24 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Precisiones sobre el escudo de Armenia

8 de agosto de 2012
8 de agosto de 2012

Dice el señor Salazar que Armenia tuvo un escudo hasta 1927. No. Armenia tuvo su primer escudo a partir de ese año, cuando con motivo de las festividades que celebraban el arribo del Ferrocarril del Pacífico al inaugurar el ramal Zarzal-Armenia, la Sociedad de Mejoras Públicas abrió un concurso para dotar a la ciudad de bandera, himno, himno del carnaval y escudo.

El concurso del escudo fue ganado por la distinguida dama doña Lola Norris de Gallego y estuvo vigente hasta 1961. El escudo de 1927 tenía en la parte superior la estrella del porvenir. La parte media, dividida en dos cuadros, ostentaba a la izquierda un arbusto de café lleno de frutos y a la derecha un ferrocarril avanzando. La parte inferior representaba un claro en el bosque con un hacha abandonada sobre la grama y la fecha 1889, por el año de fundación. Estaba rodeado por una rama de encina y otra de laurel atadas con una cinta que llevaba el lema Trabajo y Civilización.

Cuando en 1939 Roberto Henao Buriticá modela para el Mausoleo de los Fundadores la escultura del tronco y el hacha, se modificó el espacio inferior y el hacha abandonada se reemplazó por el diseño de este monumento.

En 1961, Pastorita Botero de Botero encabezó, desde la misma Sociedad de Mejoras Públicas, un movimiento tendiente a reemplazar este escudo por otro, más de acuerdo con la época y se abrió un nuevo concurso. Fueron jurados para esta elección Bernardo Ramírez Granada, Adel López Gómez y Hernán Escobar Escobar, quienes seleccionaron el diseño presentado por don Israel Bernal. Este incluía una panorámica de Armenia, una hoja de palma de cera, una figura precolombina y algunos elementos más. La acuarela original fue exhibida en la vitrina de la Joyería King y el corresponsal de El Tiempo envió una foto del mismo para su publicación.

Cuando el diseño fue publicado, la Academia Colombiana de la Historia se dirigió a la Sociedad de Mejoras Públicas, manifestándole que dicho escudo no se ceñía a ninguna de las reglas de la heráldica y por lo tanto no podía ser considerado como símbolo de una ciudad. En vista de ello, se acudió a la misma Academia, previo envío de los escudos, el de 1927 y el de 1961, para que fuera ella quien lo diseñara.

Fueron los monseñores, Adalberto Mesa y Bernardo Sánz de Santamaría, expertos en heráldica quienes lo diseñaron, conservando del escudo del 27 el tronco y el hacha en el claro del bosque, la fecha de fundación, el cafeto y el lema de Trabajo y Civilización. Enviaron una carta muy explicativa indicando la forma y los colores heráldicos, pero no enviaron dibujo alguno. Con base en ese texto se aprobó en el concejo mediante el Acuerdo 39 del 3 de agosto de 1962, pero el dibujante local encargado de realizar el diseño definitivo, alteró la forma y los colores. Por eso, el señor Serna, ha manifestado con toda razón que nuestro escudo debe ceñirse a lo acordado sin fantasías, ni agregados.

*Academia de Historia del Quindío.
Crónica del Quindío