23 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El hombre fuerte cedió ante un cáncer demoledor

6 de marzo de 2013
6 de marzo de 2013

El Gobierno de Venezuela anunció “siete días de duelo nacional”, la suspensión de las clases y actos masivos de despedida para el fallecido presidente. El cuerpo del mandatario será trasladado hoy a la Academia Militar, donde el viernes tendrá lugar la ceremonia oficial de Estado con “gobiernos del mundo que quieran asistir”, informó anoche el ministro de Exteriores, Elías Jaua.

El Gobierno informará después dónde será enterrado el hombre fuerte que gobernó Venezuela desde 1999 y que no fue visto en los últimos 87 días.

Chávez no se despidió de los venezolanos, tuvo un final dramático, a sus 14 años de poder, que conmovió a sus seguidores, quienes se apostaron en las esquinas de Caracas y otras partes del país desde donde gritaron: “¡Todos somos Chávez”.

El ministro argumentó que se eligió la academia para despedir a Chávez porque es “la cuna de la revolución bolivariana” y “el sitio donde nació el presidente Chávez”, como el propio jefe de Estado lo había manifestado.

La Iglesia católica venezolana elevó anoche sus plegarias para el “descanso eterno” de Chávez, e hizo votos para que la paz, la calma y la armonía reinen en el país tras la trágica noticia. El cardenal Jorge Urosa Savino, arzobispo de Caracas, celebrará una “solemne misa” en honor a Chávez en Roma, donde asiste a las reuniones previas al cónclave que deberá elegir al nuevo papa, informó el arzobispado en un comunicado.

La oposición de Venezuela lamentó el fallecimiento de Chávez y pidió respecto a la Constitución del país .

HORAS FUNESTAS

Venezuela vivió desde la noche del lunes horas de angustia después que el Gobierno informara que Chávez sufría de un “empeoramiento de la función respiratoria” y que presentaba una “nueva y severa infección”.

Ayer, pocas horas antes de anunciarse la muerte de Chávez, Maduro había informado en mensaje televisado, tras una reunión del alto mando militar y político en el Palacio de Miraflores, que Chávez atravesaba su hora más difícil y sugirió que el cáncer que padecía podía haber sido inoculado por los enemigos históricos del mandatario.

“No tenemos ninguna duda de que llegará el momento indicado de la historia en que se pueda conformar una comisión científica de que el comandante Chávez fue atacado”.

Acto seguido, el Gobierno expulsó a los agregados militares de la Embajada de Estados Unidos en Caracas, David Delmonico y Deblin Costal, por contactar a militares de la Fuerza Armada venezolana para “proponerles proyectos desestabilizadores”, según denunció Maduro.

Chávez se preguntó en diciembre de 2011 si es posible “que el cáncer pueda ser una enfermedad inducida, producida”, y pidió entonces a sus colegas Evo Morales, de Bolivia; Daniel Ortega, de Nicaragua, y Rafael Correa, de Ecuador, que se cuidaran.