16 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Megatendencias económicas para la competitividad de Caldas

20 de abril de 2013
20 de abril de 2013

Las megatendencias corresponden a la manera en que el sistema global de mercado responde a los cambios a los que se verá abocado el planeta en los próximos años (20 o menos). “Las decisiones que tomemos hoy para resolver estos desafíos definirán la viabilidad de nuestra región en el contexto global futuro”, sostuvo Johnny Alexander Tamayo, docente de la sede Manizales y PhD en Programa de Ingeniería de Proyectos.

Tal como se observa en el Plan de Ciencia y Tecnología Regional, en el contexto de libre mercado e integración económica en el que Caldas se desenvolverá, dicho plan deberá considerar estas megatendencias con el objeto de generar valor y aprovechar las ventajas competitivas que tiene el territorio, para asegurarse respuestas estratégicas con decisiones presentes al futuro que se avecina.

Desde este panorama se determinó que entre las cinco megafuerzas más relevantes en el contexto departamental están, en primer lugar y como eje articulador, el cambio climático; en segunda instancia, el tema de la energía y los combustibles; seguido por la escasez de agua, el declive de los ecosistemas y, por último, la seguridad alimentaria.

En cuanto al cambio climático, según el profesor Tamayo, las predicciones de pérdidas ocasionadas varían entre un 1% y un 5% anual del PIB mundial. “Para el caso de Caldas es imperativo desarrollar tecnologías para proteger la infraestructura de carreteras, instalaciones (fábricas, acueductos y alcantarillados etc.), viviendas y la agricultura, de las precipitaciones y los cambios en la temperatura y sus posibles efectos en la seguridad alimentaria, sanitaria y económica de los caldenses”.

Frente al tema de la energía y los combustibles, un campo tan fértil como estratégico, desde el Plan de Ciencia y Tecnología se plantea que aunque Caldas no cuenta con autonomía energética, sí tiene las condiciones para el desarrollo de proyectos medianos y pequeños de generación, que no incidan negativamente con el medioambiente; se utilizarían especialmente fuentes alternas como los alcoholes, geotérmicos, la energía solar y eólica.

En tercera instancia y con base en la estimación de que para el 2030 la demanda global de agua dulce excederá el suministro en un 40%, esta situación se proyecta como una oportunidad para un departamento con grandes condiciones hídricas. “Se puede lograr una ventaja competitiva en esta industria si desarrollamos tecnologías en la gestión del riesgo por el cambio climático, donde la clave es la sostenibilidad para asegurar la estabilidad de la cadena de suministro de este recurso”, expresó el investigador de la UN en Manizales.

En lo referente a la pérdida de la diversidad, Caldas cuenta con estudios donde se enuncian acciones relevantes para combatir esta problemática, tales como:

“Desarrollar investigación sobre los ecosistemas que sustentan las ciudades; promover el conocimiento de sus restricciones y potencialidades; elaborar inventarios (conocimiento) sobre biodiversidad urbana y rural; diagnósticos sobre el estado de los recursos naturales y perfiles ambientales urbanos; avanzar en los estudios de la huella ecológica y efectuar el programa de la Red de Ecoparques como núcleos de conservación, investigación sobre biodiversidad, bioturismo y educación ambiental”, afirmó Tamayo.

Por último, desde la previsión mundial de un crecimiento en los precios de los alimentos entre el 70 y el 90% para 2030, se proyecta que quienes puedan producirlos tendrán grandes mercados, para lo cual Caldas debe prepararse empezando por un buen manejo de los recursos hídricos y el conocimiento de su biodiversidad y ecosistemas en un contexto de cambio climático.

(Por:Fin/amej/sup/nics/fgd)
Agencia de Noticias U. Nacional