17 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El pecado de la usura

29 de marzo de 2013

A propósito de la Semana Santa,  ha sido la Iglesia Católica a lo largo de su historia, la principal institución que ha censurado el alto cobro de intereses; por ejemplo, San Buenaventura, decía que con el cobro de intereses se vendía el tiempo. En ese sentido, bien vale preguntarse cuanto es el tiempo futuro y trabajo, entendido como generación de riqueza, que están entregando las personas que acceden a créditos con tales tasas al prestatario y, si realmente el sistema financiero colombiano está contribuyendo al mejoramiento de la calidad de vida de los menos favorecidos o por el contrario está agudizando su pobreza. Hoy la tasa de usura en créditos corrientes y ordinarios es de 31,25% E.A., es decir 13 veces la inflación de 2012. Nada más desproporcionado.

Aquí hay dos variables que merecen ser analizadas. Una, la tasa de interés y dos, la inflación. Contrario a lo que afirmaban los escolásticos del Siglo de oro español, el dinero tiene un costo y su valor debe ser reconocido pagando una suma adicional al capital, que cubra el mayor valor de los bienes y servicios en un periodo determinado -inflación-, más el costo de oportunidad del dinero y una razonable utilidad al prestatario.

No suceden así las cosas. Digamos algo obvio: el sistema financiero es el motor dinamizador de cualquier economía, pero también aceptemos que, en el caso colombiano, existen unas altísimas tasas de interés en los diferentes portafolios, que además, van en contravía con las señales que el Banco de la República envía a la economía en general, a través de la tasa de referencia que hoy es de 3,25% E.A. ; Tasa que viene en descenso desde mediados de 2012, cuando estaban en 5,25% E.A. !200 puntos básicos menos! Casi la mitad en un año.

Pero, mientras el Banco de la República baja sus tasas, no sucede igual con la usura ni tampoco con el micro crédito, que en teoría está estructurado para ayudar a las personas más humildes, pero que contradictoriamente a su fin, son sometidas a tasas mayores a las de usura. Se dirá, que es el mercado el que la regula. Pero también es bueno decir que el mercado son los Bancos que trasmiten la información sobre las tasas de interés cobradas a sus clientes para calcular la tasa de usura, las mismas instituciones que les interesa que sea lo más alta posible para pegarse al techo y así poder ofrecer créditos a altas tasas a sus clientes. El pez que se come la cola, en un círculo perverso. Qué explicación tiene una tasa corriente de microcrédito del 35,63% E.A., con tasa de usura del 53,45% E.A? Lo triste es que pocos colombianos acceden a un crédito y los que lo hacen deben pagar tasas impagables, como lo muestra la cartera vencida que creció en un 15%. Eso en lenguaje sencillo es amoral.

En el entretanto, el sector financiero alcanza utilidades cada vez más cuantiosas. Solo en 2012 sus ganancias fueron de 39,6 billones de pesos, lo equivalente al 42% de lo que valen todos los predios rurales de Colombia. En solo enero de 2013 ya alcanzaba 6,1 billones de ganancia. Podrían comprar todo el inventario de tierras en el país en dos años. Por eso no es gratuito que el sector financiero participe con el 19,8% del PIB; mientras que la industria y el agropecuario lo hagan cada vez menos, 7,7% y 6,2% respectivamente

De ahí que he venido sosteniendo que entre las falacias de las conversaciones en la Habana para acabar el  conflicto, que no es la tierra ni el desarrollo rural el que cambiara la ecuación de pobreza y marginalidad. Son otros los sectores concentradores de riqueza, los mismos que no han mostrado ninguna solidaridad cuando el gobierno afirma que NO negociara el modelo de desarrollo ni la economía de mercado con excepción del sector rural. Que no les pase lo que le paso a aquellos que no quisieron oír la sentencia del dramaturgo aleman Bertold  Brecht cuando advertía sin éxito sobre las consecuencias del nazismo, hasta que no quedo uno en pie.

Qué tal que Márquez y sus secuaces aplicando la sentencia de los escolásticos resuelvan que como el dinero no era productivo todos los bancos practican la usura y ese sea el camino Chavista de la expropiación?

José Félix Lafaurie Rivera
Presidente Ejecutivo -Fedegán