27 de enero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El conflicto para los nicaragüenses: «Colombia en actitud hostil»

12 de octubre de 2012
12 de octubre de 2012

La Cancillería informó que la embarcación civil “Medepesca III” realizaba investigaciones sobre recursos pesqueros en el mar Caribe nicaragüense, con el objetivo de presentar los resultados en el foro de la Convención Internacional para el Comercio de Especies en Peligro de Extinción (Cites).

La embarcación nicaragüense se encuentra cerca del cayo Quitasueño, perteneciente al archipiélago que se encuentra en litigio ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) en La Haya.

Sin embargo, el experto en derecho internacional, Mauricio Herdocia, dijo que la CIJ, en el fallo emitido el 13 de diciembre de 2007, estableció de manera clara y determinante “que no hay una frontera en el meridiano 82”.

Agregó que la soberanía en los cayos Roncador, Serrana y Quitasueño “no había sido dilucidada por el tratado de 1928 y por lo tanto la Corte iba a realizar la adjudicación sobre la soberanía de esos accidentes insulares y otros situados en la zona en litigio”.

NICARAGUA TIENE DERECHO A NAVEGAR

“Por consiguiente, Nicaragua tiene el pleno derecho de navegar al menos en sus 200 millas náuticas y específicamente para las labores de investigación en su zona económica exclusiva”, dijo Herdocia.

El jurista expresó que las acciones emprendidas por Colombia no guardarían correspondencia con las decisiones que ha adoptado el tribunal mundial y tampoco es positivo tomando en cuenta a que estamos a escasas semanas de que la Corte se pronuncie sobre este diferendo.

“Me parece que es importante evitar este tipo de actos por parte de Colombia, y que esto más bien agrava la situación en una zona en disputa, donde se espera que la Corte decida pronto. Lo correcto es actuar con ponderación y mucho tacto por parte de ambos países”, dijo Herdocia.

También indicó que se deben agotar las medidas de concertación diplomáticas, tomando en cuenta los intereses superiores de ambos Estados.

Según Herdocia, Colombia con esta actitud está “irrespetando el fallo de la Corte en 2007 y estaría propiciando un clima negativo y adverso”.

BARCO ESPERA SEÑAL

Por su parte la Armada Nacional de Colombia llamó a la “cordura” al gobierno de Nicaragua y solicitó la retirada del buque lo más pronto posible.

Sin embargo, “la embarcación continúa con las máquinas detenidas, paradas. Ahora el capitán espera instrucciones de su gobierno y esperamos que esas instrucciones sean lo más sensatas posibles para que se resuelva esta situación sin contratiempos”, dijo el jefe de Operaciones Navales de la Armada, el vicealmirante Hernando Wills a la agencia EFE.

De acuerdo con el Ministerio de Defensa de Colombia, el capitán del “Medepesca-III” tiene instrucciones del gobierno de su país para realizar una “investigación pesquera en el cayo Quitasueño y posteriormente a 30 millas al noreste del mismo”.

“Es muy probable que esta actitud responda a una provocación, porque históricamente no ha habido presencia de buques nicaragüenses” en aguas colombianas, dijo Wills.

El vicealmirante agregó que es una embarcación que pertenece al Instituto de Pesca y Acuicultura, que es relativamente pequeña, con apariencia de pesquero, de unos 15 metros. Hay once personas civiles a bordo y no es militar”, aclaró el jefe de Operaciones Navales de la Armada.

Agregó que los casos presentados con anterioridad correspondieron a “pesqueros sin autorización” que entraron a aguas colombianas y se detuvo a sus ocupantes, pero ahora se trata “de una embarcación registrada bajo el Estado de Nicaragua”.

El vicealmirante Wills confirmó que no hay permiso por parte de Colombia para realizar las investigaciones que alega el capitán de la embarcación, y por lo tanto reiteró que debe retirarse.

PAÍS DEFIENDE SOBERANÍA

En tanto el jefe del Estado Mayor de Nicaragua, mayor general Oscar Balladares Cardoza, dijo que se disculpaba por no poder dar detalles sobre la situación del barco nicaragüense que está siendo asediado por autoridades colombianas, ya que se encontraba en una reunión ordinaria del Comité Ejecutivo de la Conferencia de las Fuerzas Armadas Centroamericanas.

Expresó que lo que tenía entendido es que ya se estaban tomando una serie de medidas a nivel de defensa nacional, “pero no estoy en capacidad de dar detalles y me disculpo”.

Balladares reiteró que Nicaragua ha ejercido soberanía en la zona y calificó de error las declaraciones que dio el jefe de Operaciones Navales de la Armada colombiana, el vicealmirante Hernando Wills, quien dijo que se trata de “la primera vez” que un barco del Gobierno nicaragüense entra a aguas colombianas, ya que los incidentes ocurridos en el pasado correspondieron a barcazas de pesca.

Balladares afirmó que consta que la Fuerza Naval de Nicaragua ha hecho una cantidad de incautaciones a barcos por “faenar en esas aguas bajo bandera de otros países y sin autorización de las autoridades de Nicaragua”.

Agregó que estos eventos constan en acta, “incluso en las actas del mismo juicio (Colombia-Nicaragua) porque hemos dejado constancia de que ejercemos soberanía en esos ámbitos”, dijo Balladares.