15 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Proyecto de reforma a la salud no llevará mensaje de urgencia

23 de marzo de 2013
23 de marzo de 2013

Santos reveló que el presidente de la Comisión Séptima del Senado lo convenció para que no se pusiera ese carácter de afán a la reforma que va a tener un impacto muy grande en el bienestar de todos los colombianos para dar paso a un debate mucho más amplio.

 

Tuvimos una sesión del Consejo de Ministros, invitamos a todos los presidentes de los partidos que conforman la Unidad Nacional: partido de la U, Partido Liberal, Partido Conservadora, Partido Cambio Radical, Partido Verde, los Presidentes de Senado y Cámara, y los voceros de los partidos, dijo el presidente.

«Y ahí escuchamos del Ministro de Salud, (Alejandro Gaviria), cuál era la intención con la reforma a la salud que presentamos ante el Congreso», añadió.

«Ahí mismo convinimos que al día siguiente íbamos a hacer una sesión de desayuno de trabajo con toda la Junta Médica –la Junta Médica es como la organización que cobija a todos los interesados en el sistema de salud. Ahí están representados los científicos, los médicos, los pacientes, los hospitales, las EPS, todos los interesados», anotó.

Dijo que de ahí surgió un texto propuesto por la propia Junta Médica de un proyecto de ley estatutaria que se analizó muy detenidamente, «y ahí mismo tomé la decisión de que ese texto se convertía en el texto oficial para presentar ante el Congreso en materia de ley estatutaria para la salud. Y ahí se decidió».

Más adelante planteó:

«Entonces íbamos a presentar de forma inmediata ante el Congreso ese proyecto de ley estatutaria y el proyecto de ley ordinaria que reforma del sistema.

La ley estatutaria lo que hace es aclarar, es señalar ese marco jurídico en materia de derecho -El derecho a la salud es un derecho fundamental- pero tiene que, como todo derecho, tiene sus límites, no hay derechos que son ilimitados. Tiene sus límites. Y la limitación de ese derecho debe ser a través de una ley estatutaria, así lo dispone nuestra Constitución. Que deje de ser la salud un negocio, que sea un derecho fundamental y que se pueda proveer con todas las de la ley, de forma mucho más eficiente, mucho más oportuna. Y de eso se trata esta gran reforma.

Nosotros cuando recibimos el Gobierno, recibimos un sistema de salud totalmente quebrado y totalmente, -perdóname la palabra- ‘despelotado’, la verdad es que era un sistema que iba como al garete.

Poco a poco hemos venido mejorando ese sistema y finalmente nos dimos cuenta que de todas formas el modelo necesitaba de una reforma. Y esta dos leyes lo que hacen es reformar el modelo y permitir que ese proceso de saneamiento, que el sistema de salud se pueda mejorar.

Porque en términos generales, los recursos que se le dedican a la salud aquí en Colombia deberían ser suficientes para tener un buen sistema de salud. Y nuestro sistema adolece de demasiadas fallas porque lo diseñamos mal, lo administramos, porque se permitió que se introdujera la corrupción y todo eso es lo que estamos tratando de sanear. Por eso esos dos proyectos son tan importantes.

Ayer, con el Presidente de la Comisión Séptima del Senado hablábamos sobre la conveniencia y la inconveniencia de ponerle un mensaje de urgencia a ese proyecto; sobre todo al proyecto de ley ordinaria. Me convenció el Presidente de la Comisión, y muchos otros miembros del Congreso, que de pronto era mejor no ponerle mensaje de urgencia, y permitir que se haga un debate más amplio.

Es tan importante este tema que merece que se le dé el tiempo suficiente para que la gente entienda el sistema, entienda los cambios y en la medida en que la gente vaya entendiendo el sistema y entendiendo los cambios y viendo como realmente este sistema es mejor de lo que teníamos antes, la gente lo va a apoyar más y más, para que salga esto con todo el apoyo de las diferentes comunidades y de los diferentes interesados, muchas veces hay intereses muy encontrados.

Buscar una solución práctica para todo el mundo –pues de eso se trata un proyecto de esta naturaleza- voy a hablar con los Presidentes de Senado y Cámara. Y le dije al Presidente de la Comisión que si hay un compromiso real del Congreso –apreciados representantes- de aprobar el proyecto, y aprobar el proyecto en términos generales, y como está. Por supuesto, si se puede mejorar, y generalmente se mejoran las leyes cuando hay una buena discusión, bienvenida cualquier mejora; pero, si se compromete el Congreso que sí se aprueba este año, en cuyo caso –entonces- no meteríamos el mensaje de urgencia y daríamos más tiempo para que se discuta. De manera creo que eso es importante dejarlo claro».