11 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Chávez el héroe y el villano

13 de marzo de 2013

Y si la misma pregunta la hiciéramos al presidente de los Estados Unidos con seguridad nos dirá que fue un presidente muy controvertido, y no añadiría mayores comentarios. Con seguridad Rajoy, el ejecutivo de España haría lo mismo.

Pero muy distinto es desde luego si le planteamos el interrogante a Santos, pues ya ha dicho que fue amigo de Colombia, que se preocupó por el tema de la paz y colaboró para el logro de ella.

Y la senadora Piedad Córdoba, con voz entrecortada ha dicho que fue un hombre  providencial para Venezuela y para Latinoamérica, coincidiendo con la presidente de Argentina, con el de Bolivia y el de Uruguay.

En ese orden de ideas, todos esperábamos que Ignacio Lula el expresidente brasilero fuera a caracterizar a Chávez como un héroe y un prohombre, pero resulta que se despachó con un concepto que desde mi punto de vista es bastante objetivo: Chávez fue un 80% corazón y 20% razón.  

Ese 80% de corazón, es precisamente lo que ha producido en el pueblo raso venezolano un sentimiento profundo de dolor, de orfandad, y de gratitud con el hasta hace poco presidente de Venezuela. La gente llora, grita, lo venera, lo adora y podríamos decir que en poco tiempo estará a la altura de San Gregorio: todos le prenden velas.

Pero la cuestión es definir si Chávez fue el héroe o el villano. Podríamos decir que ambas cosas y mucho más. Porque por mucho tiempo hemos creído que los atributos están en el objeto o en sujeto que conoce. Pero la realidad nos dice que esos atributos no están en uno o en otro de manera exclusiva sino en la relación que se establece entre el objeto y el sujeto. De manera que Chávez será diferente para el hombre venezolano que se benefició de subsidios, de la presidenta de Argentina a quien le hizo préstamos en los momentos más críticos que vivió  Argentina y del expresidente de Colombia con quien tuvo serios enfrentamientos por los problemas de la guerrilla.

Pero los seres humanos intentamos simplificar al máximo las cosas y queremos caracterizar a las personas con un solo calificativo. Bien difícil en la medida que somos por naturaleza, incongruentes, contradictorios. Nadie le puede quitar a Chávez de haberse sintonizado en la forma que lo hizo con las bases de su pueblo venezolano, muy similar a lo que se vivió en Argentina con Perón. Otra cosa es que el expresidente pudo disponer de una cuenta sin límites debido  a la bonanza petrolera. Con ella pudo ganar amigos en Ecuador, Argentina, Bolivia pero no tantos en Chile ni en Colombia.

Habrá que esperar el paso de los años para saber en qué va a parar la revolución planteada por Chavez en la medida que estos caudillos llegan a creerse verdaderos Mesías, pero que al morir, sus proyectos tambalean porque hubo mucho caudillismo y poco pueblo. Y pocas ideas, remataría Lula.

No hay duda que la votación para Maduro será inmensa. Ese será el primer milagro de Chávez.