14 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

¡Oye! ¿Y quiénes ganamos las elecciones?

30 de agosto de 2013

marco uribeEl pasado domingo 25 de los corrientes, se celebraron en el departamento de Caldas elecciones atípicas para elegir un nuevo gobernador, ante la declaratoria de nulidad de la elección del anterior proferida por la justicia Contenciosa Administrativa. Procuraré utilizar un lenguaje coloquial y sin eufemismos para analizar y tratar de entender ciertas situaciones anómalas que rodearon estos comicios. Aclaro que no me permitieron sufragar por ser unas elecciones atípicas y mi voto en las pasadas fue en otro lugar; y, en caso de que hubiese votado lo habría hecho por el poeta de Anserma, así se lo manifesté al elegido mandatario por escrito y verbalmente, situación que comprendió perfectamente. Ojala dejen gobernar a Julián, lo conozco y lo he tratado y sé que es un buen hombre.

Gran sorpresa me lleve ese día 25, cuando leí en el Diario local el artículo ¿Qué se juega el día de hoy? en principio creí que hacía referencia a los ‘troncos’ del Once, pero no. Era un escrito insulso, gaseoso y con tendencia a confundir incautos, lleno de estulticias venenosas dirigidas a destinatario equivocado. Veamos: la suerte del aeropuerto de Palestina está truncada por culpa de la dirigencia regional del Partido de la U., quienes con su connivencia permitieron esa gran expoliada; se refirió a la férula yepo-barquista, pero omitió, a sabiendas y de mala fe, advertir sobre el peligro que se cernía con la nueva coalición como una mezcolanza excremental más putrefacta; el padre y la madre del paramilitarismo están apoltronados en el partido de la U., en cuanto a la relación con los paramilitares, las cárceles están llenas de militantes de la U., los ex y parlamentarios del partido de la U. en Caldas son de mejor familia que los de la costa, por eso están libres; y, por último, qué bueno que el autor del artículo escuchara los comentarios vox populi que se tejen sobre el ´crimen’ al que trata de referirse. ( : http://patria05.servername.com/columnas/que-se-juega-el-dia-de-hoy)

En entrevista concedida a RCN- Manizales- radio, uno de la candidatos a la gobernación de Caldas, Eugenio Marulanda, quien es caldense pero arraigado en Bogotá, apenas pisó suelo caldense sintió el hedor que expele la corrupción y bautizó a la coalición perdedora como la ‘cuarentona’ y celebró su derrota y muerte, y a la nueva mezcolanza como la ‘quinceañera’ como más entendida y más perversa que la que murió, sindicándola del saqueo al aeropuerto de Palestina, del robo descarado en las obras del Barrio San José, y le faltó al doctor Marulanda mencionar el ‘serrucho’ de la silletería del Estadio y el frustrado negocio del sistema integrado de transporte público, y, además, otras pilatunas en la administración Rivas, de Néstor Eugenio y de Juan Manuel, y estos son los impolutos de la U. Se salió de Guatemala y se cayó en Guatepeor. Le asiste toda la razón al doctor Marulanda. ¿Se daría cuenta sólo por su olfato? ¡Ah! Es mejor que nos caigan muchos ‘paracaidistas’ como Marulanda, y no tener ‘Curas’ frustrados y descarriados.

Cada vez que en Colombia se habla de los vicios que afectan la política siempre se termina concluyendo que ello no sólo se debe a que quienes la ejercen la utilizan estrictamente en beneficio propio y no general, sino a que la misma normatividad que la rige la dejan coja y con muchas falencias y vacíos que impiden depurarla o disciplinarla, como es el caso de la doble militancia consagrada en la Constitución Política y en la ley 1475 de 2011, quedando todo en buenas intenciones. Dice la norma superior en concordancia con la citada ley: “En ningún caso se permitirá a los ciudadanos pertenecer simultáneamente a más de un partido o movimiento político con personería jurídica”. El verdadero espíritu de la norma inicialmente era que quienes incurrieran en la doble militancia si eran elegidos o estuvieran ocupando cargos de elección, perdieran la curul. Situación que está lejos de ser lo ideal.

