9 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Londres insiste en que extraditará a Jualian Assange pese al asilo de Ecuador

16 de agosto de 2012
16 de agosto de 2012

 

 

William Hague sostuvo que la decisión de Ecuador de otorgar el beneficio al expirata informático de 41 años no debe ser usada como una vía para eludir el proceso regular judicial de extradición que pesa sobre Assange, donde es requerido para interrogarlo por denuncias de haber cometido delitos sexuales.

«No vamos a permitir que el señor Assange salga del Reino Unido, tampoco hay ninguna base legal para que lo hagamos», dijo en una conferencia de prensa en Londres. «El Reino Unido no reconoce el principio de asilo diplomático», agregó.

Asimismo Hague estimó que la disputa sobre el caso de Assange podría prolongarse por un tiempo considerable y negó que hubiera una amenaza para tomar por asalto la embajada de Ecuador en Londres, donde Assange se encuentra refugiado desde el 19 de junio.

Decepcionado
El Reino Unido se mostró este jueves «decepcionado» con la decisión del Gobierno de Ecuador de conceder asilo político al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, e insistió en que su intención es extraditarlo a Suecia.

En un comunicado, un portavoz del Ministerio británico de Asuntos Exteriores indicó que este Gobierno «cumplirá» con su obligación de entregar a Suecia al periodista australiano y que «la decisión del Gobierno ecuatoriano no cambia eso».

«En virtud de la legislación del Reino Unido, y agotadas ya todas las apelaciones, el Gobierno está obligado a extraditar a Suecia» al activista australiano, refugiado en la Embajada ecuatoriana de Londres desde el pasado 19 de junio, cuando se personó en ese edificio para solicitar asilo al Gobierno de Rafael Correa.

Al refugiarse en la legación ecuatoriana, Assange violó las condiciones de su arresto domiciliario en el Reino Unido y Scotland Yard advirtió que será detenido si abandona el edificio.

El Ejecutivo de Cameron reaccionó después de que el ministro de Exteriores de Ecuador, Ricardo Patiño, explicara que la decisión de su país se apoya en el derecho internacional y al considerar que la vida de Assange corre peligro si finalmente es extraditado a Estados Unidos, el país más afectado por la difusión de cables diplomáticos secretos de WikiLeaks.

Al tiempo, el Gobierno británico insistió también en que continúa «comprometido para buscar una solución negociada» que le permita cumplir «con sus obligaciones en virtud de la ley de extradición».

El Reino Unido ha insistido en todo momento en su «obligación legal» de entregarlo a las autoridades suecas, que lo reclaman por supuestos delitos sexuales que él niega.

Así lo dispusieron tres tribunales británicos, el último de ellos el Supremo, la máxima instancia judicial del Reino Unido, en base a una euroorden dictada por un fiscal en Suecia.

Desde que fue detenido en el Reino Unido en diciembre de 2010, su defensa ha intentado evitar a toda costa su entrega al país escandinavo por temor a que sea posteriormente extraditado desde allí a Estados Unidos.