22 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Política con pimienta

4 de abril de 2013
4 de abril de 2013

fernando gomez
Fernando Gómez

Con el ánimo siempre en alto, estrategia que ha sido usual en su vida, Gómez está dándole la batalla a la enfermedad que lo afecta. Le deseamos muchos éxitos en esta nueva ofensiva de la que, muy seguramente, saldrá airoso.

Como un roble

El ex congresista de la desaparecida Anapo, Domingo Roncancio Jiménez, está como un roble. A sus 82 años, la edad que confiesa, se le ve vital y caminando como un muchacho de veinte. Mantenerse activo es tal vez uno de los secretos de su «juventud», pues en su oficina de la terminal de transporte de la plaza de mercado cubierto maneja una flota de camperos de transporte rural donde todo el día suena el teléfono y recibe a conductores, pasajeros y lagartos. Como si fuera poco, Roncancio está impulsando las candidaturas de Arturo Yepes y Amparo Sánchez a senado de la república y cámara de representantes. Como va, lo veremos cruzando el siglo tranquilamente.

Una olla maloliente

San José fue otro de los grandes lunares de la administración de Juan Manuel Llano, privado de la libertad por el escándalo de las sillas del estadio Palogrande. Concebido inicialmente como un megaproyecto piloto en el país, terminó convertido en una olla maloliente. Por la ciudad circulan muchos secretos a grandes voces sobre la corrupción que ha invadido todo el cuerpo de San José. Sin embargo, la justicia ni los organismos de control se han manifestado hasta ahora sobre este «paciente» cuyo mal ha hecho metástasis en casi todos sus puntos vitales. Esperamos que salgan muchas luces del foro que se está realizando hoy para analizar su pasado, presente y futuro. Lo que se percibe de momento es que este macroproyecto de renovación urbana necesita una cirugía de fondo para que le extirpen los «tejidos cancerosos».

Gesto de descortesía

El alcalde de Aranzazu, Gabriel Zuluaga Montes, no le contestó ni siquiera por un gesto de mera cortesía al negro César Montoya Ocampo la propuesta que le hizo para que su administración recogiera en un libro toda la producción literaria del desaparecido poeta aranzazuno Javier Arias Ramírez. Desgraciadamente, es usual en este país que los asuntos relacionados con la cultura se manejen con un desdén que exaspera. El mismo Arias Ramírez decía que gestionar cultura en Colombia es como pedir limosna. Ahí lo está demostrando el señor Zuluaga con su actitud indiferente.

«No compro güevonadas»

A propósito, un paisano nuestro le ofreció un libro de un escritor famoso a un comerciante de la 23 de Manizales y le respondió que «yo no compro güevonadas». Un país que trata así a los escritores no está en nada. En otras latitudes comprenden que la educación y la cultura constituyen la salvación del mundo.

Chismecito farandulero

Un incidente, que no pasó de ser un momento confuso, pero a la vez divertido, se vivió durante una de las audiciones de ‘The Voice’, cuando el jurado Adam Levine -cantante del grupo Maroon 5- no soportó que su compañera, la artista colombiana Shakira, lo interrumpiera y la calló. La cantante colombiana se lamentaba por no haber presionado el botón para que la concursante latina Karina Iglesias se quede en la competencia. “¿Por qué no presioné el botón? ¡Me voy a morir!”, dijo Shakira. A lo que Levin alegó: “¡No puedes hablar! ¡Y no empieces a sacar tu español ahora!”. Como Shakira continuó con sus quejas, el cantante le dijo en español “¡Cállate!”, lo que sorprendió a la colombiana.
El Comercio, Quito.