12 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Los corresponsales del pasado

4 de agosto de 2013
4 de agosto de 2013

En el caso de El Tiempo, se cambió la romántica figura del corresponsal por la de un centro de información que presta el mismo respaldo a la redacción central, en la gran capital.

La representación del periódico en cada plaza (noticiosamente hablando) la llevaba un solo redactor que con el apoyo de un reportero gráfico debía enfrentarse a las redacciones enteras de los principales diarios locales. No obstante, el solitario corresponsal solía salirles adelante con informaciones de envergadura que motivaban el aplauso que llegaba vía télex, desde Bogotá, con las firmas del director Guillermo Cano o el subdirector José Salgar; el jefe de redacción Guillermo Lanao  y el jefe de corresponsales Luis Elías Rodríguez.

El modelo a seguir fue el legendario Luis Pareja Ruíz a quien le quedó tiempo hasta para disfrazarse de pordiosero y acumular elementos que le dieron pie a su memorable crónica callejera sobre las pingües ganancias que dejaba el ejercicio de limosnero en la Medellín de los años

50. El truculento recurso que se inventó el cronista paisa ha tenido muchas copias en todos los medios con el correr de los años.

A la muerte súbita de don Luis, quien en su época de locutor de Radio Córdoba bautizó en su debut al famoso Dueto de Antaño conformado por Camilo García y Ramón Carrasquilla, lo sucedió su hijo Rodrigo, quien llegó a imponer marcas inigualables como alcanzar a publicar en primera plana, en una sola edición de El Espectador, ocho noticias gordas, todas de importancia nacional, originadas en su ciudad.

Pareja hijo (uno de los colombianos que más conocimiento tiene del tango argentino) condujo con innegable maestría las ediciones regionales del diario de los Cano para Antioquia, en cuyas páginas tuvo su Cabo Cañaveral el inolvidable ingeniero civil Roberto Cadavid Misas, “Argos”, quien sería a la postre, gracias a Rodrigo, su descubridor, el más exitoso crítico gramatical del diarismo colombiano.

Recordamos otros corresponsales de “El Canódromo” de nuestras nostalgias: Aquiles Berdugo y Sanint Vermut, en Barranquilla; Manuel Vicente Guevara, en Cali; Antonio J. Olier y Dairo Martínez, en Cartagena; don Adel López Gómez, Evelio Giraldo Ospina, Juan Antonio Díaz y Jairo Castro Eusse, en Manizales; Alvaro Fonseca Cornejo, en Bucaramanga; Anibal Cardenas, en Armenia; César Augusto López Arias y Guillermo Alvarez  de los Ríos, en Pereira ; Guillermo Ortega Linares, en Ibagué; Fenner Cleves Chaves, en Neiva, Omar Gurrero Muñoz, en Pasto; Eduardo Guevara, en Santa Marta, Carlos Alberto Atehortúa, en Valledupar; Lelis Enrique Movilla Bello, en Sincelejo,  y Carlos Campo, en Popayán.

La apostilla: Cuando oficiaba como gobernador de Caldas el general Armando Vanegas Maldonado (en los convulsos tiempos de la doble segregación) insistía en la presencia del corresponsal de El Espectador, en sus ruedas de prensa, porque (según decía)  era el diario que leían su mamá y sus hermanos, en su casa de Bogotá.