13 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

La cara oculta de la noticia

23 de marzo de 2013
23 de marzo de 2013

Entre los damnificados aparecen incluidos 20 periodistas, encabezados por Tatiana Munevar por el “pecado” de haber cumplido 40 años. Mucho antes había salido el laureado José Navia,  el de los reportajes, aunque fue distinguido en el pasado reciente como elemento destacado por la Casa Editorial.

Lo alarmante es que vendrá posteriormente un segundo recorte de personal de idénticas dimensiones, hasta adelgazar la nómina en un 40 por ciento.

Marcación individual al centímetro

Las angustias laborales empezaron desde finales del año pasado cuando llegaron a la sede de la Avenida Eldorado los llamados «observadores» de la compañía Makenze contratada por el todopoderoso banquero Luis Carlos Sarmiento Angulo, el nuevo dueño de “El monstruo de la Avenida Eldorado”, como lo llamaba en vida el finado Luis Carlos Galán Sarmiento.

A cada empleado de El Tiempo se le sentaba al lado el detectivesco «espía con rostro” que iba apuntando las veces en que hablaba por teléfono; las idas al retrete; las tomadas de tinto; las llamadas telefónicas para concertar entrevistas; las ausencias del lugar de trabajo mientras obtenía información de las fuentes; las consultas que hacía por internet, las lecturas de los correos electrónicos y un largo etcétera que incluía hasta los cambios de carrizo.

El Tiempo se apresta a implantar un régimen laboral y disciplinario muy al estilo americano: a la hora de entrada es a sentarse a trabajar, nada de conversaciones distintas a las relacionadas con la labor, etc.

Toda una disciplina para perros amaestrados. Lástima.

“Bolillo” Gómez irrespetó al presidente del DIM

Cuando uno está acostumbrado a tratar a las patadas no sólo el balón sino de vez en cuando a las mujeres y a todo el mundo, es difícil hacer gala de un buen comportamiento y de un vocabulario apropiado.

Esto fue lo que le pasó hace poco al procaz Hernán Darío Gómez, “Bolillo”, quien creyendo que estaba frente a un peón o algún mediocre jugador de fútbol, le espetó el grueso calificativo de “huevón” nada menos que  al presidente del Deportivo Independiente Medellín, Sergio Betancur.

La enérgica reacción de uno de los nuevos dueños  del club rojo no se hizo esperar y le notificó al “Bolillo” que el nuevo Medellín es una empresa seria y que como tal, ningún empleado puede ni debe darle semejante trato al presidente de la institución.

Le recordó, además, que como empresa, se esperaba que diera resultados satisfactorios. A buen entendedor, pocas palabras bastan.

Vuelve y juega la edad de la Grisales

El secreto mejor guardado de Colombia, la edad de Amparo Grisales, por fin fue revelado. Y lo hizo ella misma –sin querer queriendo– en una entrevista que le hizo el periodista Cala para la cadena CNN en español.

Cantó, al estilo de los encartados con la justicia, 56 años, es decir, que su verdadera edad fluctúa entre los 61 y los 62 años. Por qué?

Veamos estas cuentas: la telenovela “Manuela”, en la que debutó como actriz, fue pasada por la televisión colombiana en los años 1968-1969. Y si la Grisales tiene los 56 que confesó, esto supone que hizo de “Manuela” cuando tenía apenas 12 años. Imposible, por buena y precoz actriz que fuera.

Tratándola bien, cuando protagonizó ese bodrio debía tener al menos 16 años, lo que supone también que su nacimiento fue, mínimo, en 1952.

Así, pues, La Diva tiene entre 61 y 62 años. Claro que con éstos o con los 56 que canta, sigue estando apetecible.

Otra renuncia de Mario Gómez

Una nueva renuncia –esta vez ante el Presidente Santos y como miembro de la «comisión de estudios de la caficultura»— produjo al promediar la semana el experimentado dirigente caldense Mario Gómez Estrada. La dimisión es del siguiente tenor:

Respetado señor presidente:

Cumplo una obligación de lealtad, al comunicar a usted que he presentado renuncia a la representación de los cafeteros de Colombia, en los Comités Directivo y Nacional de la Federación Nacional de Cafeteros, por las razones en ella expuestas y que no cometeré la impropiedad de repetirlas a usted.

Esas mismas razones me impiden asumir el honroso encargo que usted me hizo, de formar parte de la «comisión de estudios sobre la caficultura», en la cual pretendía actuar como representante de los cultivadores y aspiraba fuera mi última gestión como representante gremial por tantos años.

Le ruego encarecida y respetuosamente no cambie esas características en la designación de quien me suceda, pues no es bueno que las reformas a que haya lugar sean propuestas por personas, valiosas indudablemente, pero que solo dominan la teoría y las cifras de una actividad social tan importante en la que uno más uno, no siempre da dos.

