16 de enero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Extinción de dominio a 161 bienes heredados a Lehder

19 de octubre de 2012
19 de octubre de 2012

Fueron incautados 133 inmuebles, 19 vehículos y 9 sociedades, todos valorados en más de 40 millones de dólares y ubicados en Medellín, Cartagena y Bucaramanga, así como en los municipios de La Estrella, Envigado, Itagüí, Bello, Rionegro, Puerto Parra y Vélez, los cuales habrían sido adquiridos a partir de actividades de tráfico de estupefacientes a gran escala hacia Estados Unidos, vía Centroamérica.

Montoya Bernal, quien en los últimos tiempos tuvo vínculos con la llamada “Junta Directiva del Narcotráfico” a través de los hermanos Álvarez Meyendorff y el recién capturado Jesús David Echeverry Trujillo, alias “Alitas”, se inició en el mundo criminal a partir de su relación con el clan de Benjamín Herrera Zuleta, más conocido como “el Papa negro de la cocaína”, socio en ese entonces de Carlos Ledher Rivas. De hecho, según la Dirección de Investigación Criminal e Interpol (DIJIN), la esposa de alias “Mechas” es sobrina de este individuo, quien en su momento ayudó a Ledher para establecer un punto de escala en Bahamas, a fin de almacenar decenas de toneladas de cocaína, que posteriormente eran despachadas a territorio norteamericano.

Con base en el soporte que le daba la herencia de esta estructura mafiosa y los contactos que por su cuenta fue abriendo en el mundo del narcotráfico, Juan Diego Montoya Bernal selló fuertes alianzas con los Carteles de Sinaloa y los Beltrán Leyva en México, convirtiéndose en un objetivo prioritario para la OFAC, la INTERPOL (la cual expidió una circular roja en su contra) y la propia Justicia de Estados Unidos, a donde fue trasladado por requerimiento de una Corte del Distrito Sur de la Florida, luego de su captura en el Cono Sur. Cabe recordar que cuando se llevó a cabo la diligencia judicial que permitió su arresto en Montevideo, alias “Mechas” portaba siete pasaportes diferentes, que además de facilitar su movilidad por el Continente, le permitieron participar en el certamen internacional de poker donde fue sorprendido.

Entre la propiedades confiscadas se incluyen tres apartamentos dentro de un prestigioso hotel en Cartagena, un gimnasio, un motel y varias fincas en cuyo interior fue encontrada una mina para la explotación ilegal de oro, hallazgo sin precedentes en expropiaciones a narcotraficantes.

El Nuevo Siglo