25 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

General (r) de la Policía se declara culpable en EE.UU. de conspirar para apoyar a organización terrorista

23 de agosto de 2012
23 de agosto de 2012

Neil H. MacBride, Fiscal para el Distrito Oriental del estado de Virginia; Ava A. Cooper-Davis, Agente Especial a cargo de la División de Washington de la DEA; y Lisa O. Monaco, Fiscal General Adjunta de la División Nacional de Seguridad del Departamento de Justicia, hicieron el anuncio el 21 de agosto de 2012, después de que la declaración de culpabilidad fuera aceptada por el juez distrital de los Estados Unidos, James C. Cacheris.

“Con este importante proceso se responsabiliza a un individuo que abandonó su deber de proteger a la población colombiana para servir a sus propios intereses y a los de los traficantes de drogas y terroristas”, dijo el fiscal MacBride. “El arduo trabajo y la cooperación entre la DEA y la Policía Nacional de Colombia, nos han permitido concluir exitosamente esta investigación y acción judicial”.  

“Gracias al trabajo conjunto con la Fiscalía de los Estados Unidos para el Distrito Oriental de Virginia y la Policía Nacional de Colombia, La DEA ha traído ante la justicia a un corrupto General retirado de la Policía de Colombia”, señaló la agente especial de la DEA Cooper-Davis. “Como resultado de esta investigación, y de los esfuerzos de la DEA y de la Policía Nacional de Colombia, se ha escrito el capítulo final de Santoyo”.

Santoyo fue acusado el 24 de mayo de 2012 por un gran jurado federal, por cargos relacionados con narcotráfico, y el día de hoy se declaró culpable en el curso de una audiencia pública. Santoyo enfrenta una condena mínima de 10 años de prisión y máxima de 15 años. El oficial retirado recibirá sentencia el próximo 30 de noviembre.

En declaración de los hechos, presentada junto con su declaración de culpabilidad, Santoyo admitió que recibió sobornos de miembros de las AUC, a cambio de información sobre operaciones en marcha por parte de las autoridades. También reconoció que ayudó a las AUC para que pudieran participar en actividades terroristas y de narcotráfico. Santoyo admitió que, entre otras acciones, suministró información a miembros de las AUC y a sus aliados, acerca de arrestos inminentes, aún por parte de la DEA, y que realizó “chuzadas” telefónicas ilegales a enemigos de las AUC.

Este caso fue investigado por la División de Washington y la División Andina de la DEA. El fiscal MacBride también agradeció a la Policía Nacional de Colombia y al Departamento de Justicia de los Estados Unidos por su asistencia en este caso.