21 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

¿Progresa Villamaría?

29 de marzo de 2013
29 de marzo de 2013

Aunque el cable no es promesa de su campaña, en la última parte de su realización  ha avanzado lentamente en una negociación con intereses particulares. Esperamos que el cable aéreo llegue a su feliz término para aliviar el mal servicio de transporte público, cuya  ineficiencia sobresale en las horas pico, pues, en las restantes no se necesita con urgencia. Las empresas abusan en las horas de mayor demanda y es elevado el número de personas que se quedan con la mano levantada esperando el transporte; si se hiciera una encuesta a cada persona que busca el servicio en Manizales o en Villamaría, debe esperar hasta media hora, el resultado sería negativo. A esa misma hora, los buses que transportan la gente, colgada también, pasan llenos, mientras para Aranjuez y La Enea pasan vacíos.

En otro frente administrativo, el señor alcalde pensó en remodelar el parque y, según el plan, se ampliaba el espacio peatonal y de uso popular, restringiendo la circulación vehicular, pero desistió de tal proyecto, porque los dueños de carros de servicio público se opusieron y le ganaron el pulso en su afán de apoderarse del parque. Señor alcalde, usted fue elegido por los ciudadanos, no por dos o tres transportadores.

En el frente de obras públicas, el señor alcalde no ha podido reparar el puente Jorge  Leyva, inservible desde  hace dos años. Villamaría cada día tiene más tráfico vehicular y necesita mayor atención a sus vías y calles, además, crecen los programas de construcción de vivienda, y no hay infraestructura suficiente de servicios públicos para atender una afluencia de nuevos  propietarios e inquilinos.

Los pescadores en rio revuelto se han venido contra el alcalde pidiendo la revocatoria y hemos visto en ese llamado intereses particulares que no están claros. Esperamos que no tenga miedo, Señor Alcalde,  ya que todavía está a tiempo de mejorar su administración y actúe  en beneficio de la mayoría sin dejarse presionar por los contratistas.