15 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Se mantiene proceso contra el exasesor presidencial José Obdulio Gaviria

2 de abril de 2013
2 de abril de 2013

En su decisión, la jueza negó la petición de preclusión del proceso al considerar que en ningún momento el  exasesor presidencial muestra el arrepentimiento de su actuación y tampoco reconoce su error.

Indicó la funcionaria que no entiende el porqué  después de 9 meses no se ha hecho la retractación y  solo los pasados 9 y 26  de marzo  fue emitida una columna  con su  excusa, pero en ella no acepta su responsabilidad.

La emisión de esas columnas más parece una burla a la administración de justicia que una retractación, pues en ningún momento en su escrito hace alusión a las víctimas  y  busca “lavarse las manos” culpando al exvicepresidente  Francisco Santos, señaló la jueza en su decisión.

En la petición realizada por la Fiscalía para que no se decretara la preclusión, el representante del ente acusador manifestó que la  Corte Suprema de Justicia  ha señalado que no es aceptable dentro de una posible retractación la introducción de elementos que eliminen la responsabilidad del imputado.

Una retractación debe partir del reconocimiento del hecho y en ningún momento, en su columna, Gaviria lo demuestra, ya que se aparta de su responsabilidad aduciendo que  incurrió en un error por culpa del entonces vicepresidente Francisco Santos, enfatizó el fiscal.

Al final de la audiencia, la jueza se declaró impedida para seguir conociendo del caso y la apelación de la defensa fue enviada a un juez del circuito.

El pasado 4 de julio del 2012, la jueza 13 penal del circuito de Bogotá con funciones de conocimiento revocó la preclusión que se le había dado al proceso por parte de la jueza 6ª penal del circuito de Bogotá el 20 de marzo del 2012.

A Gaviria lo demandaron directivos de tres sindicatos colombianos luego de las declaraciones y los escritos que se hicieron públicos  el 19 de Julio del 2007, donde se les tildaba de ser colaboradores de los grupos guerrilleros, tras  asistir a un seminario en Quito (Ecuador) donde, al parecer, con sus firmas habrían aprobado una proposición que respalda  todas las formas de lucha y el uso de la violencia para conquistar el poder.