10 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

No tragar entero

31 de marzo de 2013

esteban jaramilloAunque la hipótesis de una eliminación está lejana,  la caída duele porque no hubo derroches técnicos, se montó una ofensiva equivocada en hombres y características, se perdió el flujo de juego medular y aparecieron serias inconsistencias defensivas al punto de que la figura fue el golero David Ospina que evito una humillante goleada. Falcao, nuestro artillero insignia, ídolo de todos, parecía un gatito enjaulado, en soledad, frente a la lenta y recia zaga venezolana, como consecuencia de los planes de ataque propuestos.

Parece que  nuestro rival  más fuerte ahora es el conformismo, que marcha  emparentado con el exitismo, en sobredosis. Sobre todo, cuando Ecuador enseña sus dientes, con   tres delanteros a lo ancho de la cancha, intimidantes y goleadores y Argentina pisa firme a un paso de su clasificación, para citar los próximos oponentes.

Sonó el despertador a tiempo, para ponerle freno a las presunciones  ruidosas de que somos los mejores.  Quedo claro que aunque se le valoran sus aportaciones como motivador, su capacidad para convencer y conformar la nómina y la soltura de su juego, Pekerman no es un dios, ni superman, ni el papa  Noel que nos trae un regalo  grande, y mucho menos un filósofo que construye y canta. Sus sesiones herméticas, sin pistas sobre el equipo, esconden las  equivocaciones en la elección de la línea principal. Error grande, por ejemplo, en materia estratégica fue desgastar la totalidad del equipo titular ante  Bolivia, empalagoso por golear la debilidad, olvidándose del desafío ante Venezuela. O pasar por alto a Zapata, Quintero y Jackson, condenados al ostracismo sin explicaciones lógicas. ¿Si no jugaron contra Bolivia, cuando lo harán?

Colombia tiene calidad diferencial, la que prevalecerá si se gestiona la nómina existente. El ideario esta, ir al mundial, empero el estilo no logra consistencia y desesperan las lagunas en rendimiento de algunos de los convocados. Todos lo apreciamos porque tontos no somos. ¿Pekerman no lo ve?