21 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

¿Conoce Ud. a Benjamín Zafra y a Angélica Fru Fru?

2 de abril de 2013

De hecho, a pesar de lo que dice la gente, podría pasarme mejor sin el teléfono móvil o celular como creo que lo llaman ustedes, que sin ésta pequeña maravilla de tener todo o casi todo lo que necesitas saber y hacer a la distancia de unas pulsaciones en un teclado.Y además es gratis…o lo era, porque cada vez son más numerosos los intentos por cobrarte de una u otra manera.Es formidable el disponer en mi despacho de una pequeña máquina en la que escribo sobre una pantalla, que me corrige mis faltas, y que con la mera presión de un dedo envía mis reflexiones a otra máquina similar en la redacción de un periódico a miles de kilómetros de distancia.

Es formidable que si en ese mensaje yo incluyera una serie de palabras determinadas, los potentísimos e implacables computadores de las múltiples agencias norteamericanas de seguridad me añadirían a una lista de personas non gratas y me harían imposible conseguir un visado para viajar allí. De hecho mí espíritu trasgresor  me pide hacerlo pero a mi mujer no le gustaría. Es una tentación, reconozco que infantil, como cuando un niño de cinco años se ve impelido a decir cosas como caca, pedo, pis.

Es verdad que la red se está volviendo cada día un poquito menos amable. Los monopolios de facto de Google en el correo y en el servicio de redes sociales les están facilitando prácticas poco legítimas (e incluso de legalidad muy dudosa). La principal de todas es el control casi absoluto que están consiguiendo sí no sobre tu persona, sí al menos sobre tus gustos, amigos, horarios, viajes, compras y todo tipo de información privada que ellos almacenan y que gracias a complicados algoritmos y programas que sacan la información de las famosas cookies y la usan para vender perfiles de comprador potencial muy afinado a todo tipo de anunciantes.

Aparte del bombardeo comercial que, yo al menos, veo como un mal menor por que en el fondo es lo que sigue permitiendo la semi gratuidad de la red, lo que si creo que hay que vigilar y actuar decididamente es contra los graves problemas de falta de privacidad que se producen cada vez con mayor intensidad, especialmente entre adolescentes. Me refiero a los casos de acoso, pederastia, abusos psicológicos que se propagan con una rapidez inusitada y que se nutren de la maldad en unos casos y de la inconsciencia en otros. Aparte de los casos de todos conocidos, se ha tenido noticia últimamente en España de una red de rumorología localizada en cada centro escolar o facultad universitaria. El éxito de ésta aplicación es que permite consultar cada día las pseudo noticias o rumores sobre tus compañeros de clase con sólo teclear el nombre de tu centro. ¿Se imaginan las mentiras que se podrán leer debidas exclusivamente a odios personales, celos, venganzas etc…pero que arruinan la imagen y crédito personal de los atacados sin que tengan medios de defensa?

Un caso de cesión de tu intimidad, en éste caso voluntaria, es el famoso Facebook.

Sí, un día caí en las garras de éste fenómeno social. Un correo simulado de un familiar me invitaba a apuntarme y yo (ingenuo de mí) hice “clic” y acepté.

Después de unos meses de experiencia con éste asunto tengo cada vez más claro que es el resultado de la parte más vanidosa y exhibicionista de nuestra personalidad y que su utilidad es nula.

Pero claro, la empresa que lo explota necesita cada vez más usuarios que crucen cada vez más mensajes, publiquen más fotos y jueguen a unos juegos absurdos que aparecen en sus páginas.

Por ello te bombardean con mensajes como el que da título a ésta columna. “Conoce Ud., a Benjamín Zafra y….”

La verdad es que cada vez que lo veo me da risa (mira que lo de “Angélica Fru Fru” tiene bemoles) por lo pesados y contraproducentes que a veces son los mensajes publicitarios (he sido profesional de la publicidad durante 30 años)  y sobre todo porque nunca aciertan con algún nombre de alguien al que conozca de verdad.

Bueno queridos amigos ahora  que tienen un Papa de su continente, tendrán que hacer penitencia leyendo mi próxima contribución que no se hará esperar.

Saludos desde Madrid.

Columna del autor

*A la recherche du temps reencontré.
**¿Todos los políticos son iguales?
*
Mi mujer es abogada
*Tecnología I
*Del “Bistec de los pobres” al Auto (matic) móvil (Tecnología II)