17 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Confunde y no vencerás: sigue el paro cafetero

4 de marzo de 2013
4 de marzo de 2013

Aprovechando los antidemocráticos estatutos de la Federación y la obsecuencia de una burocracia que hace mucho vive  de los cafeteros más no del café, salieron a hacer un anuncio de terminación del paro, mientras los legítimos voceros del Movimiento Por la Defensa y la Dignidad Cafetera, siguen sin ser atendidos por el gobierno nacional. Pero como se está volviendo frecuente en el gobierno de la manguala  nacional, les salió el tiro por la culata, toda vez que en los sitios de concentración los cafeteros siguen apostados en las carreteras y desconocen las orientaciones de una burocracia plegada al gobierno nacional, encabezada por el insulso Luis Genaro y que hace mucho desligó su suerte personal de la suerte del conjunto del gremio caficultor.

Lo que ocultaron con el show mediático montado, es que el supuesto acuerdo es un acuerdo de yo con yo, como lo definió un importante dirigente gremial, toda vez que el artículo quince de los estatutos de la Federación de Cafeteros establece que: “El Ministro de Hacienda y Crédito Público, tendrá tantos votos, cuantos sean necesarios para equilibrar el poder de voto entre el gobierno y los representantes cafeteros. Cuando ocurran empates al votarse una medida los dirimirá el Señor Presidente de la República”, es decir, según los antidemocráticos estatutos, cualquier decisión que salga de ese órgano que “representa” a los cafeteros del país, será una decisión del gobierno nacional, por lo que constituye una ofensa a los cafeteros, que se han levantado en tan digno movimiento, intentar confundirlos, hablar en su nombre, señalar un supuesto acuerdo y aún más dividirlos,  estableciendo diferencias en el Apoyo de Ingreso a la Caficultura, AIC, para los que tienen hasta veinte hectáreas y los que tienen más de esa cantidad de tierra.

Según reporte de los sitios de concentración la resistencia civil y el acompañamiento ciudadano sigue creciendo y, en medio de la protesta se agudiza el paro camionero, salen los indígenas del Cauca y en múltiples escenarios se escuchan voces de respaldo a los cultivadores de un producto insigne, por el cual es reconocido Colombia en el exterior. La solidaridad se expresa de igual modo en las capitales de departamento, donde se organizan brigadas para recoger alimentos y suministros que le permitan a los cafeteros y cacaoteros mantenerse en pie.

Santos y sus ministros  en vez de intentar sofocar el paro con maniobras de corto vuelo o con la brutal represión de la que dan cuenta numerosos testimonios y videos,  debería de una vez por todas atender el pliego de los caficultores que se mantiene vigente: Precio Remunerativo y estable por lo menos de 850 mil pesos, suspender  las  importaciones de café al país,   no permitir mega minería en zonas de cultivo del grano,  solución al problema de las  deudas  y control al precio de los agros insumos.

En Irra, Remolinos, Mondomo, Garzón, Pitalito,  Boquerón, Calarcá, la Fortuna, y decenas de sitios más de la geografía nacional  se escucha el grito de la desobediencia civil cafetera. Una obligación de los demócratas del país es acompañar los justos reclamos de los agricultores colombianos, hasta que sean oídos por el gobierno nacional.

*@Jmartinezbotero en Twitter