Quiero agradecerle la amistad que me ha dispensado durante tantos años, en los que nos hemos encontrado en innumerables situaciones buenas y malas que vivió el gremio, al que yo sé, más que nadie, usted ama de verdad.

Mario Gómez Estrada.

¿“Conejo” a la salud?

Antes de entrar a analizar la propuesta de la nueva reforma a la salud, anunciada con bombos y platillos por el gobierno, cabe recordar que en diciembre del 2010 (hace 27 meses) el entonces ministro de Salud, Mauricio Santamaría, notificó que las «eps» se reducirían a la mitad.

En ese mismo acto, celebrado en Villavicencio, el presidente Santos dijo que para alcanzar ese objetivo de depurar las EPS, en un par de semanas expedirían el respectivo decreto. Cerca de 120 semanas después del anuncio, las medidas prometidas no han sido expedidas y las «eps» siguen siendo las mismas.

Desautorizado Gaviria

El pasado martes se reunió el presidente Santos con los representantes de los gremios de la salud, las directivas del congreso y el ministro Alejandro Gaviria. Antes de la reunión el ministro le había declarado a Caracol, que sólo radicarían el proyecto de reforma ordinaria.

Sin embargo, en medio de la reunión, el presidente decidió, después de escuchar los argumentos de los gremios de la salud, que junto con el  proyecto ordinario también radicaría el proyecto de reforma estatutaria.

Para los entendidos esto es, ni más ni menos, una tácita desautorización al ministro Gaviria y un triunfo de los representantes de los médicos.

A regañadientes

Juan Guerra supo que el ministro Gaviria no ocultó su molestia. Cuando le pidieron firmar el proyecto de ley estatutaria, que ya había sido rubricado por el presidente Santos y por el presidente del Senado, Roy Barrera,  el Ministro se hizo el gringo, pues al parecer  no lo quería firmar, pero finalmente estampó su rúbrica en la última página de la propuesta.

Caprecom con Roy

A algunos de los presentes les llamó la atención que el presidente del senado, Roy Barreras, llegara a la Casa de Nariño acompañado por un ex director de Caprecom, del que el congresista vallecaucano es amigo muy cercano. Lo que queda pendiente de averiguación es lo que opinarán los organismos de control cuando sepan que los llamados “asesores» del senado están llenos de investigaciones.

Que hable la Contralora

¿Qué dirá la Contralora Sandra Morelli cuando lea el literal X del artículo 4 del proyecto radicado por el gobierno.

Dicen los que saben que este artículo parece redactado por los ex funcionarios investigados de Saludcoop y de otras «eps».

Señalan que de llegarse a aprobar, todas las investigaciones y las sanciones se caerían pues los incriminados se acogerían al principio de favorabilidad.

Metida de guayo de Fajardo

Improvisar bien es un don que Dios les dio a algunas personas, aunque muchas de ellas, por creer  tenerlo, la embarren frecuentemente,  especialmente en los medios de comunicación.

No es el caso del gobernador de Antioquia, Sergio Fajardo, a quien sin embargo también se le fueron las luces en la instalación de la sesión que celebró en Medellín la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Quién sabe en qué estaría pensando el mandatario antioqueño, porque al terminar su intervención saludó a sus integrantes como miembros de la “Comisión Internacional de Desarrollo”. Algo va de desarrollo a derechos humanos. ¿O no, doctor Fajardo ?

La renovación liberal

Juan Guerra se dio su pasadita por el congreso de la república y pudo verificar sobre el terreno que los hijos y los nietos del ejecutivo son los verdaderos y auténticos herederos del legado del Partido Liberal.

Para empezar, los hijos de Luis Carlos Galán son los únicos que ponen en interinidad la totalidad de la nómina oficial. Cada vez que un hijo del líder inmolado se encuentra por fuera de los archivos de recursos humanos, más de 46 millones de colombianos entramos en cuarentena.

En los últimos años han pasado por la nómina del servicio exterior,  el ministerio de la Juventud, la alcaldía de Soacha, el concejo de Bogotá, el senado de la república como cabeza de lista  y la oficina anticorrupción.  

El joven Simón

Algunos se quejan del desbocado clientelismo del mejor cliente de la señora Santillana –dueña de los derechos de autor de la famosa cartilla La Alegría de Leer– y le exigen a Simón Gaviria purificar las costumbres liberales que heredó de su padre (el ex presidente César Gaviria) la dirección única de la colectividad bermeja, dándole también su parte a María Paz en una de las asesorías palaciegas que reparte el presidente Santos.

Sigue en lista de espera el viceministro Miguel Samper Strauss, el hijo del ex presidente Ernesto Samper, quien realiza un brillante trabajo en el tema de la paz, con bajo perfil y mucha profundidad.

