización igual a lo que falté del término fijo, más lo pactado en el contrato, siendo el nuevo club solidariamente responsable en dicho pago.

Viene ahora una segunda etapa en este proceso que es la concertación. Es el gran reto de los que queremos que la iniciativa sea Ley de la República. La tarea no es fácil, pues es claro que también hay intereses empeñados en mantener el actual estado de cosas de las cuales sacan el mayor provecho. El propósito es poner a Consideración del Congreso el próximo mes la propuesta concertada. Como se trata de una ley de trámite ordinario, el Senado y la Cámara tendrá el tiempo suficiente para discutirla y aprobarla, para que en enero del próximo año el futbol profesional colombiano esté regulado por este régimen especial.

Los grandes ganadores serán entonces los jugadores y los clubes. Los primeros porque dejarían de estar expuestos a la inseguridad que implica el no tener reglas claras en sus relaciones laborales; los segundos, porque con la existencia de un contrato de trabajo como se propone, los contratos de los futbolistas entrarían a formar parte de los activos de club.

Esperamos entonces las mayor participación, entendiendo que queremos los más amplios consensos pero sabemos que no todos los temas tendrán unanimidad, y enfatizamos en algo que puede ser obvio pero no sobra recordarlo, que puede que no todos quienes están en el fútbol quieran que exista una ley que regule las relaciones laborales en este sector. A algunos les conviene que no esté regulado el tema de contratos, o que no sea específica la legislación de menores por intereses personales que no sirven ni a clubes ni a jugadores. Sabiendo todo esto los invito a que juguemos en el mismo equipo todos los que queremos ley así discrepemos en algún tema puntual, los que queremos que el jugador se proteja, los que queremos que el menor no sea explotado y los que queremos que los clubes se fortalezcan.