12 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Buencafé Liofilizado de Colombia cumple sus 40 años

3 de abril de 2013
3 de abril de 2013

buen cafe

Fábrica de café Liofilizado en 1972, cuando fue inaugurada por el entonces presidente Misael Pastrana

Ciento doce años han pasado desde que el químico estadounidense-japonés Satori Kato inventó el primer café soluble y lo presentó, en 1901, en la Exposición Panamericana, en Buffalo, Nueva York, Estados Unidos.

El primer café liofilizado del mundo hizo su aparición en 1960, un hito en la historia del café soluble, porque esta sofisticada tecnología conserva intactas las características organolépticas del grano fresco tostado y molido, tales como aroma y sabor.

Trece años después, en 1973, y gracias a la iniciativa de don Arturo Gómez Jaramillo en ese entonces Gerente General de la Federación Nacional de Cafeteros, abrió sus puertas en Chinchiná, Caldas, tierra cafetera por excelencia, la Fábrica de Café Liofilizado, haciendo su primera producción el 27 de marzo.

La estabilidad laboral característica de la empresa ha permitido a muchos colombianos desarrollarse y crecer profesionalmente, en algunos casos a lo largo de esos mismos 40 años, para llevar el sustento a su hogar y sacar adelante a sus familias.

Otro beneficio que los mismos empleados reconocen y agradecen es la posibilidad de crecer desde abajo, escalando posiciones con capacitación y entrenamiento.

En esos 40 años la compañía ha tenido tres grandes ampliaciones (1983, 1997 y 2008), ha actualizado y perfeccionado la tecnología de sus procesos productivos y administrativos a la par de los últimos adelantos, ha elevado su producción, diversificado el portafolio de productos, expandido sus fronteras comerciales y conquistado los más altos reconocimientos y certificaciones nacionales e internacionales, tanto a nivel de producto como de sistemas de gestión de calidad, ambiental, seguridad y salud ocupacional, entre otras.

Haber ganado en 2001 el Premio Colombiano de la Calidad, en 2003 el Premio Iberoamericano de la Calidad y más recientemente, en 2011, el Premio Nacional a la Gestión en la Seguridad son apenas algunos de esos muchos reconocimientos.

Todo esto ha sido posible gracias a los más altos estándares de calidad aplicados en la empresa, a la calidad de los insumos, a su proceso productivo y a los altos estándares de entrenamiento y calificación del personal, aspecto en el que la empresa se ha destacado dentro y fuera del país. Esto sin dejar de lado la relevancia que tienen en esta historia sus clientes y proveedores.

La Empresa se ha convertido en la fuente de empleo más importante para el desarrollo del municipio de Chinchiná. Con una población de alrededor de 60 mil habitantes, más de 415 familias, equivalentes al 75% del personal, se benefician por su trabajo en Buencafé, dado que como política de contratación de personal, la organización le da prioridad a la mano de obra local.

El proceso de formación y capacitación en Buencafé, permite que los empleados tengan la oportunidad de crecer personal y profesionalmente por medio de un plan de carrera y un programa profesional desarrollado especialmente para ellos y certificado por el Sena.

En la actualidad, 40 de los mejores operadores de planta, están cursando Tecnología Mecatrónica impartida por el Sena en sus instalaciones.

A lo largo de su historia, Buencafé no ha cejado esfuerzos en su compromiso con los proveedores locales y regionales; con la comunidad con énfasis en la niñez, la tercera edad, la cultura, la educación y el medio ambiente; a la par de su evolución se han generado empresas de disciplinas especializadas que requiere la industria; pero ante todo ha sido artífice de desarrollar una cultura industrial en el Municipio integrada al mundo del café; ha forjado y ha sido ejemplo de valores, que instan a la transformación y mejoramiento del ser humano.

“Es claro nuestro compromiso con Buencafé: estamos empeñados en la sostenibildad de la empresa, compromiso que entendemos como el trabajo arduo por su permanente prosperidad  y garantizar que exista empresa para las futuras generaciones”, expresa Constanza Mejía de los Ríos Directora de Buencafé.

Cronología

1927

Nace la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia, que de la mano del Gobierno coordina la política cafetera del país.

1960

Aparece en el mundo el café soluble liofilizado.

1973

Abre sus puertas la Fábrica de Café Liofilizado (hoy Buencafé®) en Chinchiná, Caldas, tierra cafetera por excelencia.

1983

La fábrica tiene su primera ampliación. La capacidad aumenta de 1.800 a 4.000 toneladas anuales.

1985

En diciembre, la reina Sofía de España recorre zonas afectadas por la erupción y posterior avalancha, ocurridas el 13 de noviembre de 1985, del volcán Nevado del Ruiz, incluido el casco urbano de Chinchiná.

1986

El 5 de julio, el Papa Juan Pablo II visita Chinchiná, donde ora por las víctimas de la erupción y posterior alud del volcán Nevado del Ruiz, y da palabras de aliento a damnificados.

1997

Tiene lugar la segunda ampliación de la planta. Las exportaciones llegan a mercados de Europa y Asia. La capacidad de producción aumenta de 4.000 a 7.500 toneladas anuales.

2008

Con una inversión de 40 millones de dólares, por tercera vez se amplía la planta y aumenta la capacidad instalada de 7.500 a 11.500 toneladas anuales. La ampliación es inaugurada por el entonces Presidente Álvaro Uribe. La planta cambia su nombre a Buencafé ® Liofilizado de Colombia.

buen cafe