13 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

¿Y quién pone en tela de fjuicio al maestro Castrillón?

22 de marzo de 2013
22 de marzo de 2013

Ofrecerse de oficio en un litigio donde no tiene arte ni parte es la nueva disposición de un pelele que a costa de cualquier vitrina hace nuevamente  del arrodillamiento la pose que siempre le han conocido. Se han agotado por siempre en el Quindío  todas las rodilleras desde que este mequetrefe hace parte de la gloria inmarcesible de la lambonería.

Hoy el maestro Ancízar Castrillón está como invitado especial y de honor al homenaje que se le tributa en el  Socorro, Santander, al maestro José Alejandro Morales con motivo del centenario de su nacimiento, entretanto en Armenia un baboso lo ultraja.

Este fin de semana en Ibagué en el Festival del Bambuco Garzón y Collazos se le entregará la máxima distinción como compositor a Ancízar Castrillón, reconocimiento a su sapiencia y exaltación a la dignidad de un señor compositor. En la capital del Quindío la envidia de una lapa  le carcome la conciencia.

El maestro Castrillón ha sido objeto de  las infamias de un decadente lobazo  quien ha echado mano de un lapsus de una periodista que en una entrevista aseguró que Castrillón había sido fundador del Concurso Nacional de Duetos de Armenia.

Jamás el compositor hizo tal aseveración pero la ruindad de un individuo que padece cojera mental alardeó y apuñaló por la espalda al compositor de Soy el Café Colombiano.

Qué le pone o le quita a Ancízar Castrillón el decadente concurso de Armenia. Cuando este se creó por orden de Volney Toro el compositor de la Guaca no tenía entre sus planes convertirse en una de las glorias de la música andina colombiana para dolor de un  ruin.

Por el contrario si Castrillón hiciese algo por esa vitrina que por años sirvió de golosina al verdadero usurpador seguramente  le daría lustre y no vergüenza como lo ha hecho por años el difamador.

Regalarse ante un fiscal para vejar a un eximio exponente de nuestra música es la mejor manera  en su ya lánguida existencia de demostrar lo viscoso de su pobrísima naturaleza.

Esta semana en Montenegro los responsables del parque del Café, en todo su derecho, han propuesto un arreglo con el maestro por el litigio en boga desde hace varios años, circunstancia que no aceptó la justicia que administra el asunto.

Pero tenía que salir el viejo sapo a congraciarse con el poder decadente también de la rancia heliotropía. Esa ha sido su menesterosa manera de ser.

La justicia en su majestad hay que dejarla actuar sin ruidos y menos con evidentes retos mediáticos.

Huelga advertir la paciencia con que han asumido las infamias del bufón de la corte la apoderada del maestro Marta Judy García y el propio compositor. Pocas bolas pe ponen a este sujeto.

Causa repugnancia ver como a costa de la dignidad de un hombre bueno como Ancízar Castrillón un badulaque quiere hacerse a notoriedad en sus últimos estertores.

Castrillón jamás ha sido amanuense de mafiosos. Nunca ha compuesto para rufianes. No ha recibido estímulos en dólares producto del narcotráfico y jamás ha hecho uso de su notoria calidad humana para herir a nadie.

Ha puesto una querella, de suyo, a instancias de la justicia que debe decidir de manera autónoma y no necesita de regalados.

Oscar Jaramillo García tampoco necesita defensores de oficio como este lacayo porque su bonhomía está a toda prueba.

Esta es una lección de cómo una lagartija hace cualquier cosa para hacerse notar en los momentos en que lo han echado de su vitrina radial matutina y se ha hincado a los pies del efímero poder.

Este vulgar saurio, entretanto, está en la incertidumbre de si construye una piscina en su mansión o se va a la China, con parte sustancial de la plata que le ha arrebatado a cuanta mafia se le han atravesado en su camino y no son pocas.

Ancízar Castrillón recibe las salutaciones de la cultura musical del país  y no interesa si la justicia lo favorece o no en el litigio de derechos de autor, lo que no deja dormir al servil es la astronómica suma que por allí especulan en favor del maestro.La envidia lo sepultará y muy pronto.