En Caldas ocurre el caso más raro o sui géneris de Colombia, tenemos a un Senador elegido y avalado por el Partido Conservador que  goza de unos privilegios que le permite de manera olímpica burlarse de su propio partido y de paso constreñir y engañar a su ‘piara’ de electores, pues, con gran habilidad clientelista maneja el cuento ‘chino’ del Sierrismo a través del  embeleco de Salvación Nacional y del Conservatismo Independiente, dos espectros que sólo habitan  en su memoria y en la de algunos de sus comensales burocráticos, permitiéndole, además, la odiosa doble militancia y promover candidaturas por fuera del aval concedido por su partido, esto también es una modalidad de corrupción, la cual se ejercita descaradamente ante la mirada impávida del Presidente del Directorio Nacional Conservador, quien también  es caldense.

En un artículo del columnista Pava Quiceno, publicado en el Diario La Patria el 23 de agosto  del año en curso, refiriéndose a un candidato a la gobernación, sostiene: “que votar por Julián Gutiérrez es, en la práctica, votar por una mentira; es votar por la continuidad de la perversión en la administración pública; es votar por el secreto, el misterio y la manipulación en los grandes negocios del departamento; es votar por la impunidad en los actos delictuosos que cometen sus aliados; y es ratificar la patente de corso que se instauró en Caldas, donde los delincuentes dejan de serlo cuando se alían con los poderosos. Y no propiamente porque así lo determine Julián; sino porque, sin quererlo, resultó acorralado y preso en las redes que le tendieron, y porque quienes hoy le invierten altas sumas de dinero a su campaña, lo terminarán manejando a su antojo después de habernos llenado de mentiras y embustes”

Ciertas afirmaciones de Pava Quiceno, son una verdad de a puño, otras carecen de un soporte que encuadre dentro de la racionalidad, el voto por Julián no es votar por una mentira, es un voto real por un candidato; no creo que se deje acorralar ni que lo vayan a manejar como a una marioneta, dadas sus condiciones y valores que tiene y que le inculcaron desde la ‘cuna’  frente a unos ´pelagatos’ mercaderes de votos; un gobernador no es omnímodo, ni omnipotente, ni omnipresente, gobierna con un equipo de gente capaz y honrada, no de ratas y aduladores, y tomando distancia de ciertos políticos corruptos y de relaciones non sanctas, así le hayan hecho aportes económicos y colocado algunos votos con mácula.

Señor Pava Quiceno, lo que sí es una falacia y una vergüenza para los caldenses es votar por una clase política como algunos que tenemos en el Congreso, en la Asamblea, en Concejos y Alcaldías, eso sí es votar por la continuidad de los perversos; es votar por el secreto, el misterio y la manipulación de los negociados ( aeropuerto, San José, estadio, etc,.); es votar por los que manejan los hilos de la impunidad; es votar por el paramilitarismo que con destreza han ocultado con la connivencia y la presunta compra de fiscales. ¡Eso sí produce vergüenza!

La verdad sea dicha, así haya ganado el nuevo gobernador con el aval del partido de la U., no vale la pena hacer referencia a éstos, ya que están en sus últimos estertores, la única ideología que les queda es la del paramilitarismo, su estructura es endeble, sólo descansa en el gran olfato de Juan Lozano.

Apostilla: Cae más fácil un mentiroso que un cojo. ¿Por qué será que el Presidente de la Cámara, ha procurado evitar la notificación de la Demanda de Pérdida de Investidura? ¿Se le olvidaría que existen muchos medios de notificación?

Manizales, agosto 30 de 2013.

Columnas del autor

*Demanda de Pérdida de Investidura del Presidente de la Cámara