27 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

A Uribe le preocupa la desmovilización

28 de agosto de 2012
28 de agosto de 2012

alvaro uribeHan pasado 30 años de largos procesos y diálogos de paz principalmente con la más numerosa y antigua guerrillas del hemisferio occidental, las Farc.

Han sucumbido a los diálogos de paz Carlos Lleras Restrepo, John Agudelo Rios, Carlos Ossa, Otto Morales, Noemí Sanín, Camilo Gómez, Enrique Santos Calderón, Horacio Serpa, Fabio Valencia, Víctor Guillermo Ricardo, María Emma Mejía, Rafael Pardo. Otros, algunos ya fallecidos y otros en avanzada edad, han renunciado a lo que consideran Misión Imposible, conseguirla con una firma en Colombia o el exterior, en los gobiernos de Belisario Betancur, Virgilio Barco, César Gaviria, Ernesto Samper, Andrés Pastrana, Álvaro Uribe.

Hasta a algunos negociadores se mostraron en imágenes y fotos tomando whisky o vodka y fumando Habano caribeño con ‘Tirofijo’ y ‘Arenas’. Era la época de estar IN.

Han pasado 30 años de oportunidades y frustraciones para seis presidentes de la República y millones de habitantes de un país indomable lleno de viudas, huérfanos y de alguna manera una Colombia cada vez más viejas porque la guerra y la violencia, se ha llevado a la tumba a los más jóvenes.

La paz de Colombia siempre ha sido, es y tal vez lo será por muchos años -no solo por el conflicto armado sino porque hay de por medio otros factores como la desigualdad que conlleva a una pobreza que genera odio, rabia y violencia- una oportunidad que jamás ha estado cerca.

Eso es lo que ha pasado en la indomable Colombia de los últimos 48 años para solo citar el conflicto con las Farc, el ELN.  

Las sanguinarias guerrillas llámese como se llame nunca han querido la pacificación del país y el Presidente Juan Manuel Santos ha caído en la trampa de creer que esta vez sí.

Un error. Hace 14 años cuando las Farc tenía el país casi que en jaque, una luz de esperanza brillo con desmilitarizar 42 mil kilómetros del sur de Colombia. La historia final y triste de este experimento la conocen colombianos viejos y jóvenes.

¿Cómo creer que Alias Timochenko y Márquez por la Farc, y Gabino por el ELN, han cambiado de doctrina? ¿Cómo creer que han cambiado la mentalidad de la toma del poder por la vía de la guerra? El país no puede olvidar que son guerrilleros ‘educados’ por Manuel Marulanda Vélez ‘Tirofijo’, Jacobo Arenas y el cura español Manuel Pérez.

¿Cómo creer que no seguirán matando a los colombianos?¿Cómo creer que las Farc confían en Santos que les mató a Raúl Reyes, al ´Mono jojoy’, a Alfonso Cano y le arrebató de sus manos a Ingrid Betancourt y a los tres estadounidenses?   

Juan Manuel Santos en su tercer año de gobierno decidió caminar sobre espinas, sobre  braza roja, que si logra pacificar el país, pasará a la historia como un buen Presidente, pero si fracasa, no será santo de devoción de ningún colombiano.

Esta página digital publica dos de centenares frases pronunciadas durante tres décadas de fracasados diálogos de paz: “desarmar los espíritus de la guerra”, autor el presidente Belisario Betancur, y crecieron los frentes de las Farc; “El fin del fin de las Farc”, general Jorge Enrique Mora Rangel, y dejaron a Andrés Pastrana solo en la silla en San Vicente del Caguán.

[email protected] se declara ligeramente pesimista frente a un proceso de paz porque cree que las guerrillas de Colombia son maestras en prolongar, dilatar y oxigenarse como organización subversiva.

¡Ay! Santos en la que se metió.