Otros hijos y nietos

Otro heredero es Horacio José Serpa, quien entró a Bogotá  por las puertas del concejo capitalino. Tampoco duermen los nietos del ejecutivo encabezados por German Vargas Lleras aspirante al solio de Bolívar, del que dicen sus detractores que no le pesan sobre sus hombros la cacería de patos, ni los territorios llaneros de «San Martín». No son ajenos al carrusel político liberal los nietos del finado ex presidente  Julio César Turbay (Carolina Hoyos Turbay  y Miguel Uribe Turbay). La primera continúa en las grandes ligas de las comunicaciones y el segundo hace patria desde el concejo de Bogotá.

Nunca segundas partes fueron buenas…

Insulso, insubstancial, insípido, soso, simple, vacuo, vacío, necio, pueril, tonto, estúpido, inexpresivo, frío, apático y bobo. Todo esto y mucho más resulta ahora, peor que antes, el programa “quién quiere ser millonario”.

Lento, pesado, con el “animador” que tiene. Ese espacio, que podría ser maravillosamente explotado por alguien con un poco más de oficio que el señor Pablo Laserna, ahora invita a cambiar de canal.

Si en la reaparición resultó espantoso, el espacio del pasado domingo fue peor. Tres concursantes mucho menos que mediocres con quienes el presentador mantuvo unos diálogos y una interactuación espantosa e infumable que invitaba a buscar el control remoto.

Qué lástima, pero al paso que va, “quién quiere ser millonario” sólo será visto por quienes en él participen.

De muy mal gusto

Es posiblemente que Invamer-Gallup sea la firma encuestadora de mayor credibilidad en Colombia. Su director es Jorge Londoño de la Cuesta.

El alcalde de Medellín Aníbal Gaviria, por su posición,  es objeto cada dos meses de encuestas que adelanta esa empresa. La madre de su director, es doña Lía de La Cuesta de Londoño.

El alcalde tiene en Telemedellín, su canal oficial y oficioso, el espacio de auto elogio denominado “el alcalde en mi casa”.

La última edición fue dedicada a doña Lía, a quien entrevistó el propio alcalde-periodista.

Aunque doña Lía mereciera el espacio, no queda bien que sea el alcalde, objeto de las encuestas que hace su hijo, la agraciada o favorecida con semejante vitrinazo.  Nada está sugiriendo Juan Guerra en esta columna, pero…

La renuncia de Vargas

Como lo ha venido anunciando la agencia [email protected] en los últimos doce meses, el virtual candidato presidencial Germán Vargas Lleras renunciará al ministerio de Vivienda ya no a finales de mayo sino en abril.  

En la Casa de Nariño al sanedrín santista le produce pánico la candidatura de Vargas Lleras. No  es que lo quieran mucho en el entorno de Juan Manuel Santos, inclusive algunos ministros porque una vez el nieto del ex presidente Carlos Lleras Restrepo comience a derrochar sus dotes de político electoral, se va a disparar en las encuestas.

Vargas renunciará antes de terminar el primer semestre de 2013 porque será el plan B de Santos si no le va bien con el proceso que lo pueda llevar a buscar la reelección.

El cree que una aventura presidencial oficial desde abril o mayo de 2013 es tan prematura que podría ‘quemar’ al candidato. Esta sería la razón por la cual Santos alargó hasta noviembre el péndulo de Vargas. Por supuesto todo está amarrado al éxito o al fracaso de mesa de La Habana.  

La retaguardia

Cuando cerrábamos esta edición de Juan Guerra, llegaban a manos del Colectivo Mambrú estos apartes de una dura carta del dirigente cafetero caldense Mario Gómez Estrada en la que replica algunas de las descomedidas críticas que viene lazándole, desde el diario La República, de Bogotá, su ex amigo Guillermo Trujillo Estrada, “Piragua”:

Solo quiero referirme  al segundo párrafo de su columna “una renuncia”, por cuanto involucra y violenta la honra que personas, ya fallecidas, sobre cuya pulcritud de comportamiento nadie tuvo duda alguna en Colombia.

Quien me postuló, hace treinta años, fue Jaime Restrepo Mejía, presidente del Comité de Cafeteros de Caldas, señor y caballero a carta cabal. Don Arturo Gómez Jaramillo fue reconocido internacionalmente como el Zar del Café y factor determinante de lo que ocurrió en el mundo cafetero entre  las décadas del 60 y el 80. César Gómez Estrada, mi padre, es  reconocido unánimemente  como uno de los juristas más importantes que ha dado el país, cuyo rigor y señorío es la mayor herencia que recibimos sus hijos.

Nadie podría imaginarse que el primero de los protagonistas fuera cómplice de esa especie de “maniobra política” urdida por los segundos, para perpetuar el apellido Gómez en la Federación.  Eso sólo tiene un nombre, falta de respeto.

Lo anterior y el resto del artículo, muestran un fiel autorretrato de esa personalidad sinuosa y reptante que tanto se conoce en Manizales y ya se va vislumbrando en Bogotá.