23 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Un libro que hará historia

23 de abril de 2013

Con una concurrida asistencia, entre ellos 15 «cofrades excaracoles», el día viernes 19 de abril a las siete de la noche en la Feria Internacional del Libro 2013, salón Madre Josefa del Castillo, el escritor y periodista, Germán Castro Caycedo, presentó el libro “Una apuesta por el periodismo” de Antonio Pardo García, premiado este año por el Círculo de Periodistas de Bogotá (CPB) al mérito profesional.

Con la experiencia de 62 años en los medios de comunicación, el autor relata los errores, fallas, equivocaciones y descuidos mayores y elementales del periodismo de hoy, tachado por muchos, como irreverente e irrespetuoso. Para no repetirlos, una serie de crónicas sobre sus vivencias periodísticas muestran las principales situaciones registradas en una época donde el periodismo radial era considerado como el mejor del mundo.

Una obra de obligada consulta

“Una apuesta por el periodismo” es un libro de consulta y lectura obligatoria no sólo para quienes ejercen el periodismo y la comunicación social, sino por todos aquellos que se preocupan por estar bien informados, quieren manejar los medios de comunicación correctamente, pretenden aprovechar los avances tecnológicos en internet y necesitan socializarse con la comunicación, fundamento de toda profesión.

«Ediciones Aurora» y su gerente manager, Jesús Aníbal Suárez, le apostaron a este ensayo que aporta herramientas y reflexiones para conocer en profundidad lo que pasa con el periodismo actual.

El texto de casi 300 páginas enfoca, en la primera parte, los problemas del periodismo, agravados por una avasallante tecnología no utilizada, la suplantación del periodista y lenguajes de la comunicación social, la cuestionada formación científica, la ausencia de capacitación y de aptitud profesional; también la pérdida de principios que ha creado la peor superficialidad en la expresión final de los medios, especialmente electrónicos.

La gran crónica de Pardo

En la segunda parte presenta una crónica de 20 capítulos sobre historias que dejan múltiples enseñanzas prácticas para cumplir con la misión de informar la verdad.

Sobre el autor del libro podemos decir que a sus casi 80 años (nació, en Medellín el 22 de noviembre de 1934), el periodista Antonio Pardo García es una caja mágica de anécdotas que va sacando a medida que relata con lucidez sus 62 años de trayectoria en la radio.

Pardo llegó al periodismo y a la radio de carambola. Un día, mientras se dirigía a la Universidad Pontificia Bolivariana en Medellín, donde cursaba estudios de Economía, vio un letrero en una casa que decía: ‘Se enseña Morse’. Al preguntarle a su mamá de qué se trababa, ella le dijo: «Es el idioma de las comunicaciones, mijo».

Picado por la curiosidad propia de los 16 años, se matriculó, con tan buena suerte que allí funcionaba la oficina de la AP (Associated Press), donde lo contrataron por su destreza para escribir a gran velocidad. Alli se inicio en el periodismo.

Para leer a Pardo García y su aporte al periodismo colombiano con este libro.

La suspicacia de Quintero

Desde su observatorio de la cercana Tocancipá se pregunta el analista Octavio Quintero ¿quién mandó a quién?, a propósito del polémico propósito presidencial de buscar  un alargue de dos años en la Casa de Nariño, los que calcula que va a necesitar para redondear su empeño pacificador. Leamos:

Bueno, una de dos: o Piedad Córdoba habla al oído del presidente Santos o es vocera infiltrada del Presidente en la política, destinada a sondear ante la opinión pública ciertos temas, a ver qué pasa.

Porque resulta suspicazmente diciente que, sin mayores cambios a lo propuesto por ella recientemente, el Presidente proponga una mini-reelección el año entrante de solo dos años y, de ahí en adelante, extender el periodo presidencial a seis, sin reelección.

Si Santos fuera confiable, la propuesta es buena, no tanto en sí misma, como por la oportunidad que se le brinda al país político de enmendar la mácula jurídica que Uribe y su corte le infringió a la Constitución con la forzada y corrupta reelección del 2006.

Pero Santos no es confiable: su camino a la Presidencia está sembrado de traiciones, y su mismo ejercicio presidencial, también.

Entre amigos y enemigos

Según Quintero, “la nueva mejor amiga” que ahora parece tener en Piedad, no dista mucho del “nuevo mejor amigo” que escogió para afrentar a Uribe, recién le sucedió en el solio. Tanto Chávez en el pasado, como Córdoba en el presente, no son más que garrotes para golpear a Uribe.

Una de las mejores expresiones del maquiavelismo es esa que reza: “el enemigo de tu enemigo es tu amigo”. Y Santos es maquiavélico por excelencia.

Santos no va a permitir que el uribismo retorne al poder. Su propuesta de reelección solo por dos años, serían ocho. Es lo que ha sucedió en todos los casos en que se ha reformado la Constitución en Latinoamérica: Venezuela, Ecuador y Bolivia, son ejemplos claros en donde los presidentes han cogido turno como primeros aspirantes dentro de las nuevas reglas de juego. Y es obvio: cuando una Constitución muere, con ella cae todo lo que sostenía, para dar vida a un nuevo “Pacto Social”.

Tolón Tilín

Del magín de Octavio salen también estas cuentas: Con el ardid que propone Santos, su periodo se extendería a 12 años: 4 + 2 +6; y si, como resulta obvio también, al cabo de esos años, moldea su delfín para que le suceda, serían otros seis años, en total 18, suficientes para extirpar del país todo vestigio uribista por físico cansancio o sustracción de materia.